Ir al contenido principal

Verdades acerca de la tan gran salvación (Rom.5)

"Por lo tanto, ya que fuimos declarados justos a los ojos de Dios por medio de la fe, tenemos paz con Dios gracias a lo que Jesucristo nuestro Señor hizo por nosotros. Debido a nuestra fe, Cristo nos hizo entrar en este lugar de privilegio inmerecido en el cual ahora permanecemos, y esperamos con confianza y alegría participar de la gloria de Dios. . . . 

. . .  Cuando éramos totalmente incapaces de salvarnos, Cristo vino en el momento preciso y murió por nosotros, pecadores. Ahora bien, casi nadie se ofrecería a morir por una persona honrada, aunque tal vez alguien podría estar dispuesto a dar su vida por una persona extraordinariamente buena. Pero Dios mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores. Y, como se nos declaró justos a los ojos de Dios por la sangre de Cristo, con toda seguridad él nos salvará de la condenación de Dios. Pues, como nuestra amistad con Dios quedó restablecida por la muerte de su Hijo cuando todavía éramos sus enemigos, con toda seguridad seremos salvos por la vida de su Hijo. Así que ahora podemos alegrarnos por nuestra nueva y maravillosa relación con Dios gracias a que nuestro Señor Jesucristo nos hizo amigos de Dios" (Rom.5:2-1,6-11) NTV

(ESTUDIO BÍBLICO - recomiendo tomar el tiempo para leer y meditar en todas las Escrituras acá anotadas para mayor beneficio y crecimiento espiritual)

[1] Somos INCAPACES de salvarnos a nosotros mismos - 'débiles, sin esperanza, destituidos, sin valor, impotentes. Eramos pecadores - viviendo una vida diferente a la de Dios, imperfectos, rebeldes  (Rom.5:1-2,6a).
Por su propia cuenta nadie puede hacer alguna cosa que valga algo en favor de su salvación eterna. POR NATURALEZA somos hijos de perdición (Ez.16:4-8 / Ef.2:1-5 / Col.2:13 / Tit.3:3-5 / Rom.6:23 / Gal.3:10). Todos han pecado y merecen la muerte eterna (Rom.1:18 / Rom.6.23 / Rom.5.12 / 1Cor.6:9-10 / Stg.1:15).

[2] DIOS PROVEE la respuesta para nuestra salvación: CRISTO (Rom.5:1-2,6b). 
Dios envió a Su Hijo en el momento establecido para que muriera por nosotros y llegara así a ser nuestro rescate (Gal.4:4). El sacrificio de Cristo fue uno solo y es válido para siempre (Hebr.9:26). El plan de la salvación fue diseñado por Dios antes de que comenzara el mundo - ahora se nos ha revelado su grandioso plan (1Pe.1:20).

[3] Todo depende de SU INICIATIVA, no de la nuestra (Rom.5:1,8). 
Cristo murió por nosotros - para nuestro beneficio, por nuestro bien, en nuestro favor. Dios derramó Su abundante gracia sobre nosotros comprando nuestra libertad con la sangre de Cristo y perdonó nuestros pecados. Él, DIOS, desbordó Su bondad sobre nosotros (Ef.1:6-8 / Ef.2:7 / Is.53:6 / 1Pe.3:18 / 1Jn.3:16). La clave de nuestra salvación no es que hayamos tenido interés por ser salvos; SU AMOR por nosotros que fue demostrado al dar a Su Hijo como sacrificio para quitar nuestros pecados es la clave (1Jn.4:9-10). Es Su amor, Su misericordia, Su paciencia, Su entrega, Su bondad, Su pago, Su esfuerzo.

[4] LA RESPUESTA de los humanos que aceptan el regalo de la salvación en Cristo es LA FE EN LA PROMESA del Padre (Rom.5:1-2). 
Es por medio de la fe que el justo tiene vida (Rom.1:17). Es la fe en Jesucristo, no la fe en la fe o en alguna ceremonia religiosa. No nos ayuda para salvación el tratar de cumplir las leyes. Nosotros no añadimos nada a la obra redentora de Cristo - solo abrazamos el regalo por medio de la fe o rechazamos el regalo de Dios (Rom.3:22,26-28,30 / Rom.4:5,24-25 / Rom.9:30 / Rom.10:10 / Hab.2:4 / Jn.3:16-18 / Jn.5:24 / Hch.13:38-39 / Gal.2:16 / Gal.3:11-14,25 / Filp.3:9 / Stg.2:23-26).

[5] Ahora somos LIBRES DE LA CONDENACIÓN por medio de Cristo (Rom.5:1-2 / Rom.5:8-9 / Rom.8:1). 
 Aun siendo pecadores Dios ya había arreglado la cuenta y puesto las bases de nuestro rescate. Por medio de Cristo somos libres de la ira de Dios y del castigo del pecado (Jn.3:36 / Rom.1:18 / Rom.2:5 / Ef.2:3 / 1Tes.1:10 / 1Tes.5:9). Antes estábamos lejos, ahora acercados a Dios. Antes andábamos con una conciencia sucia y que nos condenaba y avergonzaba, ahora nuestra conciencia ha sido purificada. Antes eramos enemigos de Dios, ahora somos amigos de Dios. Antes estábamos perdidos, ahora somos salvos (Rom.6:23 / Rom.3:24-26 / Ef.2:13 / Hebr.9:14 / Hebr.9:22 / 1Jn.1:7 / Rom.5:10-11). Ahora somos pueblo santo (Rom.1:17). Somos reconciliados con Dios (2Cor.5:18-20).

[6] AHORA PODEMOS ALEGRARNOS por nuestra nueva relación con Dios; somos amigos reconciliados de Dios (Rom.5:11). 
La salvación en Cristo emana alegría, gozo y adoración al Dios que nos amó con amor inagotable (Sal.32:11 / Sal.33:1 / Is.61:10 / Hab.3:17-18 / Filp.3:3 / 1Pe.1:8). La gracia de Dios, la cual trae salvación, nos instruye ahora a que vivamos una vida que marca la diferencia viviendo de tal manera que le agrademos a Dios. Los que han nacido de Dios tienen el Espíritu de Vida que produce los frutos del Espíritu y que nos impulsa a vivir una vida que marca la diferencia y de verdadera adoración al Rey de reyes. Al estar apegados a Dios a través de Su Palabra y de Su Espíritu producimos frutos que glorifican a Dios y que están acorde con el carácter de Dios (Jn.15 / Sal.1 / Tit.2:11-14 / Rom.6:4-6,19 / Rom.13:12-13 / 1Cor.6:9-11 / 2Cor.7:1 / Gal.5:24 / Ef.1:4 / Ef.4:22-25 / Col.1:22 / Col.3:5-9 / 1Tes.4:7 / 1Pe.2:11-12 / 1Pe.4:2-5 / 2Pe.1:4 / 2Pe.2:20-22 / 1Jn.2:15-17 / 2Pe.3:11).

". . . ¿cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande? La cual, después que fue anunciada primeramente por medio del Señor, nos fue confirmada por los que la oyeron" (Hebr.2:3) NBLH

¿Le gustaría invitar a Jesucristo a entrar en su vida ahora? 
Entonces orela siguiente oración; ore de todo corazón: 
"Jesucristo, ven a mi vida.  Me arrepiento de mis pecados.  Perdóname por lo que he dicho y hecho que no ha estado bien. Te recibo como mi Salvador y Señor. Gracias por perdonarme. Amén.”


Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…