Ir al contenido principal

Asegurando un buen comienzo como cristiano

“Y Pedro les dijo: Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque la promesa es para vosotros y para vuestros hijos y para todos los que están lejos, para tantos como el Señor nuestro Dios llame” (Hch.2:38-39) LBLA

El apóstol Pedro predica su primera prédica después de haber recibido el poder del Espíritu Santo y la gente está tocada, quiere acercarse a Dios, quiere reconciliarse con Dios y pregunta: ¿Qué debemos hacer? La respuesta de Pedro es interesante y a la vez importante. Pedro menciona algunos elementos fundamentales para entrar en el camino como seguidor de Cristo (Hch.2:38-39).


– – – El primer elemento es: ¡Arrepiéntase! – el arrepentimiento incluye confesar y dejar el pecado (reconocer que esta en mal camino y dar la vuelta) y volverse a Dios (de cara a Dios / no es solamente dejar algo malo para ser ahora buena gente / el camino ahora es con Dios); éste es el camino que deben seguir todos aquellos que quieren nacer de nuevo y comenzar una vida con Cristo. Esta verdad fundamental fue predicada por los apóstoles como punto de entrada a una vida reconciliada con Cristo (Hch.3:19 / Hch.17:30 / Hch.20:21 / Hch.26:20 / Mt.3:2,8-9 / Mt.4:17 /Lc.24:47 / Jn.3:3 / 2Cor.5:17-21 / 1Cor.12:13).

– – – Otro elemento predicado y practicado por la primer iglesia para asegurar un buen comienzo de un creyente en Cristo fue el bautismo en agua. El bautismo en agua no es solamente un paso de obediencia (Mt.28:18-20). Tampoco es una ceremonia con elementos mágicos. Éste es una acción con la cual declaramos que dejamos la vida de pecado y de rebeldía para con Dios, expresamos públicamente nuestra fe en Cristo y nuestro compromiso a seguirlo fielmente, y confesamos que la muerte y la resurrección de Cristo es la base de nuestra salvación y nada se le puede quitar y nada se le puede añadir al plan divino de salvación (Hch.8:36-38 / Hch.16:15 / Hch.16:31-34 / Hch.22:16 / 1Pe.3.21 / /Mr.16:16 / Rom.3:22-26 / Rom.5:10-11 / Rom.10:9-10 / 1Jn.5:10-12 / Ef.2:8-10).

– – – Finalmente habla del regalo del Espíritu Santo que todo creyente recibe cuando nace de nuevo – nacer del Espíritu (Jn.3:3,8 / 1Cor.12:13). Para el apóstol Pablo la presencia del Espíritu Santo es la característica distintiva de ser un cristiano (Rom.8:9s). Lucas nos enseña cómo los apóstoles aseguraban que todo aquel quien se volvía a Dios por medio de Cristo recibiera el Espíritu Santo. Lucas lo llama ser bautizados en el Espíritu Santo. Lucas además describe el bautismo en el Espíritu Santo como poderosos encuentros subsiguientes con el Espíritu Santo (más no expriencias fuera de control, raras, indebidas o humillantes), más allá de nuestra experiencia inicial de salvación. (Hch.2:1s / Hch.8:5-17 / Hch.9:15-17 / Hch.10:44s / Hch.19:1-7). Tanto Lucas como Pablo nos enseñan que después del bautismo inicial en el Espíritu Santo el creyente debe buscar vivir una vida llena (rebosante) en el Espíritu Santo (Ef.5:17-20 / Rom.12:11 / Hch.4:31).

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…