Ir al contenido principal

La importancia de una buena dieta

Frecuentemente estamos muy preocupados por la dieta y lo que comemos para así tratar de vernos bien, sentirnos bien, permanecer saludables y vivir largos años. Por eso cuidamos lo que comemos y tomamos. Invertimos dinero para obtener la comida, los minerales y las vitaminas que creemos que nos van a mantener saludables y fuertes. Y no es del todo malo que cuidemos de manera correcta nuestro cuerpo. Sin embargo, hay otra dieta que debemos cuidar – y ésta sí que es importante para la vida en la tierra como para la eternidad. Es la dieta espiritual con la que alimentamos nuestra alma y nuestro espíritu – se trata de la dieta que da vida vs la dieta cuyo final es la muerte.


Aquí algunas verdades bíblicas a tener en cuenta relacionadas con este tema (Muchos de los puntos acá mencionados son el resultado de un devocional compartido en el retiro de pastores de Igl4-Esp. en Chinchon por Fernando Ecija Jiménez, líder nacional de la Iglesia Cuadrangular en España, que me inspiró a meditar sobre el tema):

  • No se trata de comer nuestra dieta o cualquier dieta – no toda dieta, aunque nos parezca buena, es de verdad buena. Se trata de comer la dieta que Dios quiere que comamos. Hay una dieta que lleva a la vida y una dieta que lleva a la muerte (Gn.2:16-17 / Sal.1:1-3). Además recuerde que el diablo siempre estará pendiente de ofrecernos otro alimento – él ofrece el alimento que promueve la duda, la vida desordenada, la rebelión contra Dios, la desnutrición espiritual y la muerte (Gn.3:1s / Jn.8:44).
  • Jesús quiere ser nuestra dieta. Jesús es el verdadero pan de vida que desciende del cielo y da vida al mundo (Jn.6:32-36.48-58). Comer el pan de vida es creer en Jesús y en Su Palabra y obedecerla (Jn.6:35-36 / 1Jn.1:1-2 / Jn.8:31 / Ef.3:17). Debemos alimentarnos de Cristo y del conocimiento de Dios (Jn.6:57 / Jn.15:4-5 / Sal.1:1-3 / 1Jn.3:24). Jesús dijo que su alimento es hacer la voluntad de Dios – igual debe ser nuestro alimento el obedecer los mandamientos de Cristo.
  • Cuando celebramos la Santa Cena estamos recordando que Cristo es la dieta que da vida (1Cor.11:23-27) – no hay otro nombre en el cual podamos tener salvación. Comer a Jesús es buscar a Dios y Su Verdad; es obedecer Sus mandamientos (Sal.22:26 / Prov.9:5 / Mt.28:18-20).
  • No busquemos vida en el lugar equivocado y no paguemos por aquello que no alimenta de verdad (Is.55:1-3 / Is.44:20). Cuidado con alimentarse con lo que no satisface – Hay muchas ofertas que solo producen vacío, desesperación, frustración (Os.12:1 / Lc.15:15-16 / Rom.10:2-3 / Filp.3.4-7 / Hebr.13:9). Hay cosas que simplemente no debemos comer.
  • Debemos desear y pedir a gritos el alimento espiritual que da vida y que contribuye al verdadero crecimiento espiritual (1Pe2:2). Además debemos deleitarnos y meditar de día y de noche en la Palabra de Dios, la cual es verdadero alimento (Sal.1:1). Busquemos alimentarnos con alimento sólido – comer a Jesús de Nazaret (Hebr.5:12-13 / 1Cor.3:1-3).
  • En ese orden de ideas también es importante que aquellos que predicamos la Palabra de Dios desde los púlpitos en las iglesias y en otro tipo de reuniones alimentemos a la iglesia con la Palabra de Dios y no con mitos y leyendas (2Tim.4:1-5)

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Ananías, un discípulo de verdad

De Ananías no leemos mucho en la Biblia. Sin embargo, en Hch.9:10-19, leemos que él era un discípulo que ministró a Pablo, y en Hch.22:12 dice el apóstol Pablo que Ananías era un hombre piadoso o devoto – estos dos aspectos son las marcas de un verdadero discípulo de Cristo. Según el Nuevo Testamento son éstos los dos elementos clave que hacen de una persona un discípulo de Cristo, el carácter y la capacidad de servir al estilo de Jesús.