Ir al contenido principal

Sobrios - Alertas - Con las pilas puestas

“Sed de espíritu sobrio, estad alerta. Vuestro adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar. Pero resistidle firmes en la fe, sabiendo que las mismas experiencias de sufrimiento se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo” (1Pe.5:8-9) LBLA

El caminar de la mano de Dios no permite que nos descuidemos en cuanto a la manera de vivir nuestra fe y practicar nuestro ministerio. El cristiano tiene un enemigo externo y por eso debe andar alerta. Ese enemigo es una realidad espiritual que no podemos desestimar. El enemigo de Dios y de los creyentes busca destruir nuestras vidas sembrando mentiras para que tomemos las decisiones equivocadas (Jn.10:10 / 2Cor.2:11 / Stg.4:7 / Mt.13:25.39 / 1Tim.4:1 / Mt.24:24 / 2Cor.11:13-15).
Ser sobrio significa estar libre de aquello que nos embriaga (no siempre tiene que ser una bebida embriagante; también pueden ser filosofías, mitos, ideas, cosas que nos fascinan y nos envuelven alejándonos de la realidad o llevándonos por caminos errados). Estar alerta significa estar vigilante, no laxo, no indiferente, no dormido (Rom.13:11-13 / 1Tex.5:6-8 / 1Tim.3:11 / Tit.2:2.12 / Mt.26:40-41).


El diablo, el acusador, aquel quien condena, aquel quien busca robar, matar y destruir, siempre anda buscando oportunidades para atacar y vencer al creyente a través de tentaciones, persecución,  desánimo, incredulidad, falsas doctrinas, fascinaciones, etc. Satanás siembra mentiras, doctrinas falsas, discordia, descontento, y quiere alejar al creyente de Dios (Mt.4:1-11 / Mt.13:39 / Ef.4:27 / Ef.6:11 / 1Jn.3:8-10 / 2Cor.4:3-4 / Job.1:6-12).
Los leones siempre buscan atacar al animal enfermo, débil, solitario, desprevenido y apartado de la manada. Cuando nos enfrascamos/sumergimos en nosotros mismos, en nuestros problemas, en la amargura, en el encanto de nosotros mismos, en filosofías huecas, en una vida enfocada en satisfacer los deseos pecaminosos olvidamos estar atentos a los peligros y es cuando somos vulnerables y fácil presa del enemigo y de sus planes (Mt.4:1-11 / 2Tim.4:17).
No andamos sin herramientas para contrarrestar los ataques del enemigo:

  • Debemos resistir con firmeza o mejor: mantenernos firmes – solidez, dureza, rigidez; mantenernos firmes al enfrentar los intentos del diablo de sacarnos de la pista (Col.2:5 / Ef.6:10s / Stg.4:7 / 1Tim.6:12 / 2Tim.4:7 / Hebr.11:33).
  • La manera de resistir al diablo no es usando fórmulas especiales o rituales ‘mágicos’ para asustar al diablo o encantarlo. El llamado es a resistir firmes en la fe – lo cual tiene que ver con estar arraigados en la Palabra de Dios, creyendo lo que está escrito y obedeciendo lo que Dios quiere que hagamos (Hebr.11:30-33 / 2Cor.16:13 / 2Cor.15:58 / 1Tes.5:8). Arraigados en Cristo por medio de la fe en la Verdad de Dios (Jer.17:7-8).
  • La oración nos ayuda a mantenernos alertas y firmes en las cosas del camino con Dios (Ef.6:18 / Mt.26:41 / Lc.21:36 Lc.22:46 / Col.4:2 / 1Pe.4:7).
  • Jesús resistió al diablo en el desierto estando lleno del Espíritu Santo (Ef.5:10-20) y con una sana hermenéutica, y el correcto uso de la Palabra de Dios (Sana/Correcta manera de interpretar la Biblia) (Mt.4:1-11 / 2Cor.2:17 / 2Cor.4:2-5). El estar arraigados en la Palabra de Dios es clave para una vida victoriosa (Sal.1:1-3 / Lc.8:13-15). Con la Verdad de Dios podemos derribar las fortalezas de los razonamientos humanos y destruir argumentos falsos (2Cor.10:3-6 / Rom.1:21 / Filp.3:4-9 –  Ex.5:2 / Mt.15:19 / Hebr.4.12).El conocer a Dios y Su Verdad no es solamente para llenar nuestras cabezas con doctrinas y teorías, sino para obedecer la Verdad. El discipulado tiene que ver con obediencia a lo que Jesús mandó (Mt.28:18-20 7 1Pe.1:14-15 / Ef.2:2 / Ef.5:6 / Mt.7:24-27 / 1Cor.11:2 / 1Jn.2.3-4).
  • Somos animados a no dar oportunidad al diablo con una vida desordenada (Ef.4:27 / Rom.6:13).
  • Santiago nos llama a vivir primero una vida sometida a Dios y luego resistir al diablo (Stg.4:7).
  • El apóstol Pablo nos llama a resistir al diablo y a los demonios con la armadura de Dios que habla de estar arraigados en la Verdad de Dios, saber lo que tenemos en Cristo y vivir la Verdad en el diario caminar (Ef.6:10s).

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…