Ir al contenido principal

La tarea del liderazgo en la iglesia - Embajadores

“Por tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros; en nombre de Cristo os rogamos: ¡Reconciliaos con Dios! Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El” (2Cor.5:20-21) LBLA

Jesús el GRAN PASTOR tiene una pasión sin medida por aquellas ovejas que andan perdidas y sin pastor. De hecho, Su venida a esta tierra estaba totalmente enfocada en buscar y salvar al perdido (Lc.19:10). Y así como Jesús fue enviado por el Padre celestial, Él ahora nos envía a nosotros al mundo (Jn.20:21 / Mr.16:15). Dios no quiere que alguien se pierda, sino que todos lleguen al conocimiento de la verdad y sean salvos (1Tim.2:1-4). Como personas que han experimentado Su amor y Su poder, Él ahora nos envía a decirle a otros cuan grandes cosas Él ha hecho en nosotros (Mr.5:19 / Hch.1:8 / Mt.28:18-20 / Hch.22:15).


El humano está perdido, separado de Dios, vagando por la vida sin Dios; está condenado a morir y a perderse eternamente (Rom.3:23 / Ecl.7:20 / Gal.3:22). El pastor y líder, como también todo creyente en Cristo, ha sido enviado a buscar al perdido y a ofrecer la salvación en Cristo – ésta es la tarea encomendada (Mt.9:35-38 / Mt.28:18-20 / Jn.15:16). Jesús nos llama a alzar nuestra mirada y ver los campos que están listos para la cosecha (Jn.4:35 / Lc.10:2). El Evangelio es poder de Dios para la salvación de todo el que cree (Rom.1:16-17). CRISTO ES EL CAMINO – nosotros le señalamos el camino a los perdidos. CRISTO ES LA VERDAD – nosotros le proclamamos la Verdad a los perdidos. CRISTO ES LA VIDA – nosotros compartimos la Vida con los perdidos.

El APÓSTOL PABLO le escribe a Timoteo, al líder emergente, que no se avergüence de contarle a otros acerca de Cristo quien nos salvó por gracia y nos llamó a vivir una vida santa (2Tim.1:8-10 / Sal.119:46). Porque tememos a Dios persuadimos a la gente a que se acerque a Dios para ser reconciliada con Él (Hch.28:23 / 2Cor.5:11.19-20).

El líder, como también todo creyente cristiano, es EMBAJADOR DE CRISTO (2Cor.5:20): “Por tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros; en nombre de Cristo os rogamos: ¡Reconciliaos con Dios!” (LBLA).
El ser embajador de Cristo es el mayor título que alguien puede tener y es una tarea privilegiada. El embajador del Señor pertenece a Cristo, quien le mandó salir. El embajador está comisionado para ser enviado – ahora solo vive para el propósito y los planes de quien lo envió. El embajador posee la autoridad y el poder de Cristo (Hch.1:8). El embajador no se ofrece a sí mismo, sino presenta el mensaje de Cristo y no el propio (Sal.126:5-6). El embajador de Cristo está llamado a ser testigo de Cristo en todo el mundo – en Jerusalén, en Judea, en Samaria y hasta el fin del mundo – tiene la visión de Dios, es una visión amplia y que incluye a toda nación, toda tribu, toda lengua (Hch.1:8).

El APÓSTOL PEDRO nos anima a estar preparados: “…siempre preparados para presentar defensa ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros, pero hacedlo con mansedumbre y reverencia” (1Pe.3:15) LBLA

APLICACIÓN:

¿Qué está haciendo usted para cumplir con este llamado/tarea?
¿Cómo puede prepararse mejor para cumplir con la tarea de embajador de Cristo?
¿Qué está haciendo su iglesia para entrenar y enviar a obreros para la cosecha? ¿Está su iglesia saliendo de las cuatro paredes para alcanzar a los que están cerca y a los que están lejos? – Explique

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Ananías, un discípulo de verdad

De Ananías no leemos mucho en la Biblia. Sin embargo, en Hch.9:10-19, leemos que él era un discípulo que ministró a Pablo, y en Hch.22:12 dice el apóstol Pablo que Ananías era un hombre piadoso o devoto – estos dos aspectos son las marcas de un verdadero discípulo de Cristo. Según el Nuevo Testamento son éstos los dos elementos clave que hacen de una persona un discípulo de Cristo, el carácter y la capacidad de servir al estilo de Jesús.