Ir al contenido principal

La tarea del liderazgo en la iglesia - Mayordomía

Mire lo que dice el APÓSTOL PABLO: “Entonces cuídense a sí mismos y cuiden al pueblo de Dios. Alimenten y pastoreen al rebaño de Dios – su iglesia, comprada con su propia sangre – sobre quien el Espíritu Santo los ha designado ancianos. Sé que, después de mi salida, vendrán en medio de ustedes falsos maestros como lobos rapaces y no perdonarán al rebaño. Incluso algunos hombres de su propio grupo se levantarán y distorsionarán la verdad para poder juntar seguidores. ¡Cuidado! Recuerden los tres años que pasé con ustedes – de día y de noche mi constante atención y cuidado – así como mis muchas lágrimas por cada uno de ustedes” (Hch.20:28-31) NTV

La iglesia no le pertenece al líder/pastor/anciano o cómo sea que se llame el líder – la iglesia es el pueblo DE DIOS. El líder/servidor tampoco es el intermediario entre los creyentes y Dios – JESÚS PAGÓ CON SU SANGRE por ellos y todos por igual tienen directo acceso a ÉL y por medio de Él al Padre celestial (1Tim.2:5-7 / Hebr.8:6 / Hebr.9:15 / Hebr.12:24 / Ef.2:18 / Jn.14:6 / Hebr.10:19-20 / Hebr.4:15-16). Es el Espíritu Santo quien designa los líderes – el líder no se llama a sí mismo; tampoco se ganan ni se pueden comprar los ministerios o puestos de liderazgo y de servicio (Hch.8:18-21) – EL LÍDER ES MAYORDOMO y un día debe rendir cuentas a Dios (Hebr.13:17 / Rom.14:12 / 2Cor.5:10-11).

El liderazgo comienza cuidando su propia vida como líder y servicor, su testimonio, su relación con Dios y su relación con el prójimo; como también cuida ser un maestro que traza bien la Palabra de Dios (2Tim.2:15 / 1Tim.6:11-16 / 1Tim.3:1-7 / 2Cor.4:2). Debe cuidarse porque hay peligros: Col.4:17 / 1Tim.4:16 / Hebr.12:15.

El líder y servidor CUIDA AL PUEBLO DE DIOS: El cuidar tiene que ver con poner atención y mantenerse en guardia contra los peligros. En este caso habla del peligro de los falsos maestros que causan daño al rebaño distorsionando la Verdad y aprovechándose de la gente (Mt.7:15 / Jn.10:12 / 2Pe.2:1-3 / 2Tim.4:3-4). Falsos maestros se aprovechan del vacío de liderazgo sólido, sano y que entiende de qué trata el liderazgo en la iglesia. Es por eso que todo líder aprobado es un estudiante y un predicador de la sana doctrina, dedicado con esmero y entrega a cuidar del rebaño de Dios al estilo de Dios (2Tim.4:2-3 / Col.1:25-28).

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Ananías, un discípulo de verdad

De Ananías no leemos mucho en la Biblia. Sin embargo, en Hch.9:10-19, leemos que él era un discípulo que ministró a Pablo, y en Hch.22:12 dice el apóstol Pablo que Ananías era un hombre piadoso o devoto – estos dos aspectos son las marcas de un verdadero discípulo de Cristo. Según el Nuevo Testamento son éstos los dos elementos clave que hacen de una persona un discípulo de Cristo, el carácter y la capacidad de servir al estilo de Jesús.