Ir al contenido principal

Llamado - Responsabilidad - Privilegio: ORAR por los no-alcanzados

De los actualmente cerca de 7.4 billones de habitantes sobre la tierra 3.2 billones se consideran como ‘no-alcanzados’ con el Evangelio. Como gente ‘no-alcanzada’ se considera un grupo de personas que pertenece a la misma etnia (cultura, lenguaje, religión) y que puede ser tan grande como un par de centenares o varios millones y dicho grupo no tiene aun un grupo de iglesias suficientemente fuertes para que éstas puedan alcanzar a todo el grupo con el Evangelio. La mayor cantidad de los grupos ‘no-alcanzados’ son grupos musulmanes, hindúes y budistas y se encuentran mayormente en el Norte de África, en Asia Menor, en Asia y en las islas del Océano Pacífico.


Como iglesia cristiana tenemos un llamado muy claro: Vayan y hagan discípulos de Cristo en todas las naciones (Mt.28:18-20). Dios ama a todo el mundo (Jn.3:16). La visión de Dios es ver en el cielo personas de todas las naciones, pueblos, tribus y lenguas rodeando al Rey de reyes en Su trono adorándole (Apoc.7:9-12). La Segunda Venida de nuestro Señor Jesucristo depende de que el Evangelio de Jesucristo sea predicado en todas las naciones: “Y se predicará la Buena Noticia acerca del reino por todo el mundo, de manera que todas las naciones la oirán; entonces vendrá el fin” (Mt.24:14) NTV. Cristo nos considera como sus embajadores para llevar el Evangelio a las naciones y para rogar: ‘Vuelvan a Dios’ (2Cor.5:20). También nos llama a orar que Dios envíe obreros a las naciones para recoger la cosecha de almas (Mt.9:35-38).

Como iglesia cristiana latinoamericana tenemos una responsabilidad y un llamado a ser parte del cumplimiento de la visión de Dios – orando, enviando, dando, yendo. Ser parte del cumplimiento de esta tarea encomendada es un privilegio. Así que comencemos orando intencionalmente, persistentemente y con pasión.

[1] Oremos por suficientes obreros aptos para alcanzar a los ‘no-alcanzados’. De 100 obreros/misioneros enviados hoy día a las naciones 3 van a los grupos ‘no-alcanzados’. Este panorama debe cambiar. Mt.9:35-38
[2] Oremos que Dios quiebre los poderes de la oscuridad sobre estos pueblos, traiga luz a sus mentes y entiendan el Evangelio de Cristo. 2Cor.4:4 / 2Cor.10:3-5
[3] Oremos por los gobiernos de estas naciones para que gobiernen justamente y en paz permitiendo libertad para que el Evangelio sea predicado. 1Tim.2:1-5
[4] Oremos para que Dios confirme la predicación de Su Palabra con señales, milagros y sanidades. Mr.16:15-18
[5] Oremos para que los obreros que van a estas naciones encuentren la llave que abre los corazones de estas gentes y naciones enteras lleguen al conocimiento de la verdad y sean salvos. 1Cor.9:19-22
[6] Oremos que el Espíritu Santo traiga una profunda insatisfacción acerca del estilo de vida que llevan actualmente y que envíe hambre por conocer al verdadero Dios viviente. Hch.17:25-26
[7] Oremos por iglesias sanas y fuertes en estos países; iglesias que sean capaces de alcanzar a su grupo con el Evangelio. Mt.28:18-20

Si usted es líder o pastor de un grupo o iglesia use esta guía para guiar a la iglesia a orar por los ‘no-alcanzados’ en el mundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Ananías, un discípulo de verdad

De Ananías no leemos mucho en la Biblia. Sin embargo, en Hch.9:10-19, leemos que él era un discípulo que ministró a Pablo, y en Hch.22:12 dice el apóstol Pablo que Ananías era un hombre piadoso o devoto – estos dos aspectos son las marcas de un verdadero discípulo de Cristo. Según el Nuevo Testamento son éstos los dos elementos clave que hacen de una persona un discípulo de Cristo, el carácter y la capacidad de servir al estilo de Jesús.