Ir al contenido principal

Llaves del Reino - Abrir Puertas - Preparar Camino

"Yo te daré las llaves del reino de los cielos; y lo que ates en la tierra, será1 atado en los cielos; y lo que desates en la tierra, será1 desatado en los cielos" (Mt.16:19) LBLA.

Pedro recibió las llaves del Reino (Mt.16:19). Mucho se habla sobre este asunto y lo que puede significar este versículo en la Biblia y a quién se le puede aplicar. Lo cierto es que de alguna manera todo líder y todo creyente tiene ciertas llaves en la mano y con ellas puede cerrar o abrir el acceso a las verdades del Reino de Dios. La Biblia habla muy claramente de la llave del conocimiento (Lc.11:52 / Mt.23:13 / Jn.9:24-34). La llave es el conocimiento. Este abre las puertas al Reino de los cielos. Jesús dice que el conocimiento de la verdad es la vida eterna (Jn.17:3). La llave para la vida es la verdad de Dios (Prov.4:13 / Prov.3:18). Esa llave no solamente la obtuvo Pedro.

Una llave existe para abrir o cerrar una cerradura o puerta. Vemos en la Biblia que por la falsa interpretación de la Biblia, o por una enseñanza o doctrina falsa, por legalismos, por una religiosidad falsa y llena de formalismos, si se complica el Evangelio, entonces un líder religioso o cualquier creyente puede cerrar la posibilidad a que la gente entienda correctamente la verdad de Dios - la verdad que los hará libres (Jn.8:32).
Los fariseos en los tiempos de Jesús habían impedido que la gente entendiera la verdad, la verdad que los llevaría a una relación viva con Dios. Estos fariseos más bien cargaban a la gente con reglas humanas que no llevaban al verdadero conocimiento de Dios ni a la verdad que los liberaba ni a la verdadera adoración. Si existe un pecado magno, entonces es el de mantener a la gente en la ignorancia u obstaculizar a que la gente acceda al conocimiento de la verdad (Lc.11:52 / Mt.23 / Mal.2:7 / Esd.7:10). El apóstol Juan dice en 2Jn.9 lo siguiente: "Todo el que se desvía de esta enseñanza no tiene ninguna relación con Dios; pero el que permanece en la enseñanza de Cristo tiene una relación tanto con el Padre como con el Hijo" (NTV). Ahí está la llave.

Los fariseos abrumaban a la gente con reglas, tradiciones, legalismos, religiosidad falsa; ellos impedían que la gente se acercara a Jesús, hablaban mal de Jesús, etc., y de esta manera cerraban las puertas al conocimiento de la verdad y a una relación viva con Dios - ellos no entraban y no dejaban entrar (Mt.23:13 / 2Jn.7-11). Además condenaban/amedrentaban/perseguían a la gente diciendo que eran ignorantes si seguían a Jesús y a la doctrina de los apóstoles (los apóstoles que habían estado con Jesús) (Jer.18:18 / Mt.21:31-32 / Jn.7:46-52 / Jn.9:22 / Jn.9:34). Los fariseos no estaban dispuestos a humillarse y a aprender. Ellos usaron su llave para cerrar el acercamineto a la vida.

"Los escribas bloqueaban el acceso a la Sagrada Escritura. Sus interpretaciones eran tan fantásticas que a la gente corriente le era imposible entenderlas. En manos de los escribas la Escritura se había convertido en un libro de enigmas. En su errado virtuosismo rehusaban ver el mensaje de las Escrituras para ellos mismos, y no se lo dejaban ver a nadie más. Ellos las habían convertido en algo exclusivo de los expertos y en un misterio tenebroso para todos los demás.
No pensemos que esto son sólo cosas del pasado. Sigue habiendo quienes les imponen a los demás unas obligaciones que ellos mismos no se sienten obligados a cumplir. Todavía existen personas para quienes religión no es más que legalismo. Y también hay supuestos eruditos que hacen la Palabra de Dios tan difícil que desconciertan a las personas corrientes, que ya no saben lo que deben creer ni cómo agradar a Dios" (William Barclay - Comentario al Nuevo Testamento)

Como maestros de la Biblia debemos recordar que tenemos una gran responsabilidad ante Dios, ya que seremos juzgados de una manera más estricta (Stg.3:1). El apóstol Pablo le escribe a Timoteo y le pide que se aferre al modelo de la sana enseñanza y que guarde con sumo cuidado la verdad que se le confió (2Tim.1:13-14). Le sigue exhortando y escribiendo que explique correctamente la palabra de verdad (2Tim.2:15). Hay quienes abandonan el camino de la sana enseñanza afirmando cosas que no tienen nada que ver con la verdad y desvían de la fe a algunas personas; todo lo hacen por seguir sus propios deseos; muchas veces por el temor a la gente y por agradar a la gente adaptan las enseñanzas (2Tim.2:16-18 / 2Tim.4:1-5). La verdad de Dios libera a la gente de las trampas del diablo (2Tim.2:25). Es la verdad de Dios que da sabiduría para recibir la salvación y para capacitar a todo creyente para la obra del ministerio (2Tim.3:14-17).
Es por eso que el apóstol Pablo le dice a Timoteo: "Predica la Palabra de Dios" (2Tim.4:2). Pablo se despidió de los creyentes de Éfeso diciendo que él no tiene la culpa si alguien sufre la muerte eterna porque él les declaró todo el propósito o consejo de Dios - todo ese propósito que tiene el poder para edificarlos y darles una herencia entre todos los santificados (Hch.20:24-32).

Usemos la llave de Dios, el conocimiento de la verdad, la sana doctrina, responsablemente, entendiendo que tenemos que rendir cuentas a Dios, y entendiendo que solamente la verdad de Dios es la que libera a las personas de las garras del diablo y las lleva a ser y hacer todo lo que Dios quiere de ellos. Aprendamos a interpretar bien las sagradas Escrituras, no sigamos mitos ni una religiosidad falsa. Esto es de vida o muerte.


Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Ananías, un discípulo de verdad

De Ananías no leemos mucho en la Biblia. Sin embargo, en Hch.9:10-19, leemos que él era un discípulo que ministró a Pablo, y en Hch.22:12 dice el apóstol Pablo que Ananías era un hombre piadoso o devoto – estos dos aspectos son las marcas de un verdadero discípulo de Cristo. Según el Nuevo Testamento son éstos los dos elementos clave que hacen de una persona un discípulo de Cristo, el carácter y la capacidad de servir al estilo de Jesús.