Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2013

El principio de la siembra y de la cosecha

Enseñanza dada por Richard Casteel durante el evento de CICSA Norte
- Consulta, diálogo, entrenamiento de parejas para enriquecimiento de parejas pastorales y pastorear a matrimonios/familias pastorales 
- Notas tomadas por Paul J. Otremba (otremba@gmail.com)

EL PRINCIPIO DE LA SIEMBRA Y DE LA COSECHA (Gal.6:8-9)  (Aplicado al Matrimonio y a la familia / Aplicable a todas las áreas de nuestra vida)
Nuestra vida es como un jardín, o como una finca, que debe ser cuidada, cultivada, mantenida. El fruto de nuestro jardín es el resultado de lo que sembramos y de cómo cuidamos nuestros jardín.

Religion vs Evangelio

Religión es el esfuerzo humano por llegar más cerca a Dios. Es la idea de que si doy más, si trabajo más, si cumplo con ciertos ritos y ceremonias, si soy una buena persona, etc., entonces llego a experimentar mayor favor de Dios. Es pensar: Si hago más, entonces dios se complace en mi, entonces dios me es favorable, me salva, entonces dios suelta la bendición o contesta la oración más rápidamente.La Biblia dice:"Que, si sus buenas acciones le hubieran servido para que Dios lo aceptara, habría tenido de qué jactarse. Pero ésa no era la forma de actuar de Dios"(Rom.4:2 - NTV). Mire otras citas bíblicas al respecto: Ef.2:9 / Rom.3:20 / Rom.3:27-28 / Rom.9:16 / Rom.11:6

Entrenamiento Espiritual

“No pierdas el tiempo discutiendo sobre ideas mundanas y cuentos de viejas. En lugar de eso, entrénate para la sumisión a Dios. ‘El entrenamiento físico es bueno, pero entrenarse en la sumisión a Dios es mucho mejor, porque promete beneficios en esta vida y en la vida que viene’.” (1Tim.4:7-8) NTV

El Arrepentimiento

“En la antigüedad Dios pasó por alto la ignorancia de la gente acerca de estas cosas, pero ahora él manda que todo el mundo en todas partes se arrepienta de sus pecados y vuelva a él” (Hch.17:30) NTV


Mt.3:1-2 / Mt.4:17 / Mt.12:41 / Mt.21:29-32 / 1Re.8:47 / Ez.18:30-32 / Ez.31:11 / Hch.2:38 / Hch.3:19 / Hch.11:18 / Hch.20:21 / Hch.26:20 / 2Cor.7:10 / Hebr.6:1 / 2Pe.3:9 / Apoc.2:5

La visión y la misión de Dios

LA VISION DE DIOS: Gente de toda nacion, lengua, tribu adorando a Dios. Cuando echamos un vistazo al cielo nos damos cuenta que Dios salva a gente de toda nación, tribu, lengua, etc. para que ahora y un día en el cielo estén dando alabanzas, adoración y gloria a Dios (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:8-14 / Rom.11:25). La visión de Dios debe ser también nuestra visión, nada más y nada menos. El ver a Dios glorificado debe ser el motor que nos empuja a invertir tiempo, dinero, fuerzas, etc., para ver gente llegando a los pies de Cristo y adorando a Dios Creador del cielo y la tierra.

El peligro de la codicia y del amor al dinero

Vivimos en una sociedad en la que el tema del dinero y las riquezas parece ser el tema central de la vida. Es un asunto constante de conversaciones en los puestos de trabajo, en los hogares y en las calles. Los noticieros nos informan a diario sobre el comportamiento de la economía y sus repercusiones sobre la vida diaria del común y corriente. Oímos de aquellos que por el afán de adquirir dinero y riquezas traicionan, sobornan, estafan, roban, asaltan, violentan, engañan, manipulan, contaminan el medio ambiente, depredan los recursos, etc. Otros ensayan su suerte comprando lotería o involucrándose en negocios que prometen dividendos enormes en poco tiempo, todo sin hacer grandes esfuerzos.

Bendecidos económicamente a través del trabajo honrado y diligente

La prosperidad bíblica significa que si nosotros somos bendecidos, entonces eso es para darle la gloria a Dios y para bendecir a otros. La prosperidad bíblica definitivamente no se limita al área material. No tenemos una promesa que diga que Dios en todo caso va a llevarnos a ser ricos materialmente. Sin embargo encontramos en la Biblia principios que sí nos llevan a aumentar las riquezas materiales. Algunos de esos principios son: la integridad, el dar generosamente, el aprender a presupuestar correctamente y a vivir de acuerdo al presupuesto, el evitar deudas, el confiar en Dios, evitar vicios, el trabajo diligente, etc.

El hombre es llamado a ser fiel mayordomo

He comenzado a escribir algunas reflexiones sobre el tema de DINERO, RIQUEZAS, ECONOMÍA, y lo que el libro de Proverbios nos enseña al respecto. El primer tema tenía el título: La verdadera prosperidad viene de Dios. Ahora quiero que notemos otro principio bíblico referente al manejo del dinero y de todo aquello que Dios nos da. Comencemos reconociendo que a la hora de manejar el dinero existen responsabilidades divididas. Dios hace Su parte y nosotros los humanos tenemos que cumplir con nuestra parte. Dios es quien nos quiere prosperar, proveer y bendecir, pero vemos también que esa prosperidad viene al tener en cuenta ciertos principios y condiciones divinas. Como hemos visto Dios es el proveedor y aquel que tiene el control sobre todo lo que pasa en nuestra vida. Sin embargo no podemos dejar a un lado que Dios nos da las cosas de este mundo para que las administremos (Mt.25:1-30). El hombre es mayordomo y no dueño. Como mayordomos tenemos que dar cuentas a Dios por nuestra administ…

La verdadera prosperidad viene de Dios

El libro de Proverbios en la Biblia está lleno de consejos sabios que nos ayudan a vivir una vida que marca la diferencia (Prov.1:1-7). Entre otros temas nos da este libro muy buenos consejos referente al manejo de las finanzas. He encontrado varios de esos consejos y los quiero compartir con usted. Aquí va el primer principio bíblico en cuanto al manejo de las finanzas y las riquezas:
Dios llena los tesoros de los que le aman (Prov.8:20-21). Las bendiciones financieras que no tienen un fin amargo son las que nos da Dios (Prov.10:22). (Un narcotraficante o maleante que al final va a la cárcel o lo matan, tiene mucha tristeza cuando cosecha lo que sembró). El que anda bien con Dios, experimenta también bendiciones materiales (Prov.22:4). Estas verdades nos llevan a concluir lo siguiente:

CELEBREMOS LA RESURRECCIÓN DE CRISTO

Estamos de acuerdo, la muerte de Jesús es de suma importancia. Al estudiar la vida de Jesús es maravilloso observar todo lo que El hizo durante Su ministerio en la tierra: sanidades, liberaciones, dio de comer a los hambrientos, convirtió agua en vino, caminó sobre las aguas y enseñó con autoridad la verdad de Dios. Pero todo lo que hizo nunca hubiera sido suficiente, si no hubiera dado Su vida como sacrificio para redención de los hombres (Mt.1:21 / 1Cor.15:3). Ninguna otra muerte puede darnos lo que nos da la muerte de Jesús. Su muerte cumplió con todos los requisitos divinos para redimir a la humanidad. Del correcto entendimiento de la cruz de Cristo depende la salvación de las almas humanas (Hebr.2:14):

Ananías, un discípulo de verdad

De Ananías no leemos mucho en la Biblia. Sin embargo, en Hch.9:10-19, leemos que él era un discípulo que ministró a Pablo, y en Hch.22:12 dice el apóstol Pablo que Ananías era un hombre piadoso o devoto – estos dos aspectos son las marcas de un verdadero discípulo de Cristo. Según el Nuevo Testamento son éstos los dos elementos clave que hacen de una persona un discípulo de Cristo, el carácter y la capacidad de servir al estilo de Jesús.
CARACTER Y APTITUD (Sal.78:72):
Para desarrollar el potencial que Dios ha colocado en cada uno de nosotros, quienes somos discípulos de Cristo, y si queremos poder completar la tarea encomendada por Dios (Mt.28:18-20), es necesario que trabajemos en cambiar personalmente, en cambiar el carácter (viviendo en integridad, cambiando a la imagen de Jesús - Gal.4:19), y también debemos poner atención en desarrollar el área de las aptitudes (dones, capacidades, habilidades, conocimiento, etc. - 2Tim.3:16-17).Esos dos elementos deben estar en un equilibrio sano para poder llegar a ser gente de influencia, así como Dios quiere que lo seamos (Mt.5:13-16 / 2Tim.3:16-17 /2Tim.2:21 /Tit.2:24 / Tit.3:1 / Hebr.10:24).

ESTHER DAVILA - una historia de pasión, entrega y fidelidad

En mis viajes a NICARAGUA he oido a los líderes de la iglesia hablar de Esther Davila. Una mujer que sirvió a Dios. A través de su ministerio y servicio en Nicaragua se fundaron unas 17 iglesias Cuadrangulares. Una mujer totalmente sencilla, pero con pasión por Dios y por la gente perdida. Ella es un ejemplo de una persona común y corriente que creyendo en el DIOS GRANDE y dejandose usar por Dios hizo grandes proezas. 

Como sea... recomiendo que lea todo el artículo que escribieron Serafin y Alva Contreras sobre esta mujer. Esther Davila defintivamente nos reta a ser fieles a Dios, nos reta a dejar de quejarnos, y nos reta a hacer el ministerio al estilo de Jesús. Necesitamos hoy día más mujeres y hombres con esa pasión....

Esther... Mujer de Fibra y Alma | liderazgo | - Recursos Cristianos Gratis en Internet


El servidor de Cristo debe ser un adorador

¡Vete, Satanás! - le dijo Jesús-. Porque escrito está: “Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a él(Mt.4:10). Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas’ (Mt.6:24)
(Mt.4:10 / Jos.24:15 / Jos.24:19-20 / 1Sam.7:3 / 2Re.17:41 / Ez.20:39 / Gal.1:10 / Dt.6:13-14)
Cuando estudiamos la vida de nuestro Señor Jesús nos damos cuenta que Él como líder y servidor ejemplar nunca se sirvió a sí mismo. Jesús sirvió a una misión que le fue dada por su Padre. Su misión personal era hacer la voluntad de Su Padre y agradarle solamente a Él (Jn.6:38 / Sal.40:8 / Jn.4:34 / Jn.8:29 / Jn.9:4). Sobre todas las cosas Jesús quería agradarle a Dios y en ningún momento iba a ceder a las ofertas del diablo para que a través de una adoración falsa obtuviera algo para sí mismo. Jesús más bien nos advierte y nos dice que nos debemos cuidar de no seguir el deseo de servir a Dios y al dine…

Corazón de siervo (2nda parte) - EL EJEMPLO DE JESÚS

El liderazgo al estilo de Jesús: “Dios no te salvó para ser una sensación, sino te salvó para ser un siervo”.[1] El liderazgo al que Cristo llama y que personalmente modeló es un liderazgo totalmente único y en la sociedad difícilmente de encontrar, es el liderazgo que se caracteriza por el servicio y no por el anhelo de títulos, o por la búsqueda de gente que les sirva a a uno (Jn.13). El modelo básico del liderazgo de Jesús fue un modelo caracterizado por el servicio humilde, libre de egoísmo y de vanagloria (Filp.2:1-11 / Mt.20:20-28). Jesús espera de los líderes de Su iglesia que le sigan en este estilo de liderazgo. Al entrenar a

Corazón de Siervo (1ra parte)

“¿Quién es más importante: el que se sienta a la mesa o el que la sirve? El que se sienta a la mesa, por supuesto. ¡Pero en este caso no!, pues yo estoy entre ustedes como uno que sirve.” (Lc.22:27) (NTV). “Pues ni aun el Hijo del Hombre vino para que le sirvan, sino para servir a otros y para dar su vida en rescate por muchos” (Mt.20:28) (NTV)
(Mr.10:35-45 / Filp.2:1-11)
Para ser grandes en el Reino de Dios tenemos que tener un corazón de siervo. Así nos lo enseña Jesús. Élhizo mucho énfasis en el liderazgo de servicio. Esa es la actitud que no solo Él demostró, sino que también la enseñó y además es la actitud que Él espera de todos aquellos que sirven en la iglesia (Mr.9:33-35 / Mr.10:35-37 / Lc.22:27 / Jn.13:12-17 / Mt.20:20-28 / Mt.23:1-12 / Jn.12:24-26 ). Jesús, nuestro gran líder, dio el ejemplo de un liderazgo marcado por un espíritu de servicio humilde, dispuesto a dar, antes que recibir, y no buscaba aprovecharse de la gente, sino que buscaba el bien de las personas (Is.42:1-4…

Corramos para Ganar (Hebr.12:1-3)

Todo deportista compite porque tiene en mente llegar a la meta y si es posible, ganar la medalla. En el fútbol de nada sirve un buen juego si al final no hay goles que se meten en el arco contrario. De un barco que sale a la mar se espera que no solamente salga bien del puerto de partida, sino que también llegue bien al puerto de destino. La vida cristiana se compara con una carrera que debemos correr. Se espera que no solamente corramos, sino que cumplamos el plan de Dios y que lleguemos bien al final de esa carrera (2Tim.4:6-8 / 1Cor.9:24-27 / Hebr.12:1-3 / Filp.3:13-14). No todo el mundo llega bien al final, existe la posibilidad de un naufragio espiritual (1Tim.1:18-19), algunos abandonan el camino de la fe (Gal.1:6-8 / Gal.5:4 / Hebr.6:4-6), otros se dejan tentar y se enredan en cosas que hacen daño a sus vidas (1Tim.6:9 / Dt.7:25 / Mr.4:19 / 1Jn.2:15-17). El apóstol Pedro enseña que debemos estar en un constante crecimiento para así jamás caer (2Pe.1:3-10). Las citas de Hebr.12:…