Ir al contenido principal

Sugerencias para orar por una nación

A continuación encuentra una sugerencia de cómo podemos orar por nuestras naciones. Las citas bíblicas anotadas acá ayudan a dirigir nuestras oraciones. No olvide orar por su nación orando en el Espíritu (Rom.8:26-27 / Jud.20).


Use esta guía en sus oraciones personales, en grupos hogareños, células, en la iglesia, etc.
Dios nos llama a orar por nuestras naciones y ciudades:

“Y trabajen por la paz y prosperidad de la ciudad donde los envié al destierro. Pidan al SEÑOR por la ciudad, porque del bienestar de la ciudad dependerá el bienestar de ustedes” (Jer.29:7). 

“Ora de ese modo por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos tener una vida pacífica y tranquila, caracterizada por la devoción a Dios y la dignidad” (1Tim.2.2) 

“Dios amenazó con destruirlos, pero no lo hizo por Moisés, su escogido, que se puso ante él en la brecha e impidió que su ira los destruyera” (Sal.106:23)

SUGERENCIAS: Use las citas bíblicas que acompañan cada uno de los puntos sugeridos como base para sus oraciones/interecesiones.

[1] Por un verdadero arrepentimiento y un genuino avivamiento en el pueblo de Dios (2Cron.7:14  / Sal.119:37 / Hab.3:2 / 2Tim.1:6). Antes de orar por otros debemos orar por nosotros y nuestra relación personal con Dios (1Jn.1:5-10 / Prov.28:13 / Sal.32:3-5).

[2] Por la salvación de las almas - corazones cambiados llevan a familias cambiadas y luego a naciones cambiadas. Oremos que la iglesia no pierda el enfoque en las almas que aun no han sido alcanzadas con el Evangelio (1Tim.2:4 / Ez.18:32 / 2Pe.3:9). Oremos también para que obreros sean entrenados debidamente y enviados a la cosecha (Mt.9:36-38 / Mt.28:19-20 / Mr.16:20 / Hch.8:4).

[3] Porque la Palabra de Dios sea glorificada y predicada con claridad. Oremos igualmente para que la predicación de la Palabra de Dios sea acompañada por las manifestaciones del poder de Dios (2Tes.3:1 / Is.55:11 / Ef.6:19 / 1Tes.2:13 / Hch.4:33 / Hch.6:8 / Hch.19:11-12 / Rom.15:18-19). Por la protección de los predicadores. Oremos también para que con valor se predique el Evangelio en medio de circunstancias desafiantes (2Tes.3:2-3 / Is.54:17 / Hch.4:24-37).
Que la iglesia tenga una voz profética genuina (Prov.29:18 / Jer.3:15 / 1Sam.3:1).

[4] Por la institución familia (Mal.4:6 / Is.59:21 / Sal.112:1-2 / Dt.7:9-15 / Ef.5:21-33 / Ef.6:1-4). La institución familia está siendo atacada por falsos conceptos sobre familia, por los miles de abortos efectuados a diario, la perversión sexual, valores temporales, etc. Familias disfuncionales e insanas resultan en una nación débil.

[5] Por las autoridades y gobernantes (1Tim.2:1-4 / Sal.2:10-11 / Neh.1:11 / Sal.72:1 / Dn.4:27 / Dn.6:4-5). Dios bendice una nación que guarda los estándares de justicia. Oremos por líderes que andan en integridad (Prov.14:34 / Juec.2:6-14 / Is.60:12). Dios nos llama a orar por los gobernantes y las autoridades en una nación. Oremos que los líderes de la nación busquen el bien de la comunidad con equidad, justicia, libertad, respeto (1Tim.2.1-4 / Ez.13:5).

[6] Por la recuperación de los valores firmes en la nación (Prov.28:2 / Prov.29:2 / Prov.20:26-28 / 1Tim.2:2).

“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús” (Filp.4.6-7)

¿Tiene usted otras sugerencias de cómo orar por una nación? Añada por favor las respectivas citas bíblicas a cada una de sus sugerencias.
.

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…