Ir al contenido principal

La tarea del liderazgo en la iglesia - levantar obreros

“Me has oído enseñar verdades, que han sido confirmadas por muchos testigos confiables. Ahora enseña estas verdades a otras personas dignas de confianza que estén capacitadas para transmitirlas a otros” (2Tim.2:2) NTV
 .

EL EJEMPLO DEL APÓSTOL PABLO (2Tim.2:2 / 2Tim.1:1-8)

El gran apóstol Pablo llamó en uno de sus primeros viajes misioneros al joven Timoteo para que lo acompañara en su labor misionera. Pablo vio el potencial que tenía este joven creyente quien a esa altura de la vida manifestaba una cierta madurez como cristiano (Hch.16:1-3). En 2Tim.2:1-8 el apóstol Pablo le está recordando a Timoteo su llamado y animándolo a seguir firme en su tarea. Y en 2Tim.2:2 exhorta al líder emergente a hacer lo mismo que él, Pablo, hizo con Timoteo – invertir en la vida de la siguiente generación de líderes.


La relación de Pablo y Timoteo se tornó pronto en una relación cercana de padre – hijo o de líder – líder emergente (1Cor.4:17). Pablo llegó a estimar tanto a Timoteo y decía que no había encontrado a otro como él en cuanto a su entrega, lealtad y fidelidad en el ministerio (Filp.2:19). La gente veía a Timoteo viajando y ministrando con Pablo. Pablo vivía invirtiendo en este joven, de quien esperaba que invirtiera en otros (2Tim.2:2). Estos dos hombres aprendieron a trabajar en equipo – el ‘viejo’ y el ‘joven’.

En cierto momento el apóstol Pablo le confió a Timoteo responsabilidades mayores – le delegó trabajo/ministerio práctico. El joven Timoteo fue encargado por un cierto tiempo de la iglesia en Éfeso para arreglar asuntos críticos por los que estaba pasando esta iglesia – qué responsabilidad y qué circunstancias para aprender a hacer el ministerio (1Tim.1:1-3 / 1Tim.4:11 / 1Tim.6:3 / 1Tim.6:17).

EL EJEMPLO DE JESÚS:

Jesús no se enfocó durante su vida y ministerio en la tierra en escribir libros o en dejar programas o una organización establecidos. Él se enfocó en invertir en la vida de un grupo de hombres que Él escogió personalmente. Aquellos en los que Él invirtió fueron los que más adelante escribieron las cartas que hoy valoramos tanto; también fueron ellos los que iniciaron la institución llamada iglesia y quienes llevaron el mensaje a las naciones.
Una de las obras más importantes que Jesús cumplió durante su estadía en la tierra, fuera de su muerte y resurrección, es sin duda la selección y el entrenamiento de un pequeño grupo de hombres quienes lo iban a representar en el mundo entero y quienes iban a hacer lo que Jesús hizo. Jesús se dedicó concentradamente en formar a estos hombres para el cumplimiento de la misión (Mt.4:19 / Mt.9:35s / Mt.10 / Mt.28:18-20). Estos discípulos fueron el producto del Señor y llevaban las marcas del Señor. Estos hombres nunca hubieran llegado a ser lo que llegaron a ser si el maestro no hubiera cruzado su camino (Hch.4:13).

Dios trae en ciertos momentos a ciertas personas a nuestra vida. Él las coloca en nuestra vida con un propósito. Él quiere que impactemos sus vidas – de una u otra forma. Asegurémonos de aprovechar bien estas oportunidades invirtiendo en la vida de estas personas; enseñando, formando, mentoreando, edificando, dando oportunidad de ministerio, acompañando el desarrollo del líder emergente, etc.
La responsabilidad de todo líder en la iglesia es equipar al pueblo de Dios para la obra del ministerio – es asegurar la reproducción y multiplicación de discípulos y líderes (Ef.4:13-16).

Alguien dijo: Si queremos ser parte relevante en la cosecha de estos tiempos, entonces el formar/entrenar/equipar a líderes/obreros responsables e idóneos es el camino a seguir. Asegurar los frutos de la cosecha ocurre a través de iglesias sanas y líderes que modelan la vida y el ministerio de Cristo.

REFLEXIONES personales / o para el diálogo en grupo:

* ¿Qué haría usted si Dios envía a su vida a un joven como Timoteo? ¿Está usted preparado/a para discipularlo/a entrenarlo/a, formarlo/a? ¿Tiene usted un plan para hacer discípulos que discipulan? Explique
* Si Dios le permite conectarse con un nuevo creyente ¿cuáles serían los primeros pasos que usted tomaría para discipularlo? ¿Por qué? Explique
* ¿Qué cualidades tenía Timoteo que usted quiere ver en un líder emergente en el que usted invertiría su vida?
* Piense en las personas que usted ha podido influenciar en algún momento de su vida; ¿Ha sido su influencia buena? ¿Qué cambiaría?
* ¿Qué cualidades tenía Pablo que usted también quiere tener? ¿Qué puede hacer para adquirir esas cualidades?

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…