Ir al contenido principal

La Segunda Venida de Jesucristo - el punto clave

“Queridos amigos, ésta es la segunda carta que les escribo y, en ambas, he tratado de refrescarles la memoria y estimularlos a que sigan pensando sanamente” (2Pe.3:1) NTV – – LEA TODO el capítulo 3 de la segunda carta de Pedro.

Tenemos la promesa de Su Segunda Venida. Jesús mismo habló de ella (Mt.24:30 / Mt.25:31 / Mr.13:26 / Jn.14:3). Los apóstoles Pablo y Pedro escriben acerca de ella (1Tes.1:10 / 1Tes.4:16 / 2Tes.1:17-10 / 2Pe.3). Hay más citas bíblicas que hablan de la promesa de la Segunda Venida que de la Primera. Podemos estar seguros que Jesús vuelve por segunda vez.

Jesús nos enseña acerca de señales que anteceden a Su Venida (Mt.24). Pablo y Pedro igual mencionan señales de los últimos tiempos (1Tim.4:1-5 / 2Tim.3:1-9). Se habla de guerras y amenazas de guerra, de hambres y terremotos, de persecución, de falsos profetas que engañan a la gente, de un incremento del pecado, etc. Sabemos que estos acontecimientos aumentarán mientras nos acercamos a la Segunda Venida de Cristo. No sabemos hasta qué nivel de intensidad llegarán estos sucesos. Sin embargo, todas estas son señales que nos alertan y nos llaman a no perder el enfoque del llamado (Rom.13:11-13 / Mt.24:33-34 / 2Pe.3:11-13,17-18 / Mt.7:15 Filp.3:20 / 1Pe.2:12).

Hay quienes se burlan cuando se habla de la Segunda Venida de Jesucristo y del juicio final. Se ríen de la Verdad y viven una vida desordenada siguiendo sus propios deseos pecaminosos. Estos burlones creen que porque le ha tomado tanto tiempo a Jesús en regresar, entonces las cosas seguirán siempre igual y no hay de qué preocuparse. Estos olvidan que Dios tiene otro concepto de tiempo y que Dios sí cumple lo que promete y no dejará que el pecado avance descontroladamente sin ser castigado en su momento. Igual olvidan que Dios es paciente porque no quiere que la gente se pierda sino que llegue al conocimiento de la verdad y sea salva (2Pe.3 / 1Tim.4:1-2 / 2Tim.3:1 / Jud.1:18 / 1Tim.2:1-4).

Entonces, EL PUNTO CLAVE o determinante de la Segunda Venida de Jesucristo y del momento de la misma (recordemos que no hay fechas establecidas) radica finalmente en Su amor por los humanos – Dios quiere que todas las naciones escuchen el Evangelio y la gente sea salva (2Pe.3:15 / 1Tim.2:1-4 / Mt.24:14).
La señal que determina el fin es que el Evangelio del Reino se predique a todas las naciones (Mt.24:14). Aunque el pecado aumente y las señales que anuncian el pronto fin aumenten en cantidad e intensidad, Dios aun sigue interesado por las gentes y sigue paciente por amor a los humanos. Dios quiere que todos se arrepientan y sean salvos (2Pe3).

Como cristianos somos llamados a apresurar la venida del Señor (2Pe.3:12). Esto lo hacemos al vivir en santidad (2Pe.3:11) y al obedecer el mandamiento de ir y predicar las Buenas Nuevas del Reino a todas las naciones (Mt.24:14 /Mt.28:18-20 / 2Pe.3:15). No estamos llamados a encerrarnos o a aislarnos o a enfocarnos solamente en nuestro propio bienestar. Dios nos llamó personalmente y sigue llamando a la iglesia como un cuerpo a salir de sus 4 paredes e ir detrás de aquellos que aun no conocen el amor de Dios (2Cor.5:20 / Jn.20:21 / Hch.26:17-18 / Ef.6:20). En estos tiempos debe la iglesia cuidarse y no perder su rumbo y llamado. De todos los programas que tiene la iglesia ¿cuántos apuntan a ir detrás de los no-alcanzados y cuántos apuntan al mero cuidado de los ya alcanzados? ¿Debe cambiar algo?

“Por tanto, amados, sabiendo esto de antemano, estad en guardia, no sea que arrastrados por el error de hombres libertinos, caigáis de vuestra firmeza; antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A El sea la gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén” (2Pe.3:17-18) LBLA

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…