Ir al contenido principal

Palabra - Fe - Predicación

“Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo” (Rom.10:17) NTV

EL FUNDAMENTO DE LA FE VERDADERA es la Palabra de Dios. La fe es el resultado de escuchar, de estudiar, de meditar, de leer y de exponerse a la Palabra de Dios. Nadie puede creer en Dios sin primero haber escuchado de Él (Rom.10:14). El Evangelio es el poder de Dios para salvación (Rom.1:16). La fe EN CRISTO es nuestra esperanza (Col.1:4-6). Es la Palabra de Dios recibida, abrazada, creída que hace su obra en nosotros (1Tes.2:13). El apóstol Pablo insiste que es la FE EN LA VERDAD – no una fe en la fe (2Tes.2:13-14). Santiago igual nos dice que es la palabra de Dios recibida con humildad, implantada en nosotros, la que nos hace nacer de nuevo (Stg,1:18-21 / VER TAMBIÉN 1Pe.1:23-25).

Por estas razones debemos dedicarnos con interés sincero a la lectura, al estudio, a la meditación de la Palabra de Dios (Sal.1:1-3 / Jos.1:8). Aprendamos a estudiar y a meditar en la Biblia. Hagamos todo lo necesario para que la Palabra de Dios habite abundantemente en nosotros (Col.1:16). SOLAMENTE ASÍ veremos cómo se fortalece nuestra fe y cómo la palabra hace su obra en nosotros.

A LOS QUE PREDICAMOS y enseñamos a la iglesia debemos recordar que hemos sido llamados a predicar la Palabra de Dios y a no hacer declaraciones vacías o hacer anuncios basados en los deseos egocéntricos humanos o predicar mitos y filosofías huecas. Estudiemos debidamente y prediquemos con claridad la Palabra de Dios. Así veremos luego cómo la gente llega a la fe verdadera en Cristo y cómo los creyentes son fortalecidos en su fe, sus vidas son cambiadas a la imagen de Cristo y son preprados para toda buena obra. Prediquemos la palabra de Dios (2Tim.4:2-5 / 1Tim.4:15-16 / Tit.1:9 / 1Tim.4:6-7,11-16 /2Tim.3:16-17). Manejemos con precisión la palabra de verdad (2Tim.2:15). RECUERDE que como maestros seremos juzgados con más severidad. Alimentemos y pastoreemos con responsabiliad al rebaño de Dios (Stg.3:1 / Hch.20:25-28).

“Ten mucho cuidado de cómo vives y de lo que enseñas. Mantente firme en lo que es correcto por el bien de tu propia salvación y la de quienes te oyen” (1Tim.4:16) NTV
.

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Ananías, un discípulo de verdad

De Ananías no leemos mucho en la Biblia. Sin embargo, en Hch.9:10-19, leemos que él era un discípulo que ministró a Pablo, y en Hch.22:12 dice el apóstol Pablo que Ananías era un hombre piadoso o devoto – estos dos aspectos son las marcas de un verdadero discípulo de Cristo. Según el Nuevo Testamento son éstos los dos elementos clave que hacen de una persona un discípulo de Cristo, el carácter y la capacidad de servir al estilo de Jesús.