Ir al contenido principal

La Biblia y su significado para mi vida


La manera como pienso respecto a la Biblia y el lugar que le doy a la misma en mi vida tiene mucho peso a la hora de tomar decisiones. La manera como pienso respecto al valor de la misma influye en el momento de establecer opiniones, convicciones y estilo de vida.


Algunos piensan que la Biblia tiene la misma autoridad que las tradiciones humanas. Otros la reducen a simples palabras humanas. También hay quienes creen que la opinión de la mayoría, o de alguna minoría, tiene el mismo o mayor valor que lo que dice la Biblia. Las consecuencias de tales opiniones pueden ser bastante críticas.

Verdaderos cristianos ven la Biblia como la suprema autoridad de la fe y de la práctica. La Biblia dice de sí misma: “Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra” (2Tim.3:16-17) (NTV).

La Biblia es perfecta, es moralmente y espiritualmente correcta – ¡y sigue siéndolo! La Biblia no exalta a un hombre. Tampoco enaltece las opiniones de la gente ni las tradiciones humanas. La Biblia glorifica a Dios. Los parámetros morales de la Biblia son muy altos (1Tes.2:13 / Sal.119:138,144 / Sal.19:7-9 / Dt.4:8) y no existe ninguna otra enseñanza sobre moralidad que se asemeje a la de la Biblia. 

Jesús nunca puso en duda la Escritura. El creyó en toda la Escritura (Mt.5:18 / Jn.10:35 / Mt.19:4-5 / Mt.24:37 / Mt.12:40). Él proclamó que Sus Palabras son la Palabra de Dios (Mt.24:35 / Jn.12:48). Jesús también dijo: “El cielo y la tierra desaparecerán, pero mis palabras no desaparecerán jamás” (Mt.24:35) (Mt.5:18 / Hebr.1:11-12 / Sal.119:89-90 / Is.40:8 / 1Pe.1:25).
  • Lo arriba mencionado tiene consecuencias para cada uno de nosotros. Si alguien de verdad cree en la autoridad de la Biblia – y un verdadero cristiano lo cree - va a practicar en la vida diaria lo que ésta dice que debemos hacer (Stg.1:22-24). La Biblia llega a ser una bendición para los hombres en el momento que la obedecen (Stg.1:25 / Jos.1:8 / Sal.1:1-3). La Biblia es un manual totalmente confiable para el manejo de la vida de acuerdo a los propósitos de Dios.
  • Aunque no negamos el valor de tradiciones, tenemos que reconocer que para que una de ellas sea válida, ésta debe ser examinada a la luz de la verdad bíblica (Mt.15:3 / Mr.7:3-13 / Gal.1:14 / Gal.2:14 / Tit.1:14). Igualmente: todo lo que humanos digan o afirmen, no importando cuán lindo suene y no importando tampoco cuál sea la posición, educación, título, etc., que tenga una persona, todo debe ser probado a la luz de la Palabra de Dios (1Jn.4:1 / Dt.13:1-5 / Prov.14:15 / Rom.16:18 / Mt.7:15-16 / 2Pe.2:1).  

    MANOS A LA OBRA: Sigamos lo que nos enseña el apóstol Pablo en 2Tim.2:15: “Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse y que interpreta rectamente la palabra de verdad” (NVI).

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…