Ir al contenido principal

El principio de la siembra y de la cosecha

Enseñanza dada por Richard Casteel durante el evento de CICSA Norte
- Consulta, diálogo, entrenamiento de parejas para enriquecimiento de parejas pastorales y pastorear a matrimonios/familias pastorales 
- Notas tomadas por Paul J. Otremba (otremba@gmail.com)

EL PRINCIPIO DE LA SIEMBRA Y DE LA COSECHA 
(Gal.6:8-9) 
(Aplicado al Matrimonio y a la familia / Aplicable a todas las áreas de nuestra vida)

Nuestra vida es como un jardín, o como una finca, que debe ser cuidada, cultivada, mantenida. El fruto de nuestro jardín es el resultado de lo que sembramos y de cómo cuidamos nuestros jardín.
  • Nadie es responsable por el jardín de tu vida más que tu mismo. Aplicado esto al matrimonio - Nadie va a cuidar de nuestro matrimonio como nosotros mismos lo debemos y lo podemos cuidar. Soy responsable de mi vida, de mi matrimonio, de mi familia. Y tengo que responder a Dios por mi vida
  • La condición de mi vida ahora es el resultado de lo que sembré en el pasado en mi vida. A veces también cosechamos lo que dejé que otros sembraran en mi vida (Mt.13:24). Seguro que también hay otros factores que influyen en nuestra vida y en las situaciones que vivimos, pero mayormente somos responsables por nosotros mismos y estamos cosechando lo que sembramos en algún momento.
  • Si queremos cambiar actitudes, situaciones, condiciones, entonces debemos empezar a sembrar ahora la semilla correcta.
  • Gal.6:7-8 - No nos debemos dejar engañar en cuanto a la ley de Dios... lo que siembras, es eso lo que vas a cosechar. Esto opera en lo bueno y en lo malo (Prov.22:8). En Gal.6:8 encontramos una promesa - el que siembra para agradar al Espíritu, entonces cosechará los frutos del Espíritu
  • Tenemos el poder de sembrar lo correcto o lo malo. Esto depende de nosotros. La siembra tiene una fuerza poderosa. Nosotros podemos determinar lo que vamos a cosechar. Aplicado al matrimonio... ¿qué queremos cosechar en la vida como matrimonio? Nosotros sembramos para el futuro.
    • Sembrar la Palabra de Dios - entender lo que la Biblia dice respecto al matrimonio y la familia. Sembrar esos conceptos/principios en la vida personal y en la vida del matrimonio. Sembrar los valores de la Biblia. Hay que pensar en los valores que queremos sembrar en la vida de los pastores y sus familias.
    • El Espíritu Santo es como una semilla.. el ser sensibles al Espíritu y obedecer los impulsos del Espíritu Santo es una siembra que produce buenos frutos.
    • Otras semillas: modelar los principios / sembramos con nuestras palabras (las palabras tienen gran poder / palabras afirmantes vs degradantes). Sembramos con nuestras actitudes, con ellos influimos en el ambiente. Amor práctico es una buena semilla que trae buenos frutos.
    • Os.10:12 / Prov.18:21 / Stg.3:18 / Stg.1:20 / Prov.11.30 / Gal.6:8-9
  • Mt.13:24 -  También existe la posibilidad de que otros siembren en nuestra vida. Dice la cita en mención: "mientras dormía..." - cuando nos descuidamos viene otro y siembra lo que no es bueno. El enemigo siembra... por eso debo vigilar mi vida para que otros no siembren cosas malas en mi vida. Esas semillas que otros y el enemigo buscan sembrar en nuestra vida producen fruto en nosotros si aceptamos chismes, si abrazamos malas doctrinas, si permitimos que malas actitudes nos influencien, etc. Por descuido abrazamos esas semillas y le damos cabida u opción para crecer.
  • 4 principios para ver cambios y una buena cosecha:
    • Rendir el control a Dios. No hay vida sin muerte. Hay que dejar algunas cosas para poder ver lo nuevo de Dios en nuestra vida (Jn.12:24 / 1Cor.15:36). Posiblemente hay que morir a algunos sistemas, estilos, pecados, etc. en la vida, en la iglesia, en la denominación. Debo dejar uno para recibir al otro. Lo que produce mala cosecha debe morir, debe ser arrancado de la vida. Desvestirse de una cosa y vestirse de la otra (Ef.4:22 a Ef.5:9 / Col.3:8-9 / Hebr.12:1 / Stg.1:21 / 1Pe.2:1-2 / Rom.8:13). 
    • La semilla es diferente a lo que se cosecha (1Cor.15:37). Lo que sembramos a veces parece tan pequeño, pero los resultados son grandes. Por ejemplo: leer la Biblia es una cosa sencilla, pero el efecto es sobre muchas áreas de la vida.  - Una área de nuestra vida puede ser la clave para ver resultados en otra área de la vida - VEA la historia del joven rico en Lc.18:22
    • Sembrar puede ser difícil y doloroso, pero la cosecha es gozosa. Cambiar es doloroso, es trabajoso (Sal.126:5-6 / Hebr.12:11).
    • Tendrás cosecha si perseveras en el proceso de sembrar. Debes seguir cultivando - esto es más que sembrar. La cosecha requiere mucho más que sembrar, es cultivar, cuidando la siembra (Gal.6:9 / 1Cor.15:58 / 2Tes.3:13 / Hebr.12:3).
  • Siembra en tu propia vida. Como ministros debemos entender esto y hacerlo. / Siembra en tu cónyuge con palabras buenas, amor, cariño, afecto, seguridad, toque amoroso, etc. (Sal.127:4-5 / Ef.5) / Siembra en tus amistades, cultiva relaciones entre pastores. Siembra en tus hijos (valores, disciplina, visión, autoestima, seguridad, etc.). Siembra en tu ministerio con valores firmes.
  • Oseas 10:12 - ahora es el tiempo de sembrar para una nueva cosecha mañana.
    • Yo dije: “Planten buenas semillas de justicia, y levantarán una cosecha de amor. Aren la dura tierra de sus corazones, porque ahora es tiempo de buscar al SEÑOR para que él venga y haga llover justicia sobre ustedes” OSEAS 10:12


TRABAJO EN GRUPO:


ASIMILANDO (2Tim.3:16-17) ( Escriba sus respuestas a continuación y comparta lo aprendido en esta lección con un grupo de estudio).


¿Qué lecciones aprendió durante este estudio?  Sea específico .



¿Qué pasos debe tomar para corregir un comportamiento equivocado o un mal hábito?  Sea específico.



¿Cuáles retos cree usted que va a encontrar en la aplicación de esta lección en su vida y ministerio?



Anote a continuación una o dos peticiones de oración. Comparta estas peticiones de oración con un grupo de estudio y permita que el grupo ore por usted. Que todos los participantes oren los unos por los otros.




COMPARTIENDO (2Tim.3:16-17)

Comparta con una persona, diferente a los participantes del grupo de estudio , lo aprendido en esta lección. ¿A quién le compartirá? ¿Cuándo le compartirá?


REPORTE en la siguiente reunión: ¿Cómo le fue? ¿Qué preguntas surgieron? ¿Cuál fue la reacción o respuesta de la gente?
.
.

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

¿Qué significa andar en la luz?

“Y este es el mensaje que hemos oído de El y que os anunciamos: Dios es luz, y en El no hay tiniebla alguna. Si decimos que tenemos comunión con El, pero andamos en tinieblas, mentimos y no practicamos la verdad; mas si andamos en la luz, como El está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a El mentiroso y su palabra no está en nosotros” (1Jn.1:5-10) LBLA
El llamado es claro: debemos caminar en la luz para poder tener comunión con Dios y para poder también tener comunión los unos con los otros (1Jn.1:3-7). ¿Pero que significa caminar en la luz si no soy perfecto y tengo pecado? Además se me dice que si no admito que tengo pecado me estoy engañando a mí mismo. ¿Cómo …