Ir al contenido principal

La verdadera prosperidad viene de Dios

El libro de Proverbios en la Biblia está lleno de consejos sabios que nos ayudan a vivir una vida que marca la diferencia (Prov.1:1-7). Entre otros temas nos da este libro muy buenos consejos referente al manejo de las finanzas. He encontrado varios de esos consejos y los quiero compartir con usted. Aquí va el primer principio bíblico en cuanto al manejo de las finanzas y las riquezas:

Dios llena los tesoros de los que le aman (Prov.8:20-21). Las bendiciones financieras que no tienen un fin amargo son las que nos da Dios (Prov.10:22). (Un narcotraficante o maleante que al final va a la cárcel o lo matan, tiene mucha tristeza cuando cosecha lo que sembró). El que anda bien con Dios, experimenta también bendiciones materiales (Prov.22:4). Estas verdades nos llevan a concluir lo siguiente:


DIOS ES EL PROVEEDOR. No es el hombre el proveedor del hogar sino Dios (Gn.22:4 / Mt.6). Si no creemos esta verdad podemos en algún momento ser sorprendidos grandemente. A veces Dios provee a través del hombre en el hogar, a veces a través de la mujer, y en otras ocasiones a través de otra gente o de milagros. Dios cuida de Su pueblo como lo hizo con Israel en el desierto. Dios no requiere de circunstancias bonitas para poder proveer para Su gente.
·        Por 40 años dio Dios al pueblo de Israel maná en el desierto y Jesús dio de comer a más de 5000 personas con sólo 5 panes y dos peces (Mt.15:36 / Mr.6:41).
·        No podemos decir cómo es que Dios va a suplir, pero lo que sí está seguro es que Dios es fiel y tiene muchas formas para atender nuestras necesidades y sorprendernos con Su amor y fidelidad (Filp.4:19).
·        Elías fue alimentado por unos cuervos y más adelante por medio de una viuda (1Re.17:1s).
·        Rut quien decidió regresar con Noemí a Israel y quien no tenían grandes esperanzas de una vida tranquila experimenta que Dios interviene en su vida. Todo comenzó en el momento en que Rut se entrega completamente al Dios de Israel (Rut.1:16-17), más adelante se dan las casualidades divinas en la vida de Rut y todo cambia, Rut ve cómo Dios la prospera grandemente (Rut 2:3).
·        Por medio de trabajo honesto y diligente (2Tes.3:12 / Ef.4:28 / 1Tes.4:11 / 2Tes.3:8)
Dios tiene varias maneras para proveer para nuestras necesidades. Existe un peligro en creer que lo que tenemos lo obtuvimos por nuestros propios esfuerzos o por nuestras habilidades (Dt.8:11.17-18). Es Dios quien nos da el poder para hacer riquezas y es El quién nos da la salud, las habilidades y las oportunidades. Si una persona cree que las riquezas vienen a raíz de los recursos naturales, por medio de las habilidades humanas o de una empresa exitosa, ella entonces apegara su lealtad y su devoción a esas cosas en vez de mirar a Dios como el dador de toda buena dádiva. Su confianza descansa en esos factores personales y sus prioridades estarán fuera de balance. Al final esa persona será desilusionada (Lc.12:16s / Stg.4:13-15). Nabucodonozor, uno de los más grandes gobernantes de todos los tiempos, cayó por confiar en su poder y atribuirse las victorias a su persona (Dn.4:30-33 / vea también Dn.4:37 / Dt.8:11.17-18).
·        Debemos reconocer que es Dios quien da el poder para hacer riquezas (Dt.8:18). Todas las cosas, incluyendo las propiedades, el dinero, etc. le pertenecen a Dios. Él las ha creado y por eso es Él quien también tiene todos los derechos sobre ellas (Is.66:2 / Sal.24:1 / Hageo 2:8). Dios creó todas las cosas (Gn.1:1 / Hag.2:8) y jamás transfirió a las personas la propiedad de Su creación. Dios es el dueño de toda la tierra (Dt.10:14 / Sal.24:1 / Lev.25:23 / Sal.50:10-12).
·        La lógica conclusión de esta verdad es que debemos transferir el título de propiedad de todas nuestras posesiones a Dios (Lc.14:33). Debemos renunciar a cualquier título de propiedad que tengamos, entregándolo a Dios. Si Dios es el dueño de todo, cada decisión respecto a las posesiones y el dinero es un asunto espiritual. La pregunta no debe ser: “Señor, ¿qué quiere que haga con mi dinero?”. La pregunta debe ser: “Señor, ¿qué quiere que haga con tu dinero?” Esto nos lleva a gastar el dinero solamente en aquello que agrada a Dios.
·        Las cosas materiales son un regalo de Dios dadas para que el humano las use y disfrute fiel y responsablemente (Lv.19:9s / Job 31:16-33 / Is.58:7-8). El hombre es mayordomo. Nosotros tenemos que dar finalmente cuentas a Dios por nuestra administración y por cualquier cosa que hagamos (Rom.14:12). Dios nos da las cosas de este mundo para que las administremos (Mt.25:1-30). El hombre es mayordomo y no dueño. Como mayordomos tenemos que dar cuentas a Dios por nuestra administración (Rom.14:12 / Ecl.11:9 / Mt.12:36 / Lc.16:2 / 1Pe.4:5). Si decimos que algo nos pertenece, entonces no es que eso nos pertenece del todo, ya que Dios es él quien es finalmente el dueño de lo que tenemos o de lo que se nos ha confiado y por eso deben usarse todas las cosas materiales como Dios manda.

DIOS TIENE EL CONTROL. Dios da y Dios puede quitar (Job 1:21 / Job 2:10 / Ecl.5:19 / Stg.1:17 / Is.45:7). Definitivamente todo lo que sucede en el mundo y en la vida de cada persona está bajo el control de Dios (Sal.135:6 / Dt.4:34-35). A los que siguen a Dios cualquier experiencia o circunstancia es finalmente para bien (Rom.8:28). El Señor también se vale de las dificultades para cumplir Sus propósitos buenos para con nosotros y en nosotros:
·        Para lograr propósitos divinos. En el caso de José, quien como joven fue vendido como esclavo por sus hermanos a un pueblo extraño y quien pasó por muchos momentos de gran tensión dice que todo lo que le había ocurrido estaba bajo el control de Dios (Gn.45:5-8 / Gn.50:20).
·        Para desarrollar nuestro carácter. Frecuentemente se desarrolla el carácter que se asemeja al de Cristo en los momentos de grandes dificultades y presiones (Rom.5:3-4).
·        Un ejemplo del control de Dios sobre las circunstancias se ve en 2Re.6 y 7. Por el juicio de Dios en Samaria, había una hambruna en el país. Al mismo tiempo, los sirios estaban sitiando a Samaria así que los suministros alimenticios no podían entrar a la ciudad. Como resultado, una cabeza de burro tenía el valor de ocho piezas de plata. En el tiempo de un día Dios suministró a la gente de Samaria lo que necesitaban. De repente abundaba la comida y una cabeza de burro perdió todo su valor.
·        Debemos aprender a orar correctamente cuando tenemos necesidad material (Filp.4:6 / Sal.33:18-19), a trabajar para que por  medio de maneras honestas y con diligencia podamos obtener lo que necesitamos para la vida (2Tes.3:12 / Ef.4:28 / 1Tes.4:11 / 2Tes.3:8) y a confiar en Dios quien es nuestro proveedor y quien no nos dejará desamparados (Sal.37:25 / Is.41:10.17 / Hebr.13:5).

Debemos aprender a ser agradecidos con todo lo que Dios nos da, sea mucho o sea poco (1Tes.5:18 / Sal.34:1 / Ef.5:20 / Filp.4:6 / Job 1:21 / Hebr.13:15). Además debemos aprender a vivir en contentamiento (Prov.30:8 / 1Tim.6:6-8 / Prov.30:9 / Hebr.13:5-6 / Filp.4:11-12).


Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…