Ir al contenido principal

CELEBREMOS LA RESURRECCIÓN DE CRISTO


Estamos de acuerdo, la muerte de Jesús es de suma importancia. Al estudiar la vida de Jesús es maravilloso observar todo lo que El hizo durante Su ministerio en la tierra: sanidades, liberaciones, dio de comer a los hambrientos, convirtió agua en vino, caminó sobre las aguas y enseñó con autoridad la verdad de Dios. Pero todo lo que hizo nunca hubiera sido suficiente, si no hubiera dado Su vida como sacrificio para redención de los hombres (Mt.1:21 / 1Cor.15:3). Ninguna otra muerte puede darnos lo que nos da la muerte de Jesús. Su muerte cumplió con todos los requisitos divinos para redimir a la humanidad. Del correcto entendimiento de la cruz de Cristo depende la salvación de las almas humanas (Hebr.2:14):

  • La Palabra de Dios nos enseña que el hombre está muerto espiritualmente por sus pecados y merece la muerte eterna (Rom.6:23). Jesús muere por los pecados de los hombres, mas no por Sus propios pecados (Is.53:5 / 1Pe.3:18 / 1Pe.2:24).
  • Jesús cargó la culpa por los pecados de los hombres. Para poder liberar a los hombres de la culpa debía ocurrir un sacrificio que cumpliera con los requisitos divinos (Is.53:10). 
  • Jesús también es la propiciación para nuestros pecados (1Jn.4:10 / Rom.3:25) y nos redimió de la maldición de la ley (Gál.3:10,13). 
  • El sacrificio de Jesús es el puente para poder llegar al Padre (1Pe.3:18).Los resultados de la muerte de Jesús y que llegan a ser de beneficio para el hombre son:  Salvación (Jn.12:32): La vida eterna (1Cor.15:21-22) / Reconciliación con Dios (Col.1:20-22) / Justificación (Rom.5:9 / 2Cor.5:21) / Entrada a la presencia de Dios (Hebr.10:19-20) / Bendiciones de toda clase (Rom.8:32 / 2Pe.1:3)  
Pero cuando vemos a Jesús debemos ir más allá de su muerte, debemos reconocer al resucitado quien venció la muerte y quien da vida eterna. La siguiente ilustración muestra la triste realidad, de que muchos solo conocen a Cristo en la cruz.

Cada año miles de personas suben a una montaña en los Alpes en Italia pasando las diferentes estaciones del vía crucis de Jesús para llegar a la cruz que está en la cima. Un día un turista notó que había un pequeño camino que llevaba más allá de la cruz. Este turista se esforzó abriéndose campo a través de la trocha que estaba tapada con matorrales. Que sorpresa cuando se encuentra con otro monumento que representaba la resurrección de Jesús. Ese monumento era ignorado por todos. Las matas habían crecido y lo habían tapado. Todo el mundo iba solamente hasta la cruz y ahí paraba. Muchos han llegado hasta la cruz y conocen el sufrimiento y el dolor. Muy pocos han ido más allá de la cruz para conocer el verdadero mensaje de la pascua. Ese es el mensaje de la pascua, la resurrección de Cristo (Lavon Brown, en James S. Hewett, Illustrations Unlimited. Wheaton: Tyndale House Publishers, Inc, 1988, P.164).

La resurrección de Jesús es una de las dos verdades claves de la doctrina cristiana. Si Jesús solamente hubiera muerto y no hubiera resucitado, no habría esperanza de una vida eterna en el cielo. Jesús simplemente hubiera sido un mártir y no hubiera sido el Hijo de Dios (1Cor.15:3-4.14.17/ Rom.1:3-4 / Hch.1:21-22 / Hch.17:18).
  • La resurrección es la demostración del poder vivificador de Dios (Ef.1:19-20). Fue ese poder el que venció la muerte y el que ahora obra en nosotros los creyentes.
  • La resurrección es la base de nuestra fe en Dios (1Pe.1:21). Al resucitar Dios a Jesús de entre los muertos tenemos evidencia de que Dios ha aceptado el sacrificio de Jesús por nuestros pecados y que Sus enseñanzas venían de Dios.
  • Al creer en Jesús, en Su muerte y en Su resurrección, “nacemos de nuevo” (1Pe.1:3-4). El fue resucitado para nuestra justificación. Justificación significa que somos declarados justos y los creyentes en Jesucristo no experimentarán castigo alguno por sus pecados. Además el creyente tiene un Sumo Sacerdote que intercede por él (Hebr.7:25).
  • La resurrección de Jesús de entre los muertos garantiza la resurrección de entre los muertos de todo creyente en Jesús (1Tes.4:14 / 2Cor.4:14 / Rom.8:11).
Las evidencias históricas y el testimonio de la Biblia referente a Jesús, SU muerte y SU resurrección deben ser tomadas en serio por cada humano ya que es Jesús quien puede cambiar el destino de toda persona. A éste Jesús es a quien todo cristiano creyente debe anunciar al mundo ya que no existe otro Salvador ni Mediador entre Dios y los hombres.


Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…