Ir al contenido principal

Jesús el rey que viene por segunda vez

... Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, vendrá de la misma manera, tal como le habéis visto ir al cielo’  (Hch.1:11)

(Mt.24:30 / Mt.25:31/ Jn.14:3 / 1Tes.1:10 / 1Tes.4.16 / 2Tes.1:7-10 / Apoc.1:7 / Rom.8:22-23)
  
La verdad de la segunda venida de Jesús está confirmada. Antes de que Jesús ascendiera al cielo afirmó que volvería otra vez (Hch.1:11 / Jn.14:1-3). Los escritores del Nuevo Testamento hablaban con claridad sobre el tema (1Tes.4:16-17 / Hch.3:21 / 1Cor.1:7 / Filp.3:20 / Tit.2:13 / Hebr.9:28 / 2Pe.3:12-14 / Apoc.1:7). El vivir a la luz de la segunda venida de Jesús tiene aspectos prácticos importantes para nuestra vida. Por un lado nos anima a vivir una vida que agrada a Dios y por el otro lado nos llama a cumplir la tarea que Jesús nos encomendó (Filp.1:10 / Mt.24:46 / 1Tes.3:13 / 1Tes.5:13 / 2Tes.2:1:7-10 / 2Pe.3:14). Sin embargo es interesante notar que existe un gran peligro al no tomar en serio esta verdad, de alguna manera nuestro caminar con Cristo va a experimentar un cierto adormecimiento. Es por eso que es de suma importancia que nos estén recordando la verdad del retorno de Jesús. En Mt.24 y Mt.25 notamos que Jesús reconoce la tendencia humana a no tomar muy en serio Su retorno. Para avivar en sus discípulos la esperanza de Su segunda venida Jesús usa diferentes instrucciones y parábolas. A través de estas instrucciones Jesús asegura que Sus discípulos se encuentren trabajando y esperando su retorno.



Razones para hablar de la Segunda Venida de Jesús

Este tema ocupa una parte importante en la Biblia
Se han contado 319 versículos en el Nuevo Testamento que hablan de la Segunda Venida de Jesucristo. Eso significa que de cada 25 versículos en el Nuevo Testamento uno de ellos trata el asunto de la Segunda Venida de Jesús. A raíz de ese hecho podemos decir que esta enseñanza tiene una importancia muy alta entre las doctrinas cristianas.[1]
Se dice que hay 8 veces más mención de la Segunda Venida de Jesús que de la primera venida. Libros enteros en la Biblia están dedicados a este asunto como son 1 y 2 Tesalonicenses y Apocalipsis. También encontramos que capítulos enteros de la Biblia tratan este asunto: Mt.24 y 25 / Mr.13 / Lc.21. También es importante notar que la esperanza de Su venida está directamente ligada con las ordenanzas de Jesús:
·         El mandamiento a las misiones y el respectivo bautismo en agua como parte del cumplimiento de hacer discípulos está directamente ligado a la Segunda Venida de Jesús (Mt.24:14 / Mt.28:19-20 - Hch.1:11 / 2Pe.3:9).
·         Durante la Cena del Señor recordamos a Jesús “hasta que el venga” (1Cor.11:26).
  
Jesús mismo prometió que venía otra vez (Jn.14:2-3 / Mt.24:3-25.46). Los ángeles también anunciaron que Jesús iba a venir una vez más (Hch.1:10-11). Los ángeles aclaran que así como vieron ir a Jesús personal y visiblemente, lo volverán a ver en Su Segunda Venida, así de real. Será el mismo Jesús que ascendió, el que retornará. Jesús partió al cielo bendiciendo a los discípulos (Lc.24:50-51 / Hch.1:9-11) y cuando El regrese vendrá bendiciendo a Su pueblo, a los creyentes en Jesús.

Los apóstoles predicaron esta verdad de la Segunda Venida de Jesús (1Tes.1:10 / 1Tes.4:13-18 / 2Tes.2:7-10 / Apoc.1:7). Además leemos que Pablo usa esta promesa de Su ‘Segunda Venida’ para animar y confortar a los creyentes a permanecer fieles en los caminos del Señor (Rom.13:11-14 / 2Pe.3:11-14 / Col.3:4-5 / 1Jn.3:2-3).

Una de las promesas bíblicas que da mucho consuelo es la que dio Jesús al decir:
“En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, os lo hubiera dicho; porque voy a preparar un lugar para vosotros. Y si me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros” (Jn.14:2-3).

El Evangelio Cuadrangular
Como iglesia Cuadrangular creemos en cuatro verdades cardinales de la vida y del ministerio de Jesús y una de ellas es la Segunda Venida. Las cuatro verdades cardinales son las siguientes:
  • Jesús es el Salvador. Él nos salvó. Este tema nos recuerda además que tenemos la responsabilidad de llevar este mensaje de la salvación a las naciones. La declaración de fe de la iglesia Cuadrangular proclama en cuanto a la salvación en Cristo los siguientes puntos:

o   El plan de la redención. Nosotros creemos que mientras éramos aún pecadores, Cristo murió por nosotros, dándonos el perdón a todos los que creemos en Él. (Jn.3:16 / Is.53:5 / Tit.2:14 / Hebr.7:25 / Is.1:18).
o   La salvación a través de la gracia. Nosotros creemos que no somos nada bueno, sino que tenemos que venir a Cristo para que Él nos llene de sus virtudes. Creemos que la salvación es enteramente por gracia. (Ef.2:8 / Rom.3:10 / Rom.3:23 / Is.64:6 / Jn.6:47 / Ef.2:13 / Rom.6:23).
o   Creer y arrepentimiento. Nosotros creemos que si aceptamos a Cristo con todo nuestro corazón y tenemos un sincero arrepentimiento de nuestros pecados, somos justificados delante de Dios. (1Jn.1:9 / Rom.5:1-2 / Rom.8:1 / Lc.1:77-79 / Jn.6:37).
o   El nuevo nacimiento. Nosotros creemos que el cambio que se hace en nuestro corazón y en nuestra vida al convertirnos, es real. El nuevo Nacimiento es un acto a través del cual Dios le da al hombre vida eterna. (Jn.3:3 / 2Cor.5:17 / Jn.15:19 / Gal.2:20 / Rom.3:24-25 / Sal.1:1-2).
o   La vida cristiana diaria. Nosotros creemos que es la voluntad de Dios que seamos santificados diariamente y que tengamos un crecimiento constante en la fe. (Hebr.6:1 / 1Tes.4:3 / 1Tes.5:23 / 2Cor.7:1 /  Prov.4:18 / Rom.8:5 / Is.35:8).
o   Evangelizar. Nosotros creemos que la obra principal de la iglesia sobre la tierra es ganar almas. (Stg.5:20 / 2Tim.4:1-2 / Ef.5:16 / Prov.11:30 / Ezeq.33:7-8 / Jn.4:35-37 / Mt.9:38 / Mr.16:15).

  • Jesús es el Bautizador en el Espíritu Santo. Jesús nos da poder para vivir una vida que marca la diferencia y que sirve con poder alcanzando a este mundo para Cristo (Hch.1:8). Sin el poder del Espíritu Santo es imposible servir a Dios y obtener los resultados que Él quiere ver que ocurran a través de nosotros en este mundo.

o   Bautismo en el Espíritu Santo. Nosotros creemos que el Bautismo en el Espíritu Santo llena al creyente con poder para servir y ministrar eficazmente. (Hch.2:4 / Jn.14:16,17 / Hch.1:5.8 / Hch.8:17 / Hch.10:44-46 / Hch.19:6 / 1Cor.3:16).
o   Una vida llena del Espíritu. Nosotros creemos que es la voluntad de Dios que caminemos y vivamos diariamente en el Espíritu. (Gal.5:16,25 / Ef.4:30-32 / Ef.6:18 / Rom.12:1-2 / 1Jn.2:6 / 1Cor.3:17).
o   Los dones y el fruto del Espíritu. Nosotros creemos que el Espíritu Santo reparte dones para edificar la iglesia; y debemos manifestar el fruto espiritual como una evidencia de llenura del Espíritu Santo en nuestra vida. (1Cor.12:1 / 1Cor.12:11 / 1Cor.14:12 /  Rom.11:29 / Rom.12:6-8 / Jn.15:8 / Lc.3:9).

  • Jesús es el Sanador. Jesús es el mismo ayer, hoy y por siempre. Podemos esperar hoy milagros y sanidades.

o   Sanidad Divina. Nosotros creemos que la sanidad divina es el poder de Cristo para sanar al enfermo en respuesta a la oración de fe (Stg.5:14-16 / Mt.8:17 / Mt.9:5 / Mr.16:17-18 / Hch.4:29-30).

  • Jesús es el rey que viene pronto por segunda vez. La Segunda Venida de nuestro Señor Jesucristo es una de las cuatro doctrinas cardinales de la iglesia del Evangelio Cuadrangular. Nosotros estamos esperando el retorno de nuestro rey Jesucristo en gloria y en poder. Aunque se nos advierte claramente que no debemos especular ni fijar fechas, de todas maneras creemos firmemente que vivimos en los últimos días y que las señales de su venida se están cumpliendo. Por eso se espera que en las iglesias Cuadrangulares se predique y se enseñe con confianza sobre este tema para que la iglesia esté preparada para Su retorno y para que Jesús encuentre a Su iglesia trabajando. Celebramos en la navidad lo que ocurrió para nuestra salvación eterna, pero no podemos olvidar que Jesús viene por segunda vez en gloria y que este mundo no es el capítulo final.

o   La Segunda Venida de Cristo. Nosotros creemos que la Segunda Venida de Cristo es personal y eminente (1Tes.4:16,17 / Tit.2:12-13 / Mt.24:36.42.44 / Hebr.9:28 / Lc.19:13 / Lc.12:35-37).


Falsos anuncios del fin del mundo

A través de la historia y, aun con más frecuencia en los últimos tiempos, se han oído y se oyen anuncios de supuestas fechas del fin del mundo. Estas dinámicas nos deben llevar a hablar sobre el asunto de la Segunda Venida de nuestro Señor Jesucristo y, nos debe llevar a examinar con detalle lo que la Biblia dice al respecto para no caer en la tentación de adormecimiento y de no estar preparados debidamente (Lc.21:34 / 2Tes.2:1-12 / 2Pe.2:1-3 / 1Jn.4:1-2 / 2Pe.3:4-8).
  

Incremento de desastres y eventos globales

¿Qué hacemos con todas esas noticias que muestran un incremento de desastres y de eventos globales económicos, sociales y políticos en nuestros tiempos? ¿Cómo interpretamos estos eventos actuales globales a la luz de la Biblia? Jesús habló de señales a las cuales les debemos poner atención, estas son señales que nos animan y nos ayudan a estar preparados y vigilantes (Lc.21:28 / 1Tes.5:2-4).


¿Cuál es el tiempo de Su Venida?

Un asunto que ha generado muchas especulaciones como también la promulgación de falsas profecías y enseñanzas es el tema de la posible fecha o época en la que Jesús regresa por segunda vez. Es por eso que ante todo debemos cuidarnos para no ser engañados con falsas especulaciones (Mt.24:11-24 / Mr.13:22 / 2Pe.2:1-3).

La Palabra nos advierte que en la iglesia habrá falsos profetas y falsos maestros (1Tim.4:1-2 / Col.2:18). También nos dice que muchos escogidos caerán en las trampas de estos falsos profetas y maestros y por causa de ellos el camino de la verdad será blasfemado (Mt.24:5-12 / 2Tes.2:3 / 2Tim.3:1-5 / 2Tim.4:4). No podemos creer a todo espíritu que hoy día se manifiesta (Hebr.5:14 / 1Tes.5:21). En cuanto a la Segunda Venida del Señor debemos tener claridad y conocer la verdad bíblica de este asunto, ya que en estos tiempos ha habido personas que pretenden ir más allá de lo que la Biblia dice y tratan de anunciar fechas de las cuales la Biblia nos enseña que nadie conoce.

Jesús nunca dio fechas y los apóstoles Pedro y Pablo no sabían nada de fechas; ellos llegaron a pensar que la Segunda Venida de Jesús podía aun demorar un poco (Mt.24:36-42 / 2Tes.2:1-4 / 2Pe.3:3-9). Aunque no sabemos cuando vuelve Jesús, la Biblia sí nos da indicaciones de cosas que ocurrirán en los tiempos cercanos a Su Segunda Venida. El creyente debe tener una expectativa viva acerca de la Segunda Venida de Cristo (1Tes.1:10 / Stg.5:7 / 2Pe.3:12). Esperar a Cristo no tiene nada que ver con cruzar los brazos, el llamado es a trabajar hasta que Él retorne (2Pe.3). Dios además quiere que pongamos mucho cuidado a la manera como vivimos, en vez de estar especulando sobre alguna fecha de la cual la Biblia dice que nadie sabe.

En todos los tiempos los creyentes han querido saber el día de la venida de Cristo, aun los discípulos tenían curiosidad de fechas (Mt.24:3 / Hch.1:5-6). Pero Jesús respondía a esta curiosidad con las siguientes respuestas:
  • Trabajen (Mt.25:14-30). Dios nos da talentos, además nos ha dado una tarea en este mundo. Es por eso que debemos ser fieles en nuestras responsabilidades hasta que el venga, ya que un día debemos dar cuentas a Dios por lo que hicimos (Rom.14:9-12). Una de las tácticas del diablo para con la gente de Dios es que los lleva a esconder sus talentos. Muchos se desaniman al invertir tiempo y esfuerzo en el reino de Dios y después de todo no ver aparentemente muchos resultados de todo el esfuerzo.
  • No se dejen engañar, nadie sabe la hora ni el día (Mr.13:32 / Mt.24:42-44 / Lc.21:8). Jesús advirtió frecuentemente que debemos velar para no ser engañados con falsos pronósticos. Jesús compara su retorno con un ladrón que llega de noche y a una hora que menos lo esperamos (Mt.24:42-44). Un ladrón nunca se anuncia, llega sorpresivamente. Igualmente Jesús, llegará en un momento cuando menos lo esperamos. Sin embargo debemos recordar que al estar velando y anhelando el retorno de Jesús no lo estamos esperando motivados por el temor y el terror, sino más bien motivados por una expectativa de Su venida en gloria y poder.
  • Estén siempre preparados, no se dejen sorprender (Mt.25).
Es interesante que el diablo siempre motive a la gente a que fije una fecha para el regreso de Jesús. Cuando esas fechas especulativas no se cumplen, entonces la gente se desanima o deja de creer en la Segunda Venida de Jesús. Al no creer más en la Segunda Venida la gente no se prepara para ese evento y vive una vida disoluta (2Pe.3:9-12). Otros oyen de estas especulaciones que no se realizan y comienzan a burlarse de los asuntos de la Biblia y además terminan echando todo lo que en ella está escrito por la borda.

Hay una fábula que cuenta los planes de tres aprendices de diablos que venían a la tierra a hacer prácticas. Estaban hablando con Satanás, el jefe de los diablos, de lo que harían para tentar y hacer perder a la gente. El primero dijo: ‘Les diré que Dios no existe’. Satanás le contestó: ‘Eso no engañará a muchos, porque saben de sobra que hay Dios. El segundo dijo: ‘Les diré que no hay infierno’. Satanás le contestó: ‘No engañarás a nadie con eso, porque los humanos saben muy bien que el pecado conduce al infierno’. El tercero dijo: ‘Les diré que no tengan prisa’. ‘¡Adelante -le contestó Satanás-, porque tú vas a hacer que se pierdan millares de personas!’ El más peligroso de todos los engaños es pensar que hay tiempo de sobra para todo. El día más peligroso de la vida de una persona es cuando aprende que hay tal palabra como ‘mañana’. Hay cosas que no se pueden dejar para mañana, porque no se sabe si habrá tal día para uno.[2]

En la iglesia existe una acalorada discusión en cuanto al tema de la Segunda Venida de Jesucristo y el rapto de la iglesia en relación con la tribulación. Existen tres posturas: el rapto antes de la tribulación, el rapto a la mitad de la tribulación y, el rapto después de la tribulación. En la iglesia del Evangelio Cuadrangular encontramos que diferentes líderes sostienen las diferentes posturas. Debemos entender que para cada una de esas posturas cada cual tiene sus razones para sostenerlas. Lo importante en este asunto es que a la final no importa cuándo es que es el momento exacto del rapto, sí es importante estar listos para cualquiera que sea el momento (Mt.24.36.42-46 / Lc.12:35-37).


¿Cuáles son las señales de Su Venida?

Si no queremos ser sorprendidos como el mundo lo será un día, debemos poner cuidado a las señales de Su Venida. La Biblia menciona diferentes señales que de manera especial aparecerán en los últimos días, antes de Su Venida:
·         Habrán guerras y rumores de guerra (Mt.24:6-7). Aunque siempre han habido guerras, podemos esperar que para los últimos tiempos la cantidad y la magnitud de las guerras aumentará.
·         Habrá hambre en diferentes partes de mundo (Mt.24:7). ¿Quién puede creer que en tiempos de tanta tecnología y civilización, haya tanta hambre y tantos problemas e injusticia? Muchos gobiernos lucharán por tratar de solucionar el problema de la pobreza y del hambre que padecen grandes cantidades de personas, pero la solución no será fácilmente encontrada.
·         Habrán temblores y terremotos en gran cantidad y de gran magnitud (Lc.21:11). Los temblores, los cambios ambientales y las catástrofes naturales aumentarán drásticamente en los tiempos antes de la Segunda Venida de Jesús.
·         Habrán pestilencias, enfermedades y muerte (Lc.21:11 / Apoc.6:8). En los últimos tiempos podemos esperar una proliferación de nuevas enfermedades que difícilmente podrán ser controladas.
·         Habrá fenómenos extraordinarios en el firmamento (Mt.24:25-30 / Lc.21:25-26).
·         Habrá grandes engaños al final del tiempo. Surgirán falsos profetas y falsos maestros (Mt.24:4-5 / Hch.20:29-30 / 1Tim.4:1ss). Por el engaño, muchos se apartarán de los caminos de la verdad (Mt.24:11-12 / 2Tes.2:3). Habrá una gran proliferación de doctrinas engañosas (Jud.1).
·         Habrá persecución religiosa (Mt.24:8-10). A raíz de que en los últimos tiempos los humanos tratarán de unir todas las religiones bajo el espíritu de la tolerancia, aquellos que siguen fielmente las verdades de la Biblia serán rechazados y perseguidos.
·         Veremos la predicación del Evangelio a nivel mundial (Mt.24:14 / Mr.13:10). La tecnología y la movilización de la iglesia harán que el Evangelio se predique como nunca antes y que llegue a los rincones más remotos de este planeta tierra.
·         Oiremos muchas noticias de Israel y de los hechos alrededor de Palestina (Mt.24:15-16). Desde que Israel volvió a tener un estado en Palestina, las noticias no dejan de hablar de Israel. Dios cumplirá Sus promesas para con Israel y todo lo que ocurra alrededor de este país es una señal de la pronta venida de Jesús.
·         Habrá tiempos difíciles (2Tim.3:1-5). La vida no será tan fácil. Los desafíos políticos, sociales, económicos y culturales serán de gran magnitud.
·         Oiremos de la aparición de gobiernos dictatoriales (Apoc.17:12-17). Existe hoy día el temor del terrorismo y de aquellos personajes que gobiernan sin escrúpulo.
·         Oiremos hablar a la gente de “paz” y “seguridad” (1Tes.5:1-3). Estas palabras van a estar en boca de todo el mundo, ya sea porque buscan la paz o porque han encontrado una aparente paz.

¿Cómo Debemos Comportarnos Frente a esta Situación?
  • No debemos asustarnos (Mt.24:6 / Lc.21:9 / Mr.13:11-13). Sabemos que todo esto va a venir, pero Dios tiene el control.
  • Debemos conocer las señales del tiempo (Mt.16:2-3 / Lc.12:54-56). Si conocemos las señales no vamos a ser sorprendidos y nos podemos preparar para la Segunda Venida de Jesús.
  • Debemos estar despiertos (Mr.13:23.33.35.37). Velar es el oficio de un centinela que cuida cualquier movimiento del enemigo y se prepara para enfrentar cualquier peligro. No podemos bajar la guardia. El creyente debe cuidar su caminar para que en ningún momento le explote una mina que lo pueda destruir.
  • Somos llamados a levantar las cabezas (Lc.21:28). No es un tiempo para deprimirse, lo mejor está por delante.

 ¿Cómo sucederá en el rapto?

  • Los cristianos se encontrarán con Cristo en el aire. Los que hayan aceptado a Jesucristo como su Señor y Salvador y hayan muerto, resucitarán para encontrarse con Cristo en el aire (1Tes.4:16 / 1Cor.15:52). Los cristianos que estén vivos también serán levantados para encontrarse con el Señor y ascender a los cielos con Él (1Tes.4:17).
  • Nuestros cuerpos serán transformados. Cuando llegue el momento de ascender para encontrarnos con Él, nuestros cuerpos serán transformados y Dios nos dará cuerpos glorificados, cuerpos que jamás morirán (1Cor.15:51-52)

¿A qué nos debe motivar la verdad de la Segunda Venida?

La enseñanza de la ‘Segunda Venida’ de Jesús tiene un valor práctico de grandes dimensiones. Semejante visión debería influir en nuestro diario vivir. Muchos pasajes bíblicos muestran una directa relación entre la esperanza bienaventurada y las diferentes áreas de la vida.[3] Viviendo la vida a la luz de la Segunda Venida de Jesucristo lleva a que vivamos la vida de manera diferente.
·         Leemos del llamado al amor fraternal (1Tes.3:12-13 / Mt.24:48-49 / Rom.12:9.10.17.21). El tema de las relaciones interpersonales y en especial la relación con los demás creyentes en Jesucristo debe ser cuidada.
·         Un asunto de suma importancia es el de la santidad (Rom.13:11-14 / 2Pe.3:11-14 / Col.3:4-5 / 1Jn.3:3). La novia que espera a su novio se viste bien para darle la bienvenida (Ef.4:22-24). La relación personal con Dios debe ser cuidada, odiando lo que El odia y siguiendo Sus mandamientos de todo corazón.
·         La obediencia a la Palabra de Dios lo resume todo (1Tim.6:12). Aunque en todo tiempo el cristiano debe ser un obediente a los mandamientos de Dios, en los últimos tiempos debemos cuidar con total atención nuestra relación con la Palabra de Dios.
·         Estar siempre llenos del Espíritu Santo es la mejor preparación para la venida de Jesús  (Mt.25:1-13 / Ef.5:14-20 / Lc.10:38-42). Ninguna otra cosa nos debería estar estimulando más que estar llenos con el Espíritu Santo, ya que es Él quien nos lleva al verdadero gozo y a la verdadera satisfacción en la vida.
·         Trabajar con nuestras capacidades y talentos nos mantiene enfocados en lo que verdaderamente es de valor eterno (Mt.25:14-30). El Señor nos debe hallar trabajando (Mr.8:38). Aun queda mucho por hacer. Dios quiere ver multitudes de toda nación y lengua en el cielo adorándole a Él y, esas multitudes llegan al cielo porque cumplimos con el llamado a las misiones (Apoc.5:7-14 / 2Pe.3:9). La fidelidad en el servicio a Dios es un tema de importancia para todo seguidor de Cristo. (Hebr.10:24-25 / 2Tim.4:1-2 / Mt.24:45-51). Debemos ser fieles en el servicio cristiano. Dios no quiere que alguien perezca y por eso tenemos el llamado a testificar (2Pe.3:9 / 1Tim.2:1-4 / 1Tes.2:19-20 / Hch.1:8).
Alguien contó una vez la siguiente historia: Un ingeniero ferroviario quería enseñar a su compañero cómo manejar una locomotora en caso de que Jesús regresara y él se fuera en el rapto. El hombre le respondió: ‘no me enseñes cómo manejar la locomotora; enséñame cómo estar listo para el regreso de Cristo’. Dios quiere que cada persona sea salva y esté lista para encontrarse con Él. La oportunidad de ser salvo debe estar a la disposición de todos. Nuestra labor es llevar las Buenas Nuevas de Jesucristo a todos los que aun no le conocen como su Señor y Salvador. No podemos estar pensando solo en nosotros mismos y en nuestra propia salvación.
·         Al velar nos libramos de tantos peligros que en los últimos tiempos tratarán de desviar nuestra atención y fidelidad a Cristo (1Pe.4:7 y 1Pe.5:8 / 1Tes.5:6). “Los cristianos de cada generación son llamados a ser vigilantes mientras permanecen en vela esperando la Parusía, para que su venida no los tome por sorpresa, como un ladrón en la noche. También se nos anima a recordar esta manifestación futura maravillosa para alentarnos en nuestro trabajo presente”.[4]
·         La verdad de la Segunda Venida de Jesucristo debe llevar a que los pastores, los líderes de la iglesia prediquen y enseñen a la iglesia sobre el tema para preparar así a la iglesia para Su retorno, para seguir la santidad y para cumplir la gran tarea encomendada por Jesús.



[1] René Pache, Die Wiederkunft Jesu Christi. Novena Edición, Darmstadt: R. Brockhaus Verlag Wuppertal 1997, P.17.
[2] Comentario al Nuevo Testamento de William Barclay en Mt.24:42.
[3] René Pache, Die Wiederkunft Jesu Christi. Novena Edición, Darmstadt: R. Brockhaus Verlag Wuppertal 1997, P.335.
[4] R.C. Sproul, Las grandes doctrinas de la Biblia. Miami, Fl.: Editorial Unilit 1996, P.305.

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…