Ir al contenido principal

Aprender a escuchar a Dios

“Yo soy el buen pastor; conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí, como también mi Padre me conoce a mí, y yo conozco al Padre. Así que sacrifico mi vida por las ovejas. Además, tengo otras ovejas que no están en este redil, también las debo traer. Ellas escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño con un solo pastor. (Jn.10:14-16) (Nueva Traducción Viviente)

Jn.10:27-28 / Jn.18:37 / 1Sam.3:1-10 / 1Sam.8:5-7 / 1Sam.9:17 / 1Sam.15:10 / 1Sam.16:1-12

Como discípulos de Cristo debemos entender que Dios aun habla hoy día y que Él quiere hablarle a Sus seguidores (Jn.10:15-16 / Jn.10:27-28 / Jn.18:37). Según las enseñanzas de Jesús Sus ovejas oyen Su voz  (Jn.10:27 / Jn.10:3). Para Jesús es normal que un discípulo de El oiga Su voz y le siga. Dios nos habla a través de Su Palabra, a través de sermones, por medio de otros cristianos, por medio del don de profecía, por medio de libros, tratados, grabaciones, música cristiana, etc. En todo nos quiere hablar de manera muy personal. Oír Su voz es un privilegio y por eso debemos aprender a escuchar la voz de Dios con claridad y luego obedecer lo que nos diga que hagamos.


La vida y el ministerio de Jesús:

Cuando estudiamos la vida de Jesús observamos que Él mismo vivía y ministraba en una total dependencia de Su Padre y no hacía nada sin primero haber puesto atención a la voz de Su Padre (Jn.5:30). Esa comunicación entre el Padre y el Hijo fue el secreto del éxito de Jesús en todo lo que hizo sobre la tierra (Jn.5:19-20). Creemos que el secreto del perfecto ministerio sanador y libertador de Jesús fue porque hizo todo por medio de revelación.

Si somos ministros de Dios y si estamos buscando la clave para un ministerio fructífero, entonces aquí encontramos la clave: ‘La forma más efectiva para suplir las necesidades de los que están a nuestro alrededor es que Dios nos diga cuál es la verdadera necesidad y que nos revele la solución’ (John y Sonja Decker su libro Haciendo lo que Jesús Hizo).

El ejemplo de Samuel:

Es interesante notar que el ministerio del profeta Samuel tiene como característica el escuchar la voz de Dios. Su ministerio comenzó con que debía aprender a oír la voz de Dios y fue esa habilidad la que marcó el ministerio de este profeta (1Sam.3:1-10). Otros momentos en los que la voz de Dios fue importante en la vida y ministerio de Samuel son: 1Sam.8:5-7 / 1Sam.9:17 / 1Sam.15:10 / 1Sam.16:1-12.

En el caso de nosotros:

Igual cómo Dios habló y dirigió a Samuel Dios nos quiere dirigir hoy a nosotros en la vida y en especial en el ministerio al cual Él nos ha llamado. Para eso debemos aprender a entender Su voz y Sus indicaciones (Sal.32:8-9). Debemos comenzar haciendo la misma oración que Samuel hizo al principio de su vida y ministerio: ‘Habla Señor que tu siervo oye’. Recordemos que nuestra vida con Cristo comienza con que primero oímos la voz de Dios, y cuando la oímos entonces respondemos a ella (Apoc.3:20).  Al endurecer el corazón y no poner atención a las indicaciones de Dios para nuestra vida perdemos grandes oportunidades y bendiciones  (Hebr.3:7-8). 

Tenemos que admitir que algunas personas han abusado de esta verdad y bajo la disculpa de que Dios les habló, cometen barbaridades y se desvían de la verdad Bíblica. A raíz de esos abusos hay quienes argumentan que Dios ya no habla directamente a la gente  (como lo vemos en las Escrituras), sino que todo lo que hay que saber de la voluntad de Dios está en la Biblia. A eso contestamos:
  • La Biblia es la Palabra de Dios y nada se le puede quitar ni añadir.
  • La Palabra de Dios es clave para entender la voluntad de Dios, y a través de ella normalmente oímos la voz de Dios que nos instruye, corrige, dirige, protege (2Tim.3:16-17).  El Espíritu Santo nos ilumina y nos revela la Palabra de Dios, por eso debemos leerla y estudiarla diligentemente.
  • Pero también tenemos que aceptar que el Espíritu Santo hoy nos  “revela”  cosas que son de importancia y ayuda para nuestro avance en el crecimiento espiritual y en la ejecución de Su obra en la tierra  (Ef.1:17-23 / Hch.16 – vea como dirige Dios a Pablo a ministrar en Europa). De ninguna manera son esas revelaciones comparables con el canon de las Escrituras y siempre deben ser examinadas a la luz de la Palabra de Dios.

Dios ha estado hablando y sigue hablando (Jn.10:15-16 / Jn.10:27-28 / Jn.18:37)

Una vez que hemos establecido que la Biblia es la Palabra de Dios y que es la autoridad absoluta y final, no podemos negar que Dios puede hablar a la gente de otras maneras. Dios ha estado hablando a la gente desde el principio de la historia humana, directa e indirectamente. Existen varias maneras cómo Dios ha hablado y habla a los seres humanos:
  • Dios habla a través de la creación, nos anuncia Su majestad y Su inteligencia y toda la humanidad deberá responder a su Creador  (Sal.19:1-6 / Sal.104 / Ecl.3:11 / Hebr.11:3 / Col.1:15-17 / Rom.1:19-20 / Hch.14:15-17). 
  • Dios habla a través de la historia  (Sal.66:5-7 / Sal.136:10-25). 
  • En la conciencia humana (Rom.2:14-15).
  • En las Escrituras - La Biblia  (Rom.10:17 / 2Tim.3:16 / Lc.16:29).
  • En el Hijo de Dios – Jesucristo  (Hebr.1:1-2 / Jn.17:3 / Jn.12:45 / Jn.14:7,9).
  • A veces Dios se dirige a la gente a través de una voz inaudible o en sueños, visiones, etc. en su corazón  (1Re.11:12 / Is.30:21 / Hch.10:9-12 / Hch.16 / Hch.13:1-3).
  • En algunos casos leemos que hay una experiencia interna emocional que nace en el corazón de Dios y que son señales de un impulso divino (Hch.17:16 / Ex.32:19-20 / Sal.69:9 / Sal.119:136).
  • Dios también usa los milagros y las señales para traer convicción de Su presencia (2Re.2:15 / Hch.13:12 / 1Cor.14:5.22-26).
  • Además tenemos los dones espirituales que Dios usa para dirigirse a nosotros. En especial estamos hablando de los dones de revelación como son el don de conocimiento, el don de sabiduría y el don de discernimiento (1Cor.12:7-11).
o   Palabra de Conocimiento: El mensaje de conocimiento es una revelación divina originada en Dios y es un conocimiento sobrenatural sobre situaciones pasadas o presentes de las que Dios nos hace estar conscientes. Este conocimiento es comunicado espontáneamente de Dios al hombre, a través del Espíritu Santo, para traer claridad, plenitud y restauración a las vidas de los presentes.
o   Palabra de Sabiduría: La palabra de sabiduría es una revelación divina de Dios revelando al hombre Sus planes y mejor curso de acción para una situación determinada.  Esta sabiduría es comunicada espontáneamente de Dios al hombre, a través del Espíritu, revelando cómo proceder con el conocimiento que Dios nos dio.  Provee plenitud, restauración, paz y/o fortaleza para sobreponerse en tiempos de incertidumbre, prueba, persecución o peligro.
o   Discernimiento de espíritus: La percepción sobrenatural para distinguir la fuente de la actividad espiritual.  Claramente revela si la actividad es divina, humana o de origen demoniaco.

Todas esas maneras en que Dios nos dirige la palabra son válidas para comunicarse con nosotros y aun son válidas hoy día. Jesús hace un llamado a oír si es que tenemos oídos (Mt.11:15 / Mt.13:9).  Aunque Dios hable, no quiere decir que todos entienden lo que Él está comunicando y si entendemos lo que Dios nos dice no quiere decir que vamos automáticamente a obedecer a esa voz (Stg.1:21-25). Así que no solo se trata de aprender a oír Su voz sino también a responder con obediencia a lo que Él nos dice.

¿Cuándo habla Él?

Cuando esperamos que Él hable y cuando nos colocamos en posición de escuchar. Cada uno de nosotros escuchará al Espíritu Santo en diferentes maneras dependiendo de nuestras expectativas, nuestra experiencia, y lo que creemos. Todos los creyentes pueden aprender a escuchar la voz del Espíritu Santo.
  • Dispóngase a oír lo que Dios le quiere decir (1Sam.3:9-10)
  • Jesús enseña que debemos tener un genuino interés por oír lo que Él nos tiene que decir (Mr.4:21-25).

Manos a la obra:

Recuerde:

  • El Señor está hablando hoy (Jn.10:15-16 / Jn.10:27-28 / Jn.18:37)
  • Hay que aprender a escuchar la voz de Dios – es un proceso (Jn.16:13-15 / Jn.5:19-20).
  • Dios habla de diferentes maneras (Hch.8:26-31 / Hch.9:10-12 / Hch16:7-10 / Hch.17:16 / Hch.18:9-11)
  • Cuando Escucha algo de parte de Dios, entonces anótele rápidamente (Escrituras, palabras, frases, símbolos, cuadros o imágenes, etc.)
  • No olvide que el oír solamente no sirve, hay que obedecer los impulsos y las lecciones que Dios nos enseña.
  • ¿Qué si no estamos seguros de que es Dios el que nos está hablando? Se nos permite cometer errores, especialmente si estamos aprendiendo a escuchar la voz de Dios. Por eso es tan importante practicar escuchar la voz de Dios. Hable con Dios durante los tiempos devocionales, las oraciones, la lectura de la Biblia, en la adoración. Espere que Él responda.

ESCUCHANDO A DIOS

Lea el capítulo cuatro del libro ‘HACIENDO LO QUE JESÚS HIZO’ de John y Sonja Decker buscando detalles e ilustraciones de cómo escuchar a Dios.

Practicando

 Prepárese a oír a Dios:
  • Comience en oración, poniendo el tiempo en las manos del Espíritu Santo.
  • Use el tiempo de práctica orando y escuchando al Espíritu Santo. Escuche a Dios en cuanto a qué es lo que Dios le quiere decir a la persona en la ‘SILLA CALIENTE’ - un participante a la vez.
  • La necesidad de la persona en la ‘SILLA CALIENTE’ puede ser de naturaleza física, emocional, o espiritual. Las cosas que se compartan deben permanecer confidenciales. La persona en la ‘SILLA CALIENTE’ no debe revelar detalles del asunto, solo debe nombrar el área en la que requiere dirección de parte de Dios.
Escuchar a Dios – práctica en grupo
  • Coloquen a las personas, una a la vez, en una silla (la “silla caliente”) en medio de la reunión.
  • Permitan que la persona en la silla comparta muy brevemente su necesidad personal de oración.
  •  Informe a la persona que no entre en detalles. Esto es muy importante.
  • Desde este momento en adelante, es importante que la persona permanezca en silencio hasta que cada uno haya tenido la oportunidad de escuchar a Dios.
  • Cada persona debe participar, permitiendo al Espíritu Santo dar respuestas espontáneas a la necesidad urgente de la persona en la ‘SILLA CALIENTE’
  • Comiencen orando por la persona, colocando las manos sobre su espalda y orando en lenguas y siendo sensibles a la voz de Dios.
  •  Cuando una persona comienza a escuchar a Dios, debe sentarse y anotar brevemente sobre una hoja cualquier impresiones recibidas.
  • Cuando cada uno haya anotado algo, cada persona, una por una, debe comenzar a compartir lo que haya percibido que el Señor esté diciendo sobre la necesidad.
  • Después de que cada uno haya compartido, pregunten a la persona si lo que se le compartió confirma algo que ya sabía. Permita que la persona confirme si el grupo está escuchando a Dios.
  • Después de que la persona siendo ministrada dé retroalimentación, terminen orando por la persona, de acuerdo con las impresiones y revelaciones - de acuerdo a lo que ella confirmó haber escuchado de parte de Dios.
  • La siguiente persona con una necesidad apremiante se puede sentar en la silla y, vuelvan a seguir el proceso desde su comienzo.

Finalicen la práctica con acción de gracias y alabanza por lo que Dios hizo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…