Ir al contenido principal

Guiando la gente a Cristo

El Espíritu del SEÑOR está sobre mí, porque me ha ungido para llevar la Buena Noticia a los pobres. Me ha enviado a proclamar que los cautivos serán liberados, que los ciegos verán, que los oprimidos serán puestos en libertad, y que ha llegado el tiempo del favor del SEÑOR. (Lc.4:18-19) (Nueva Traducción Viviente)

Lc.7:22 / Mt.11:5 / Lc.19:10 / Lc.5:32 / Mt.18:11 / Mt.9:35-38


Una de las tareas de Jesús sobre la tierra y para la cual Jesús fue ungido era la de predicar las Buenas Nuevas a la gente (Mt.11:5). El llamó a sus discípulos para hacer de ellos pescadores de gente (Mt.4:19). Dios quiere que todos lleguen al conocimiento de la verdad y que sean salvos (1Tim.2:1-4). Jesús envió a los discípulos que estaba entrenando a hacer lo mismo que Él estaba haciendo - Él veía la gran cosecha que debía ser recogida, quería que Sus discípulos se involucraran en la cosecha (Mt.9:35-38) y, quería que sus discípulos predicaran a la gente el mensaje del Reino de Dios con poder (Mt.10:7). Cuando Jesús está finalmente listo a partir y regresar donde Su Padre se dirige a sus discípulos y les encarga lo que llamamos la gran comisión (Mt.28:18-20 / Hch.1:8). Esta comisión no es solo para algunos pocos especialistas, sino para todos aquellos que son Sus discípulos. Todos llegamos a ser Sus embajadores y todos somos llamados a predicar el mensaje de la reconciliación (2Cor.5:18-21 / Hch.1:8).



·         Dios nos ha dado un mandamiento de ir por todo el mundo y de hacer discípulos de Cristo en todas las naciones (Mt.28:18-20). Esta gran comisión estuvo y está dirigida a todos los seguidores de Cristo.
·         El deseo de Dios es que nadie se pierda, sino que cada humano tenga la oportunidad de oír el Evangelio y que llegue al conocimiento de la verdad (1Tim.2:1-4). Para cumplir con ese deseo es necesario entender que los seguidores de Cristo tienen la obligación de hacer su parte en compartir el Evangelio con la gente (Mr.16:15-17).

Para poder correr con la visión y ser parte del gran proyecto de salvación de Dios en el mundo, debemos entender primero en qué consiste la visión de Dios, como también debemos entender nuestra responsabilidad como individuos y como iglesia en el plan de Dios.



La visión de Dios
Un día veremos en el cielo gente de todos los pueblos, razas y naciones, adorando al único y verdadero Dios, Creador del cielo y de la tierra (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:8-14 / Rom.11:25).


El hombre sin Dios está perdido
El hombre anda perdido y se perderá eternamente si nadie le dice como salvarse (Rom.1:18-23 / Rom.3:19-23). Si el hombre no toma la decisión correcta durante la vida en este mundo, entonces se pierde eternamente (Lc.16:19-31).


El amor de Dios por los perdidos
Dios tiene gran pasión por la gente perdida y necesitada de un rescate. Antes de que Jesús ascendiera al cielo mostró una gran preocupación e interés por las ovejas sin redil (Jn.10:15-16 / Jn.12:32). El amor de Dios por los humanos es la razón del por qué Dios envió a su hijo Jesucristo a este mundo (Jn.3:16) y la razón del por qué manda una y otra vez a los cristianos a predicar el Evangelio en todo el mundo (Jonás / Hch.13:1-3 / Mt.9:35 a Mt.10 / Hch.1:8 / Lc.15).


Solo hay un camino
Hay una diferencia entre religión, religiosidad y Evangelio. La religión no es más que el esfuerzo del hombre que trata de superarse por sus propios medios. El Evangelio dice que: Dios viene a rescatar a los humanos ofreciéndoles vida eterna por gracia (Ef.2:8-10). No hay otro nombre en el cual hay salvación fuera de Jesús (Hch.4:12).


El Espíritu Santo está muy interesado en el cumplimiento de la tarea encomendada
El Espíritu Santo llama a las misiones (Hch.13:1-3). El Espíritu Santo es el poder de Dios que los discípulos de Cristo requieren para así ser capaces de hacer las mismas obras que Jesús hizo (Jn.14:12-28 / Hch.1:8 / Lc.24:49).


El mandamiento de Dios
Antes de que Jesucristo ascendiera al cielo habló con sus discípulos y les encomendó una tarea que revela la voluntad de Dios para la iglesia en todos los tiempos (Mt.28:18-20 / Hch.1:8 / Mr.16-20:15 / Lc.24:46-49 / Jn.20:21-23).


¿Cómo puede cada creyente involucrarse personalmente en el evangelismo y en las misiones?
  • Investigar  (Jn.4:34-38)
  • Interceder (Mt.9:35-38 / 1Tim.2:1-4)
  • Invertir (Malq.3:10 / 2Cor.9:6-15 / Filp.4:10-20 / Ex.35:4-5.20-22 / Ex.36:2-5 / Ex.40:33-38)
  • Intervenir – Vaya y haga lo que Jesús hizo (Mt.28:18-20 / Mt.10:5)



Manos a la obra
Una de las maneras efectivas para compartir el Evangelio a otra gente es usando el testimonio personal de cómo llegamos a conocer a Jesucristo. Dios nos llama a ser testigos (Hch.1:8). Lo que Dios hizo en nuestra vida nadie lo podrá poner en duda. La realidad del cambio que he experimentado por el poder de Dios es una herramienta poderosa para ayudar a otros a entender que Dios es un Dios vivo y que salva. Debemos estar preparados para compartir nuestro testimonio en cualquier momento. El Espíritu Santo utilizará nuestro testimonio para impactar a la gente a nuestro alrededor y para llevar a los pre-cristianos a que pregunten qué es lo que deben hacer para conectarse con Dios (Hch.2:37-38 - Hermanos,  ¿qué debemos hacer?… Arrepiéntanse y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados… les contestó Pedro…,  y recibirán el don del Espíritu Santo’).

Una vez que compartimos nuestro testimonio personal debemos estar preparados para guiar a las personas que quieren ser salvas en una oración para recibir a Cristo (Hch.16:30-33).

Adquiera una copia del libro ‘Haciendo lo que Jesús Hizo’ y utilice las recomendaciones en el capítulo uno para preparar su testimonio.


1 Pedro 3:15 – ‘Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. Pero háganlo con gentileza y respeto’.


*****

Preparándonos para la obra del ministerio

Escriba un testimonio conciso y simple de cómo usted personalmente conoció a Jesucristo (Que el testimonio pueda darse en cinco minutos). Incluya estos hechos esenciales en su testimonio:
  • Cómo era usted antes de entregar su vida a Cristo.
  • Mencione la situación o persona que lo motivó a mirar a Dios.
  • Cite la clase de oración que hizo para recibir a Cristo, incluyendo el arrepentimiento de sus pecados.
  • Haga referencia de las cosas positivas que le han sucedido desde que entregó su vida a Cristo.
  • Incluya una afirmación final que invite a los que le escuchan al punto de decidir orar una oración de arrepentimiento y recibir a Cristo.


Practique el compartir su testimonio:

·         Dramatice/practique con otra persona en su grupo. Esta práctica nos ayudará a estar preparados cuando se nos presenten las situaciones reales en la vida.

·         La persona con la cual está practicando comienza y comenta diciendo algo así como:
“Cómo es usted de “diferente” a la mayoría de las personas, usted es alguien que ayuda más, que es más positivo, feliz, amoroso, pacífico, paciente, amable, etc.
OTRO EJEMPLO: ‘Veo que usted es diferente a los demás colegas, usted no maldice cuando algo le sale mal en el trabajo’.


  • Si usted recibió a Cristo como ADULTO, responda diciendo…  Yo no siempre he sido así.” “Tuve un encuentro con Dios que cambió mi vida”. “¿Me permite contarle mi historia?” 
  • Si usted recibió a Cristo como un NIÑO, responda diciendo…Conocí a Cristo siendo niño, y esto  marcó mi vida desde entonces. ¿Me permite contarle mi historia?


  • Use su testimonio personal. Al presentar su testimonio use el siguiente orden.



“Mi vida antes de conocer a Jesucristo era…” (Escriba a continuación en un par de frases cómo era usted antes de entregar su vida a Cristo y use esa realidad suya del pasado para comenzar a compartir su testimonio)
___________________________________________________________________________________________________________________________________

 “La razón principal por la que busqué a Dios fue…” (Aquí usted anota la situación o persona que lo motivó a mirar a Dios y siga diciendo…)
___________________________________________________________________________________________________________________________________

 “La oración que cambió mi vida fue más o menos así…” (Ahora anote la oración que hizo para recibir a Cristo, incluyendo el arrepentimiento de sus pecados y siga diciendo…)
___________________________________________________________________________________________________________________________________

 “Desde entonces, han sucedido toda clase de cosas. Por ejemplo…” (Anote aquí las cosas positivas que le han sucedido desde que entregó su vida a Cristo y siga diciendo…)
___________________________________________________________________________________________________________________________________


Dígale finalmente a la persona: “Él hizo todo esto por mí, y Él lo hará también por usted.  ¿Le gustaría invitar a Jesucristo a entrar a su vida ahora? (el ‘pre-cristiano’ responde diciendo: Si)


Entonces oremos juntos: (Guie ahora la persona, a la que le compartió su testimonio, en la oración de entrega)
¨Jesucristo, ven a mi vida.  Me arrepiento de mis pecados.  Perdóname por lo que he dicho y hecho que no ha estado bien. Te recibo como mi Salvador y Señor. Gracias por perdonarme. Amén.”


Después de ganar confianza practicando, compartiendo su historia con amigos creyentes, ore por oportunidades para compartir su “testimonio en el lugar de trabajo” con pre-creyentes cristianos.  El Señor le dará muchas oportunidades para guiar gente a Cristo. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…