Ir al contenido principal

¿Quién es Jesús (segunda parte)

Muchos piensan que Jesús es solo un buen profeta, un buen maestro, una buena persona y, frecuentemente niegan su deidad y su poder. La realidad es que Jesús no fue solo humano. Y aunque para nosotros es difícil entenderlo en todo su espectro, Jesús fue todo Dios y todo humano. Esa fue una manera muy especial como Dios mostró su amor e interés por los humanos. Definitivamente, Jesús es especial, Él es el Hijo de Dios, el Rey de los judíos, nuestro Salvador, nuestro todo.

¿Cuáles son algunas de las características predominantes que nos revelan que Jesús es especial y que por eso sigue impactando el mundo? Aquí menciono algunas de ellas:




• EL NACIMIENTO DE JESÚS ES ÚNICO. Ninguna religión, fuera de la cristiana, puede mostrar un hecho histórico como es la venida de Jesús a esta tierra (Mt.1:18-25). El nacimiento de Cristo fue diferente a los demás nacimientos. Fue anunciado 700 años antes de que naciera (Is.7:14 / Os.11:1>Mt.2.15 / Jer.31:15>Mt.2:17 / Is.11:1>Mt.2:23 / Is.9:1-2>Mt.4:15-16). Así como fue profetizado, Jesús nació de una virgen en Belén (Mt.1:22-23). El nacimiento de Jesús se caracteriza además porque Cristo vino para pagar por nuestro rescate (Mt.1:21).


• Si hay algo que distingue a Jesús de manera especial es que, aunque fue tentado, como lo es cada humano, Jesús nunca cedió a las ofertas del diablo y del mundo para desobedecer a Dios y Sus mandamientos (Mt.4:1-11 / Jn.8:46). Nuestro Señor JESÚS VIVIÓ UNA VIDA DE TOTAL INTEGRIDAD (1Pe.1:19 / 1Pe.2:22 / Isa.53:9 / Jn.18:23 / Jn.18:38 / Lc.23:41).


• Su ministerio se caracterizó, no solo por buenas predicas que retaban al formalismo religioso existente en aquellos días (Mt.7:28-29), sino que también vemos a un JESÚS MINISTRANDO CON PODER. Su ministerio estaba acompañado de sanidades, milagros y liberaciones. Jesús no es solamente un buen predicador, quien con Sus palabras convence a los oyentes - El es Sabiduría de Dios y poder de Dios (1Cor.1:24).


• JESÚS RESUCITÓ DE ENTRE LOS MUERTOS y su resurrección es el sello de Su campaña salvadora. La resurrección de Jesús es una de las dos verdades claves de la doctrina cristiana. Si Jesús solamente hubiera muerto y no hubiera resucitado, no habría esperanza de una vida eterna en el cielo. Jesús simplemente hubiera sido un mártir y no hubiera sido el Hijo de Dios (1Cor.15:3-4.14.17/ Rom.1:3-4 / Hch.1:21-22 / Hch.17:18).

CELEBREMOS EN ESTA NAVIDAD A ÉSTE JESÚS, AL SEÑOR DE SEÑORES, AL REY DE REYES, AL ETERNO DIOS TODOPODEROSO y permitamos que su enseñanza y su ministerio transformen nuestra vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…