Ir al contenido principal

Prosperidad y victoria


Cuando un nuevo año comienza deseamos que el nuevo año sea mejor que el pasado y que prosperemos en todo. No  hay nada malo en tener ese deseo. Creo que es natural que pensemos así y es además el deseo de Dios que prosperemos y lleguemos a ser todo lo que Él quiera que seamos. Dios es bueno y el quiere cosas buenas para nosotros (Jn.10:10 / Jn.6:33 / Jn.6:51 / Mt.18:11 / Jos.1:8 / Sal.1:1-3). Sin embargo, lo que sí me parece importante es cómo pensamos que podemos llegar a experimentar el éxito y la prosperidad esperados. Hay quienes desean que por arte de magia o por practicar ciertos ritos o con simple confesar lo contrario a lo que temo, entonces todo salga bien. Quiero anotar a continuación algunos de los consejos que nos da la Biblia y que nos ayudan a vivir una vida de victoria y prosperidad en las áreas espiritual, emocional, física y aun materialmente:


  1. Prosperidad viene si tomamos en serio la Palabra de Dios y si nos enfocamos en obedecer los mandamientos de Dios (Jos.1:8 / Sal.1:1-3 / Sal.119 / 2Tim.3:16-17).
  2. La Biblia dice que el que encubre sus pecados no prosperará, más el que los confiesa y se aparta de ellos recibirá misericordia (Prov.28:13 / Sal.32:3-5 / Mt.23:25-28 / Sal.51 / 2Cron.7:13-14 / Jos.6 y Jos.7 / 2Tim.2:21-26 / 1Cor.11:28.34). Los que andan en integridad son protegidos (Prov.2:2-9)
  3. Confianza en Dios lleva a una vida próspera (Prov.28:25 / Sal.84:12 / Jer.17:7-8 / Sal.146:5 / Sal.20:7 / Sal.33:16-17 / Prov.21:31 / Is.31:1 / Prov.11:28). Si nuestra confianza descansa en hombres, en sistemas, en símbolos (aun cristianos – 2Sam.4), u otros poderes y no en DIOS, entonces no prosperaremos (Jer.2:37 / 2Sam.4 / Jer.10:21). El poner la confianza en nuestras habilidades y fuerzas, y dejar de confiar de todo corazón en Dios, seguir a otros dioses, confiando en ellos para nuestro bienestar, todo esto se nos vuelve una trampa que acaba con todo lo que Dios nos ha dado o nos quiere dar (Dt.8:1-20). Cuando dependemos de la gracia y de la soberanía de Dios, entonces se manifiesta el poder de Dios en y a través de nosotros, esto, a pesar de las limitaciones y debilidades que podamos tener o experimentar. Se trata de aceptar los límites que tenemos y confiar totalmente en la gracia, es en ese momento de dependencia total de Dios que el poder de Dios se manifiesta a través de nosotros (2Cor.12:8-9 / 2Cor.13:4 / Gal.3:5). José prosperó porque Dios estaba con él (Gn.39:2-3 / Hch.7:9-10 / Gn.50:19-20). Vea otros ejemplos: Abraham (Gn.21:22), Isaac (Gn.26:24-28), Jacob (Gn.28:15), David (1Sam.18:14), Israel y los cristianos (Is.41:10 / Jer.15:20 / Mt.1:23 / Hch.4:33). Dios resiste al orgulloso, pero le da gracia a los humildes (Stg.4:6 / 1Pe.5:5).
  4. Buscar primero las cosas del Reino de Dios produce prosperidad (Mt.6:33). Poner el Reino de Dios en primer lugar significa hacer a Dios el Señor de nuestros pensamientos, de nuestros sueños y deseos, servirle a Él de todo corazón, trabajar para que nuestro carácter cambie a la imagen de Jesús y buscar obedecer a Dios en todo. Las cosas materiales, y aun nuestra propia vida, deben estar en segundo plano. Los intereses de Dios y Sus mandamientos deben ser el centro de nuestro pensar, soñar, actuar. Dios se ha comprometido a preocuparse por lo que nosotros muchas veces estamos tan preocupados; esto ocurre si no le atamos las manos al tomar nosotros las riendas de las cosas por las cuales Él se quiere preocupar (1Re.3:11-13 / 2Cron.1:7-12 / 2Cron.31:20-21 / Prov.3:9-10 / Hag.1:2-11 / Jn.6:27).
  5. Generosidad produce prosperidad (Prov.11:25 / Prov.28:27 / Is.58:7-11 / Mt.25:34-35 / Dt.15:10). El mundo nos enseña que retener lo más que se pueda es la manera cómo es que podemos obtener. La Biblia nos enseña que si somos generosos y si damos libremente a Dios y al necesitado, dinero, emergía, tiempo, palabras de aliento, etc., entonces más recibiremos de Dios para poder volver a bendecir a otros. Generosidad nos libera de la esclavitud a las cosas materiales, nos ayuda a tener la correcta actitud frente a las riquezas materiales y multiplica el verdadero gozo (Lc.6:38 / Prov.3:9-10 / Prov.19:17 / Mt.10:42 / 2Cor.9:6-8 / Filp.4:17-19).
  6. Trabajo diligente lleva a la prosperidad (Sal.128:2 / Prov.13:4 / Prov.12:11 / Prov.12:24 / Prov.14:23 / Prov.28:19 / Gn.3:19 / Ef.4:28 / 1Tes.4:11-12 / 2Tes.3:8 / Prov.6:6-11).
  7. Dios tiene el control. Dios no solamente es quien da, sino también aquel quien puede quitar (Job 1:21 / Job 2:10 / Gn.30:2 / Gn.45:5 / Is.45:7). En el caso de Job notamos que él reconoció la soberanía de Dios y la total autoridad que Dios tiene sobre todo lo que tenemos y lo que somos y, aunque haya agentes intermediarios que pueden ser los que actúan, la última palabra la tiene Dios. Dios solo puede quitar lo que Él en algún momento dio. El creyente y la persona que ama a Dios aprende en momentos de pérdida a amar a Dios por lo que Él es y no solo por lo que Él puede dar. Definitivamente todo lo que sucede en el mundo y en la vida de cada persona está bajo el control de Dios (Sal.135:6 / Dt.4:34-35). A los que siguen a Dios cualquier experiencia o circunstancia es finalmente para su beneficio (Rom.8:28). El Señor también se vale de las dificultades para cumplir Sus propósitos y planes. Para lograr propósitos divinos (Gn.45:5-8 / Gn.50:20). Para desarrollar nuestro carácter (Rom.5:3-4 / Rom.8:35-37 / Stg.1:2-3 / Hebr.12:10-11). Un ejemplo del control de Dios sobre las circunstancias se ve en 2Re.6 y 2Re.7. Por el juicio de Dios en Samaria, había una hambruna en el país. Al mismo tiempo, los sirios estaban sitiando a Samaria, así que los suministros alimenticios no podían entrar a la ciudad. Como resultado, una cabeza de burro tenía el valor de ocho piezas de plata. En el tiempo de un día Dios suministró a la gente de Samaria lo que necesitaban. De repente abundaba la comida y una cabeza de burro perdió todo su valor.
  • LEA CADA UNA DE LAS CITAS ANOTADAS EN ESTA REFLEXIÓN Y SAQUE SUS PROPIAS CONCLUSIONES

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…