Ir al contenido principal

JESÚS: "Dejen que los niños vengan a Mí"

"Entonces le trajeron algunos niños para que pusiera las manos sobre ellos y orara; y los discípulos los reprendieron. Pero Jesús dijo: Dejad a los niños, y no les impidáis que vengan a mí, porque de los que son como éstos es el reino de los cielos. Y después de poner las manos sobre ellos, se fue de allí" (Mt.19:13-15) LBLA

  • Para Jesús los niños no son un estorbo y no le molestan en ningún momento (Mt.19:13-14 / Mr.10:14 / Mt.18:10). Jesús está siempre interesado en la generación joven - Él ora por ella y les da promesas de bendición (Gn.15:18 / Gn.17:7-8 / Juec.13:7 / 1Sam.1:11,22,24 - 1Sam.2:18 / ). Advertencia: Que nosotros no seamos sorprendidos y descubiertos como quienes estorban a los niños en el proceso de acercarse a Dios o que ellos sean impedidos en venir a Jesús por no enseñarles debidamente y a tiempo los caminos de su Creador. Peor aun si hacemos que estos pequeños que confían en Dios tropiecen y caigan en pecado - la aflicción que nos espera es seria (Mt.18:6-7 / Mr.9:42 / Lc.17:1-2 / Rom.14:13,21 / 1Cor.10:32-33 / Ef.6:4 / Col.3:21).
  • Jesús usa a los niños como ejemplo de humildad, dependencia, inocencia y sencillez (Mt.19:14 / Mt.11:25 / Mt.18:3 / 1Pe.2:1-2 / 1Cor.14:20 / Rom.16:19). Los niños no se creen sabios y sabelotodo, sino que son personas que están abiertas a aprender, a ser instruidos (Mt:11:25 / 1Pe.2:1-3). Esta actitud debe marcar siempre nuestra vida y relación con Cristo.
  • Ser como un niño en actitud no significa ser infantil o inmaduro. Dios nos llama a ser gente madura en cuanto a la comprensión de los asuntos espirituales - en cuanto a los asuntos relacionados con nuestra relación con Dios y la vida piadosa. PERO se espera que en actitud seamos humildes y dependientes de Dios, dispuestos a aprender y prestos a vivir alejados del pecado (1Cor.14:20 / 1Cor.3:1-2 / 1Cor.13:11 / Ef.4:14-15 / Filp.1:9 / Hebr.5:12-13 / Hebr.6:1-3 / 2Pe.3:18 / Sal.119:99).
  • La generación de padres está llamada a instruir, enseñar, formar a la nueva generación para que teman a su Dios y Creador y Salvador - lo debemos hacer con paciencia, sabiduría, visión, verdadero amor y con responsabilidad (Dt.6:7 / Dt.4:9-10 / Dt.11:19 / Gn.18:19 / Ex.12:26-27 / Sal.78:4-6 / Sal.71:18 /Sal.78:4-7 / Prov.19:18 / Prov.22:6 / Ef.6:4 / 2Tim.1:5 / 2Tim.3:15 / Hebr.12:7-10).

CONSIDERACIONES

Se estima que actualmente alrededor del 30% de la población latinoamericana es menor de 15 años de edad. Esta no es solamente una estadística. Esto muestra un desafío misionero y ministerial que tenemos en Latino-América.

¿Qué estamos haciendo actualmente como iglesia para alcanzar y discipular a esta generación? ¿Tenemos un plan claramente delineado para invertir los valores cristianos en esta generación? ¿Refleja el presupuesto de nuestra iglesia que los niños y jovenes sí son importantes? Reflejan nuestras edificaciones que los niños sí tienen un lugar importante en nuestra iglesia? ¿Estamos preparando debidamente a obreros para este campo misionero y ministerial?

  • OREMOS por obreros íntegros, con buena reputación, conocedores de la Palabra de Dios y llenos del Espíritu Santo que van a trabajar en este campo ministerial.
  • OREMOS por los niños y adolescentes que sean protegidos de las influencias del humanismo, de la rebelión, de los valores anti-cristianos. Que sean protegidas sus vidas, sus almas.
  • OREMOS para que en las iglesias los niños encuentren amigos sanos y padres que los aman y los guíen por los caminos de la Verdad.
  • OREMOS por las familias. Que la familia sea fortalecida con los valores cristianos. Que los adultos sean un ejemplo que impacta las vidas de los niños y adolescentes para vida.
  • OREMOS para que en las iglesias se establezcan (o se fortalezcan) planes/procesos sólidos y sanos de discipulado de niños y adolescentes.

Nicolás von Zinsendorf (1700-1760), quien fue grandemente influenciado en su niñez por el movimiento pietista propagado en su momento por la universidad de Halle (Alemania) desarrolló una pasión por la gente no alcanzada con el Evangelio y que vivía en otros lugares del mundo. Siendo todavía niño, la pasión de Zinsendorf fue extraordinaria. A los 10 años de edad fundó un club con sus amiguitos. Este club fue llamado "La orden de la semilla de mostaza"; y tenía como objetivo la piedad personal, la ayuda a damnificados, la unidad cristiana y la evangelización del mundo. Zinsendorf llegó a visitar el Caribe e inspiró en muchos una gran preocupación por las personas necesitadas de Cristo. Muchos de los que fueron inspirados por Zinsendorf llegaron a establecer obra evangélica en el Caribe, en la India, en la Guyana Holandesa, en los EEUU, en Nicaragua.
.

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

¿Qué significa andar en la luz?

“Y este es el mensaje que hemos oído de El y que os anunciamos: Dios es luz, y en El no hay tiniebla alguna. Si decimos que tenemos comunión con El, pero andamos en tinieblas, mentimos y no practicamos la verdad; mas si andamos en la luz, como El está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a El mentiroso y su palabra no está en nosotros” (1Jn.1:5-10) LBLA
El llamado es claro: debemos caminar en la luz para poder tener comunión con Dios y para poder también tener comunión los unos con los otros (1Jn.1:3-7). ¿Pero que significa caminar en la luz si no soy perfecto y tengo pecado? Además se me dice que si no admito que tengo pecado me estoy engañando a mí mismo. ¿Cómo …