Ir al contenido principal

Creciendo en Gracia

"Por tanto, amados, sabiendo esto de antemano, estad en guardia, no sea que arrastrados  por el error de hombres libertinos, caigáis de vuestra firmeza; antes bien, creced en la  gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A Él sea la gloria ahora y  hasta el día de la eternidad. Amén" (2Pe.3:17-18) LBLA

Creciendo en Gracia y en Conocimiento de Dios - Lecciones de vida en la Segunda carta de Pedro

UN ESTUDIO BÍBLICO - recomiendo leer todas las citas bíblicas acá anotadas para mayor beneficio y mejor entendimiento del tema

Pedro termina su carta apuntando hacia el mismo concepto que planteó al comienzo de su carta -  el crecimiento y el desarrollo continuo de la verdadera religión o vida en Cristo. Es un  llamado a marcar la diferencia como verdaderos hijos de Dios (2Pe.1:2,8-9).
La vida en Cristo, y todas sus virtudes, requiere de cuidado, de ser cultivada, de desarrollo paciente. Toda virtud  puede comenzar pequeña como la semilla de la mostaza, pero con el cuidado respectivo crecerá. Las virtudes cristianas no se dan por arte de magia, requiere de esfuerzo y de cuidado como un jardín requiere de cuidado para finalmente ver los respectivos frutos.
Si un cristiano no se  esfuerza en el crecimiento espiritual personal, entonces no avanza y sigue inmaduro y se expone a muchos peligros.

  • Si seguimos la enseñanzas de Pedro vemos que él nos anima a estar apegados a las Escrituras para experimentar la firmeza en la fe y vivir una vida fructífera (2Pe.1:12-21). 
  • También nos advierte de algunos de los peligros para el avance y progreso cristiano. El habla del peligro de los falsos maestros que con sus herejías nos desvían de la verdad y de un estilo de vida que agrada a Dios (2Pe.2:1-22). 
  • Pedro finalmente vuelve a animarnos a seguir pensando sanamente y vivir una vida recta que agrada a Dios. En vista de la eminente segunda venida de Jesucristo debemos poner  mayor atención a vivir de manera santa y obediente a Dios para no caer en trampas y terminar peor que antes (2Pe.2:20-22 / 2Pe.3).
  • La importancia de crecer en el conocimiento de Dios (Col.1:10) - conocer su carácter, Sus  pensamientos, Sus propósitos, etc., todo esto nos ayuda y fortalece en la fe, y nos da dirección en cuanto al entendimiento de Sus caminos, mandamientos, expectativas, y nos ayuda en el progreso  espiritual (Jn.17:3 / 2Cor.2:14 / 2Cor.4:6 / Ef.1:17 / Ef.4:13 / 2Pe.1:2-3,8 / 1Jn.5:20).

Algunas consideraciones respecto a nuestra tan gran salvación:

1. LA BASE DE NUESTRA SALVACIÓN: La base de nuestra salvación es el amor de Dios y la obra redentora de Jesucristo. Nuestra parte es recibirle o creer en Él. La  salvación es por gracia por medio de la fe (Jn.3:16 / Rom.5:8-10 / Rom.6:23 / Ef.2:1-10 / Hch.4:12 / 1Tim.1:15-16 / 1Jn.1:1-2 / 2Pe.1:1-2)

2. LA SEGURIDAD DE LA SALVACIÓN: Confiando en las promesas de Dios acerca de  Su salvación podemos estar seguros de la vida eterna.
Los que creen en Jesús tienen el derecho de ser hijos de Dios. Los que creen en Cristo no  serán condenados (1Jn.5:10,13 / Rom.8:15-17 / Jn.1:12 / Jn.3:18 / 2Cor.5:1 / Gal.4:6 /  2Pe.2:1-10).

3. EL PROPÓSITO DE NUESTRA SALVACIÓN: Todo el que ha nacido de nuevo es  una nueva persona (2Cor.5:5,17). Somos hechura suya creados en Cristo Jesús  para buenas obras que Él de antemano ha preparado (Ef.2:10).
Su gracia nos impulsa a vivir una vida que marca la diferencia:

  • [1] apartándonos de un estilo de vida pecaminoso y demostrando la naturaleza divina en el diario vivir (2Pe.1:4 / 2Pe.3:11,14 / Gal.4:19), y
  • [2] comprometiéndonos a hacer buenas obras (Tit.2:11-14). Todo creyente está  llamado a estar involucrado en la obra de Dios, a ser productivo y útil (Ef.2:10 / Ef.4:11-16 / 1Pe.2:4-5 / 2Pe.1:8-11 - crecimiento espiritual y productividad van de la mano).
  • [3] Hemos sido elegidos a ser adoradores en espíritu y en verdad, dónde sea que estemos y donde Dios nos  haya colocado (Jn.4:22-24 / Filp.4:18 / 1Pe.2:5 / Rom.12:1 / Hebr.13:15-16 /  2Cor.4:15 / 1Pe.4:11 / 1Cor.10:14 / 2Re.5).

4. EL CRECER EN NUESTRA SALVACIÓN (crecer en gracia): Como hijos de Dios estamos llamados a crecer, a avanzar y a llegar a ser todo lo que Dios quiere que seamos - Él obra en  nosotros el deseo y nos da el poder para hacer lo que a Él le agrada. Por medio de Su gracia es posible vivir de acuerdo a nuestra nueva naturaleza (2Pe.1:3-4 / Filp.1:6 / Fil.2:13 /  Hebr.13:21 / Ef.4:15 / Col.1:10 / 2Tes.1:3).
Como Sus hijos tenemos la responsabilidad de responder a Su amor y a Su obra en nosotros con obediencia, deshaciéndonos de toda mala conducta y vistiéndonos de la nueva naturaleza (2Pe.1:5-11 / 1Pe.1:18-25 / 1Pe.2:1  / Ef.2:17-32 / Ef.4:20-32 / 2Pe.3:17-18 / Col.3:12) y preparándonos para toda buena obra (2Pe.1:8 / Ef.2:10 / Ef.4:10-16  / 1Cor.12 / 1Pe.4:10 / Col.2:19).

5. LAS PROVISIONES DIVINAS PARA EL CRECIMIENTO EN LA GRACIA:

  • [1] El arrepentimiento y el confesar los pecados para recibir perdón y  mantener la comunión con Dios y con el prójimo en alto (2Pe.3:9 / 1Jn.1:8-9 / Stg.5:13-18 /  Prov.28:13).
  • [2] La Palabra de Dios que nos es útil para ser enseñados, exhortados,  corregidos, animados, advertidos y para prepararnos para toda buena obra (2Pe.1:12-21 / 2Pe.3:2 / 2Tim.3:16-17 /  1Pe.2:1-3 / Jn.15). Note la importancia de una hermenéutica sana e equilibrada (2Pe.3:16 / 2Tim.2:15). Fuimos llamados a crecer en el conocimiento de Dios, ya que este nos lleva a crecer en la gracia y en la paz para con Dios (2Pe.1:2,8 / 2Pe.3:18 / 2Pe.2:20 / Jn.17:3 / Ef.1:17 / FIlp.3:8 / Col.1:10 / Col.3:10).
  • [3] La Plenitud del Espíritu Santo que nos empodera para vivir una vida que marca la diferencia y para servir eficazmente (Ef.5:15-20 / Hch.1:8 / Gal.5:22-25 /  2Pe.1:3).
  • [4] La comunión con otros cristianos y la dinámica de dar y recibir que se  genera en una congregación al servirnos los unos a los otros (Ef.4:11-16 /  Hebr.3:13 / Hebr.10:24-25 / Hch.2:42 / 1Cor.14:3 / 1Tes.4:18 / 1Tes.5:11).

6. LOS PELIGROS PARA EL PROGRESO EN LA SALVACIÓN: La Biblia habla de varias cosas que no solamente pueden afectar nuestro crecimiento espiritual - el crecer en la gracia, sino que  también nos alejan de Dios y finalmente nos pueden llevar al punto del naufragio en cuanto a la fe (2Pe.2:20-22 / 1Tim.1:18-20).

  • [1] Errores doctrinales que son divulgados por gente perversa o engañada y que llevan a que el creyente pierda las bases firmes de su fe - la fe por medio de la cual es salvo (Ef.2:1-10). Frecuentemente  llevan las falsas doctrinas a comportamientos pecaminosos o indebidos que alejan al creyente de Dios (2Pe.3:17 / 2Pe.2:1-3,12-22 / Ef.4:14-15 / 1Tim.4:1-2). 
  • [2] Fallar en el cuidado del desarrollo espiritual personal; el llamado es a  crecer y no solamente a no caer, sino a aumentar, a añadir - siempre estar en progreso (2Pe.1:2-11 /  2Pe.3:17-18 / 1Pe.2:1-2 / Ef.4:15).
  • [3] No poner atención en vivir una vida marcada por la integridad. El  pecado aleja al creyente de Dios y de otros cristianos. Al no atender las  advertencias de su conciencia, ésta entonces se cauteriza, es endurecida, se hace insensible a las cosas de Dios. Pues mantener una conciencia limpia guarda nuestra fe en Cristo. El pecado que cauteriza la conciencia y del cual una persona no se arrepiente aleja a la persona de Dios hasta el punto que puede rechazar al  Hijo de Dios (Hebr.6:4-12 / 2Pe.2:18-22 / 1Tim.1:18-19 / Filp.3:18-19 /  1Tim.4:1-2 / 1Tim.6:9 / Hebr.13:18).
.
.

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…