Ir al contenido principal

Sabiduría para la Vida - Arrepentimiento



"Los que encubren sus pecados no prosperarán, pero si los confiesan y los abandonan, recibirán misericordia" (Prov.28:13) NTV

1. Prosperar (tsaleaj en hebreo) significa triunfar, tener éxito, salir adelante o avanzar. El diccionario expositivo de Palabras del Antiguo Tetsamento de W. E. Vine en e-Sword dice al respecto: El término expresa la idea de una empresa de «éxito» (lo contrario de fallida) (Gn.24:21). 


El versículo en Prov.28:13 nos enseña que si no reconocemos nuestro pecado, y si no nos apartamos del mismo para buscar a Dios, entonces no prosperaremos (1Jn.1:8-10). De hecho vamos a experimentar todo lo contrario. David vivió algo de ese camino fallido y lleno de conflictos. En el Sal 32:1-5 lo relata.
* El verdadero gozo en la vida disminuye. Nuestra relación con Dios sufre.
* El cuerpo experimenta enfermedad, deterioro, cansancio.
* Emocionalmente se vive depresión, frustración.
* Nuestras oraciones se tornan inefectivas.
* Nuestro crecimiento espiritual se trunca.
* Nuestro servicio es infructuoso.
* No vamos a avanzar, tampoco truinfaremos en la vida, en el trabajo y en el ministerio 

2. Confesar significa reconocer los pecados y admitirlos delante de Dios y delante de gente (Stg.5:15-16). Es decir lo mismo que Dios dice (1Jn.1:9). Es estar de acuerdo con Dios. Es llamar pecado lo que Dios llama pecado. Y es decidir no continuar con el pecado (Sal.32:1-5). 
Nuestra confesión debe ir acompañada de un verdadero arrepentimiento que se manifiesta primeramente en alejarse del pecado y en un cambio de conducta (Lc.15:18-24 / Mt.3:6-10 / Lc.19:8). Un verdadero arrepentimiento se da cuando hay un cambio de pensamiento y corazón que llevan a un cambio de conducta. La manera bíblica para tratar con nuestros pecados es la confesión sincera de los mismos.

3. Recibir misericordia. Donde hay verdadero arrepentimiento y un sincero buscar a Dios se experimenta la misericordia de Dios y Su perdón (Sal.32:1-5 / 1Jn.1:9 / Lv.26:40-42 / 1Re.8:47-49 / Sal.51:1-5 / Lc.15:18-24). 

4. Sabiduría: Quien endurece su corazón y no teme a Dios va directo a graves problemas: "Benditos los que tienen temor de hacer lo malo; pero los tercos van directo a graves problemas" (Prov.28:14) NTV. Problemas como: esclavitud y adicción; vergüenza y culpabilidad; relaciones interpersonales rotas; familias destruidas; dolor mental, emocional y físico; pérdidas de vidas, de dinero, de trabajo, etc.; juicio y castigo de Dios, etc.
Los sabios confiesan rápidamente sus pecados cuando el Espíritu Santo los convence de los mismos (Jn.16:8) y se apartan de ellos. Sabiduría es no permitir que el corazón se endurezca y llegue a ser insensible y desinteresado a la obra del Espíritu Santo (Rom.2:5 / Prov.29.1). El temor por las consecuencias del pecado es buena base para dar pasos de sabiduría que nos ayudan a vivir una vida que marca la diferencia y que prospera (Rom.6:23 / Stg.1:15).
.
.

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…