Ir al contenido principal

HLQJH - Anunciando la Buena Noticia

“El Espíritu del SEÑOR está sobre mí, porque me ha ungido para llevar la Buena Noticia a los pobres. Me ha enviado a proclamar que los cautivos serán liberados, que los ciegos verán, que los oprimidos serán puestos en libertad, y que ha llegado el tiempo del favor del SEÑOR.” (Lc.4:18-19) (Nueva Traducción Viviente)
 
Una de las tareas de Jesús sobre la tierra y para la cual Jesús fue ungido, era la de predicar las Buenas Nuevas a la gente (Mt.11:5 / Lc.4:18).
El deseo de Dios es que nadie se pierda, sino que cada ser humano tenga la oportunidad de oír el Evangelio y que llegue al conocimiento de la verdad (1Tim.2:1-4). Para cumplir con ese deseo es necesario entender que los seguidores de Cristo tienen la obligación de hacer su parte en compartir el Evangelio con la gente (Mr.16:15-17).
Jesús llamó a Sus discípulos para hacer de ellos pescadores de gente (Mt.4:19). Los discípulos fueron enseñados y entrenados para hacer la obra del ministerio. Después los envió a hacer lo mismo que Él estaba haciendo (Mt.10). Él veía la gran cosecha que debía ser recogida y quería que Sus discípulos se involucraran en la cosecha orando por obreros y predicando el mensaje del Reino de Dios con poder (Mt.9:35-38 / Mt.10:7).
Antes de partir Jesús y regresar donde Su Padre, se dirige a Sus discípulos y les encarga lo que llamamos la gran comisión (Mt.28:18-20 / Hch.1:8). Esta comisión no es solo para algunos pocos ‘especialistas’; es un llamado para todos aquellos que son Sus discípulos. Todos llegamos a ser Sus embajadores y todos somos llamados a predicar el mensaje de la reconciliación (Mr.1.17 / 2Cor.5:18-21 / Hch.1:8).

MANOS A LA OBRA:
Una de las maneras efectivas para compartir el Evangelio a otra gente es usando el testimonio personal de cómo llegamos a conocer a Jesucristo. Dios nos llama a ser testigos (Hch.1:8). Lo que Dios hizo en nuestra vida nadie lo podrá poner en duda. La realidad del cambio que hemos experimentado por el poder de Dios es una herramienta poderosa para ayudar a otros a entender que Dios es un Dios vivo y que salva. Debemos estar preparados para compartir nuestro testimonio en cualquier momento.

Escriba un testimonio conciso y simple de cómo usted personalmente conoció a Jesucristo (Que el testimonio pueda darse en cinco minutos). Incluya estos hechos esenciales en su testimonio: 
  • Cómo era usted antes de entregar su vida a Cristo. 
  • Mencione la situación o persona que lo motivó a mirar a Dios. 
  • Cite la clase de oración que hizo para recibir a Cristo, incluyendo el arrepentimiento de sus pecados. 
  • Haga referencia a las cosas positivas que le han sucedido desde que entregó su vida a Cristo. 
  • Incluya una afirmación final que invite a los que le escuchan al punto de decidir hacer una oración de arrepentimiento y recibir a Cristo. Ejemplo para la invitación: “Él hizo todo esto por mí, y Él lo hará también por usted.  ¿Le gustaría invitar a Jesucristo a entrar en su vida ahora?

.
.

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…