Ir al contenido principal

La pérdida de influencia

"Ustedes son la sal de la tierra. ¿Pero para qué sirve la sal si ha perdido su sabor? ¿Pueden lograr que vuelva a ser salada? La descartarán y la pisotearán como algo que no tiene ningún valor. Ustedes son la luz del mundo, como una ciudad en lo alto de una colina que no puede esconderse. Nadie enciende una lámpara y luego la pone debajo de una canasta. En cambio, la coloca en un lugar alto donde ilumina a todos los que están en la casa. De la misma manera, dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a su Padre celestial" (Mt.5:13-16) NTV

De acuerdo a la cita bíblica aquí anotada; los cristianos podemos perder o disminuir nuestro impacto en la sociedad por dos vías:

[1] PERDIENDO EL SABOR - perdemos aquello que distingue a un cristiano; nos adaptamos (conformamos) al estilo de vida de este mundo. No hay nada que nos diferencia de la gente a nuestros alrededor y del entorno en el que vivimos (Rom.12:2 / 2Cor.5:17 / 2Cor.6:14-17 / Ef.2:2 / Ef.4:17-24 / Stg.1:27 / Rom.13:14).

[2] ESCONDIENDO LA LUZ - aunque vivamos y creamos en privado lo correcto, todo eso solo lo expresamos en el marco de las paredes de lo que llamamos iglesia. Para ser un impacto en la sociedad debemos ser sal con sabor y luz que sale a influir, lus que brilla con buenas acciones a la vista de todos y que apuntan al Padre para que Él sea glorificado (1Pe.2:12 / Is.60:1-3 / Rom.13:11-14 / Ef.5:8 / Filp.2:15-16 / 1Pe.2:9 / Ef.2:10 / Hch.9:36 / 1Tim.2:10 / 1Tim.5:10 / 1Tim.6:18 / Tit.2:7 / Tit.3:14 / Hebr.10:24).

¿Cómo medimos el impacto de la iglesia en el mundo? 
La gente en el mundo no está necesariamente impresionada por el tamaño de la iglesia y por nuestra 'entrega' a una verdad. Ellos quieren más bien observar cómo la fe que profesamos impacta nuestras vidas.
La manera cómo Jesús impactaba la sociedad era predicando con autoridad y acompañando esta predicación con la manifestación de poder, con consolación práctica y con buenas acciones (Jn.1:14 / Gal.2:10 / Rom.1:15-17 / Hch.10:36-38).

Alguien escribió: La pregunta ¿cuán grande es su iglesia? debe reemplazarse por la pregunta: ¿Cuán grande es el impacto en su sociedad? ¿Ha cambiado su comunidad a raíz de que la iglesia le sirve? Cualquier otra manera de medir puede ser interesante, pero no relevante en cuanto a la realización de nuestra misión común.

Haga una lista de las maneras cómo su iglesia está actualmente siendo sal con sabor y luz con poder que influye en su comunidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…