Ir al contenido principal

PREDICACIÓN / CONVERSIÓN / DISCÍPULO

Una vez que los discípulos recibieron el poder del Espíritu Santo salieron a predicar y a anunciar las Buenas Noticias, y por donde iban hacían a otros seguidores del Maestro. El mandato de Cristo se resume en: debían salir y predicar el Evangelio y en hacer discípulos de Cristo en todas las naciones (Hch.1:8 / Mr.16:15-16), y hacer esto hasta el fin de los tiempos (Mt.24:14). El proclamar el Evangelio debe llevar finalmente mucho más allá que solo hacer convertidos, debe llevar a producir discípulos de Cristo - esto significa creyentes que reciben a Jesucristo como su Salvador y que obedecen/ponen en práctica todos los mandamientos que Jesús dio (Mt.28:18-20 / Mt.7:24-29). 

En este orden de ideas nos debemos preguntar: ¿Cómo se convierte una persona en un discípulo de Cristo? ¿Cuáles son los elementos claves para iniciar el caminar con Cristo?
En el libro de los Hechos notamos que los discípulos de Cristo aseguraban que cada persona que comenzaba su caminar con Cristo viviera los siguientes elementos iniciales de la vida cristiana:

[1]. Reconocer que no nos podemos rescatar a nosotros mismos ni podemos rescatar a nadie. La ayuda viene del cielo por medio de Jesucristo - necesitamos un Salvador (Jn.14:6 / Hch.4:12 / Jn.3:16 / 1Cor.6:20 / Ef.1:7 / Tit.2:14 / Hebr.9:12-14,23-24 / 1Pe.1:18-19 / Ef.2:1-10).

[2]. El pecador que quiere ser salvo debe arrepentirse de sus pecados y debe asirse del Salvador de su alma: Jesucristo. La fe en Jesucristo es la única condición que exige Dios del hombre para su salvación (Ef.2:8-10 / Mr.16:16 / Jn.3:14-18,36 / Jn.5:24 / Jn.6:27-29 / Jn.6:40 / Hch.16:31 / Rom.4:5,16 / Rom.10:9-10). 
  • La fe es una fe práctica, esto implica que lleva al arrepentimiento verdadero, es decir, apartarse del pecado y volver a Dios por medio de Jesús (Hch.17:30 / Hch.3:19 / Tit.2:11-12 / 2Cor.7:10 / Lc.15:11s / Prov.28:13). 
  • Significa creer y confiar firmemente en el Cristo crucificado y resucitado como Señor y Salvador personal y entregar todo su ser a Jesucristo (Hebr.10:22 / Hebr.4:16). 
  • Incluye obediencia a Jesucristo y a Su Palabra (Rom.1:5 / Hebr.5:8-9 / Mt.28:18-20).

[3]. La fe en Cristo se expresa exteriormente en el bautismo en agua. Con el bautismo el creyente se identifica con Cristo en su muerte y resurrección y a través del bautismo manifiesta el creyente que la muerte y la resurrección de Cristo son la base suficiente de su salvación; y además lleva al compromiso de obedecer todos los mandamientos de Cristo (Hch.2:37-38 / Hch.8:35-38).

[4]. Los discípulos de Cristo en el libro de los Hechos también aseguraban que todo nuevo creyente recibiera el bautismo con el Espíritu Santo tan pronto como fuera posible (Hch.8:12-16 / Hch.9:15-17 / Hch.10:44s / Hch.19:1s).

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…