Ir al contenido principal

Nuestro Dios - un Padre amoroso



“Ustedes, los que son padres, si sus hijos les piden un pescado, ¿les dan una serpiente en su lugar? O si les piden un huevo, ¿les dan un escorpión? ¡Claro que no! Así que, si ustedes, gente pecadora, saben dar buenos regalos a sus hijos, cuánto más su Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes lo pidan” (Lc.11:11-13) NTV

Sal.68:5 / Is.49:15 / Mt.7:9-11 / Sal.27:10 / Sal.103:13 / Prov.3:12 / Hebr.12:5-11


La idea o el concepto que nosotros tenemos de Dios marca la manera cómo nos acercamos a Él. A. W. Tozer dice al respecto: "El conocimiento de Dios es más esencial para el cristiano, y en verdad para todo el mundo, que el conocimiento de cualquier cosa: sí, incluso de todo lo demás. La mayoría de nuestros problemas resultan por falta de conocer a nuestro Dios. Muchas de nuestras consejerías y muchas de nuestras luchas internas no serían necesarias si entendiéramos quién es Dios. Que nuestra idea de Dios se aproxime lo más posible al verdadero ser de Dios es algo de inmensa importancia para nosotros".


La importancia de entender quién es Dios lo demuestra la siguiente cita bíblica: “Por tanto, en cuanto al comer de lo sacrificado a los ídolos, sabemos que un ídolo no es nada en el mundo, y que no hay Dios, sino uno. Porque aunque haya algunos llamados dioses, ya sea en el cielo o en la tierra, como por cierto hay muchos dioses y muchos señores, sin embargo, para nosotros hay un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas, y nosotros somos para El; y un Señor, Jesucristo, por quien son todas las cosas, y por medio del cual existimos nosotros” (1Co.8:4-6). Esta cita muestra que el falso entendimiento de Dios nos lleva a falsas conclusiones. Es por eso que debemos dedicar tiempo para conocer al Dios de la Biblia (Jn.17:3 / 1Jn.5:20).

Cuando oramos es importante que nos dirijamos en la dirección correcta, pero también es importante que conozcamos al Dios verdadero y Su carácter. Esto va a influir en nuestras oraciones y en nuestra confianza en El. Luc.18:1s – ¡El Padre en el cielo no es un juez injusto! El concepto que tenía el hijo menor en la parábola de Lucas 15 es diferente al concepto que el hijo mayor tenía de su padre. El hijo menor veía a su padre como un hombre bueno y por eso se animó a regresar a casa, a pesar de la deshonra que le había causado a su padre. El hijo mayor luchó con la actitud del padre hacia su hermano menor y no entró a la fiesta.

1. ¿Cómo podemos crecer en el conocimiento de Dios?

      
      Debemos comenzar entendiendo cómo es que hemos formado el concepto que tenemos de Dios, sea falso o correcto. Este es básicamente influenciado por diferentes factores: 

  • Nuestra educación y la formación en el hogar. El ejemplo de los padres marca fuertemente nuestro concepto de Dios Padre. 
  •  Lo que nos enseñaron sobre Dios en el colegio, en los medios de comunicación, en la Escuela dominical, en la iglesia y en la sociedad. 
  •  Nuestras experiencias con Dios y la manera cómo percibimos Su actuar en nuestra vida.


      Para poder tener el concepto correcto de Dios debemos renovar nuestra manera de pensar (Rom.12:2 / Ef.1:17-18 / Jer.9:24 / Mt.11:27 / Rom.1:28 / Col.1:10 / Tit.1:1 / 2Pe.1:3 / 2Pe.3:18 / 1Jn.2:3-4). Esto podemos hacerlo al reconocer las siguientes fuentes de aprendizaje:  

  •  Las Escrituras - La Biblia (Rom.10:17 / 2Tim.3:16 / Lc.16:29).  
  •  La creación (Sal.19:1-6 / Sal.104 / Ecl.3:11 / Hebr.11:3 / Col.1:15-17 / Rom.1:19-20 / Hch.14:15-17). De la creación podemos comprender que hay un Dios quien es creador, es poderoso, es inteligente, etc. 
  •  La historia (Sal.66:5-7 / Sal.136:10-25 / 1Cor.10). Especialmente en la historia de Israel podemos aprender mucho del carácter de Dios. Pero también tenemos eventos históricos, como son el diluvio y la realidad de los diferentes idiomas en el mundo que fueron generados desde Babel los cuales nos enseñan que hay un Dios que no deja que el pecado pase desapercibido. 
  •  En el Hijo de Dios – Jesucristo (Hebr.1:1-2 / Jn.17:3 / Jn.12:45 / Jn.14:7-9). 
  •  La conciencia humana (Rom.2:14-15).

 2. ¿Qué sabemos de la naturaleza de Dios?


Dios es Padre. La Biblia compara a Dios con nuestros padres terrenales. El Padre en el cielo representa de una manera perfecta lo que padre y madre deben transmitir a sus hijos (Mt.7:11 / Lc.11:11-13 / Is.49:15):

  • El cuida a sus hijos, guía, ayuda y apoya. Él nos acompaña cuando estamos en situaciones difíciles (Dt.1:31 / Is.46:3-4).
  • Él es misericordioso. El conoce nuestras debilidades. Si en algún momento caemos, no nos deja en el piso, Él nos levanta (Sal.103:13 / Luc.15 / Jer.31:20).
  • Él quiere lo mejor para nuestra vida. Él no se olvida de nosotros (Is.49:15).  Dios tiene un profundo interés por nuestro bienestar (1Re.3:26-27).
  • El da buenas dádivas (Luc.11:11-13 / Mt.7:11).
  • El consuela (como lo hace una madre) (Is.66:13 / Is.64:8).
  • El perdona, restaura y nos vuelve a hacer florecer (Os.11:13 / Lc.15 – el hijo prodigo / Is.51:3).
  • El provee y educa (con amor) (Dt.8:5 / Hebr.12:5-10 / Prov.3:12).

  • Otras citas que hablan del carácter de Dios Padre:

o   Él es perfecto (Mt.5:48).
o   Ve en lo secreto. A Él no le podemos mentir ni hacer el “show” (Mt.6:4).
o   Conoce nuestras necesidades (Mt.6:8).
o   Perdona (Mt.6:14).
o   Revela la verdad (Mt.16:17).
o   Bendice (Mt.25:34).
o   Da el Espíritu Santo (Lc.11:13).
o   Da promesas (Lc.24:49).
o   Ama (Jn.14:21)
o   Es Padre de luz – no cambia (Stg.1:17).
o   El bendice aún a aquellos que son desagradecidos y rebeldes (Lc.6:35).
o   A los “pequeños” los protege de manera especial (Mt.18:10).

Dios es el Eterno. Él es el Creador, Sustentador y Aquel que tiene el control sobre todas las cosas, Él reina sobre todo (Sal.77:13,16 / Sal.89:9 / Sal.147:5 / Is.40:22-31 / Sal.104 / Job12:7-10 / Ecl.3:14).

Dios es Espíritu. Dios no está limitado a un cuerpo físico ni a dimensiones de espacio y tiempo (Jn.1:18 / Jn.4:24 / Sal.139:7-10 / 2Cor.3:17). Por eso Él puede estar al mismo tiempo en todo lugar (Mt.28:20 / Mt.18:20 / Hebr.13:5).

En el momento que decimos que Dios es Espíritu surgen algunos problemas, especialmente cuando leemos en la Biblia que Dios tiene ojos, oídos y brazos (Is.52:10 / Sal.34:15). Al hombre que vive en su mundo material le queda difícil pensar en Dios percibiendo o actuando sin miembros humanos. Pero el eterno Dios no necesita ojos para ver ni se fatiga en su actividad redentora (Is.40:25-28). Cuando la Biblia habla de que Dios tiene ojos u oídos, entonces hablamos de “ANTROPOMORFISMOS”. Estas son figuras gramaticales que significan: semejante al hombre (De antropomorfo).
Conjunto de creencias o de doctrinas que atribuyen a la divinidad la figura o las cualidades del hombre  (DRAE).

Otro problema aparece cuando Dios es representado como apareciendo en forma de hombre (Gn.18 / Jos.5:13-15). Estas apariciones de Dios en forma visible las llamamos “TEOFANIAS”. Dios, el que hizo todos los seres y todas las cosas puede, para sus fines, asumir cualquier forma que se le adecue a Sus propósitos (Jn.14:8-9). Jesús viene a ser la “teofanía” más grande de todos los tiempos, Él tomó la forma humana a fin de convertirse en nuestro redentor.

Dios es Personal. Un ser personal es aquel que es consciente de sí mismo, que posee intelecto, sentimientos y voluntad. Es moderno creer hoy en día en un ser impersonal, al cual se le puede referir como “naturaleza” o “energía”. Ese dios no contesta, no se siente desagradado con hechos injustos. Ese dios es el universo mismo y no puede confrontar nuestro egoísmo, pero tampoco nos puede ayudar en nuestros problemas.

El Dios de la Biblia es diferente, Él es PERSONAL. El ejemplo de cómo Dios se preocupa por la situación de una nación y cómo organiza la liberación del pueblo de Israel es una señal clara de un Dios personal. Además Dios tenía planes muy bien definidos con éste pueblo (Ex.3:14-17).

También vemos a Dios actuando como un Dios personal al enviar a Jesús a este mundo para redimirnos. El amor no es un principio impersonal, el amor es una característica personal (Jn.3:16).

Dios es Uno. La Biblia aclara desde un principio que solo hay un Dios verdadero, al cual hay que adorar. La Biblia condena la adoración de numerosos dioses (Dt.6:4 / Dt.6:14). El pueblo de Israel experimentó muchas adversidades y problemas por haber adorado a muchos falsos dioses (1Re.18:37). Compare además las siguientes Escrituras para ver lo que la Biblia dice referente a Dios: Is.44:6 / Jn.17:3 / 1Tes.1:9.

Dios se revela en la Biblia en tres Personas. Dios es trino: PADRE, HIJO y ESPIRITU SANTO.
En el Antiguo Testamento encontramos algunas citas en las cuales Dios aparece como Padre (Dt.32:6 / Is.63:16 / Mal.1:6). Muchas veces habla del Hijo que viene (Is.9:6 / Is.7:14) y del Espíritu que permanece (Ez.36:26-27).
Más clara se presenta la Trinidad en el Nuevo Testamento (Mt.3:16-17 / Mt.28:19 / 2Cor.13:14). Aún con estas Escrituras la doctrina de la Trinidad sigue siendo un misterio que no vamos a poder explicar en su totalidad.

Dios es un Ser Moral. Al decir que Dios es luz, estamos reconociendo que Dios es santo, puro y es el ser más glorioso que existe. Su luz es tan llena de gloria que ningún ser pecador puede resistir la presencia de esa luz. Él no tiene comunión alguna con el pecado, solamente ama lo bueno y lo puro. El odia la maldad (Sal.5:4 / 1Pe.1:16 / Ex.20:5 / Lv.11:45 / Lv.19:2 / Mt.5:48). A través de Su luz Él nos trae revelación, conocimiento y felicidad (1Jn.1:5,7 / Stg.1:17-18 / Jn.1:4-9 / Jn.8:12 / Jn.9:5 / Jn.12:35-36,46 / Sal.36:9).

Dios es además el Dios de amor. Él se goza en Su creación. Él no quiere que los seres humanos se pierdan, más bien quiere que Su creación  sea bendecida con alegría. Es el amor de Dios el que hace que los humanos puedan ser salvos a través del sacrificio de Su hijo Jesucristo (Jn.3:16 / 1Jn.4:7-9.16.19 / 2Cor.13:11 / Rom.5:8 / 1Tim.2:5). Las personas que se arrepienten de sus pecados experimentan la misericordia y la gracia de Dios, sus pecados son perdonados (Ex.34:6-7 / Rom.3:23-25 / Mt.5:45 / Sal 103:3-5.8-13).

En Su Santidad Dios es justo. El juzga rectamente. El nombra lo malo como malo y lo bueno como bueno. El mide todo: tanto los pensamientos del hombre, como también su hablar, sus motivos y su actuar. Su ira es una expresión de Su justicia (Prov.16:2 / Sal.11:4 / Hch.10:34 / Hch.17:31 / Rom.2:6-11 / Rom.12:19).

Dios es Verdad. Su verdad nunca cambia. El nunca engaña a persona alguna sino más bien cumple todas Sus promesas (Dt.32:4 / Sal.33:4 / Mt.24:35 / Jn.14:6 / Jn.18:37 / Hebr.6:18 / 1Sam.15:29).

 3. ¿En qué se diferencia Dios de Sus seres creados?


Las siguientes son algunas características básicas que diferencian a Dios de los hombres:

  • Dios es eterno. Esto significa que Dios no tiene comienzo ni fin (Sal.90:1-2 / Sal.102:12,24-27 / Prov.8:25-27 / Jn.8:58 / 1Tim.6:16 / Col.1:17).
  • Dios no cambia. Nosotros los humanos cambiamos constantemente, pero las intenciones de Dios nunca cambian y Su amor permanece para siempre (Ex.3:14 / Dt.6:4 / 1Sam.15:29 / Sal.102:25-27 / Hebr.13:8 / Stg.1:17 / Apoc.1:8).
  • Dios sabe todo. Dios conoce todo el pasado, el presente y el futuro. Por eso es que El escoge los mejores medios y caminos para alcanzar Sus propósitos en nuestra vida y en el mundo (Sal.94:9 / 1Re.8:39 / Rom.11:33-34 / Jer.16:17 / Is.46:9-10 /Hch.15:8/ Rom.16:27 / Rom.8:28).
  • Dios es omnipresente. Para Dios no hay límites de espacio ni de tiempo. Él está en todo tiempo en todo lugar y nadie se puede esconder de Él (Sal.139:1-12 / Prov.15:3 / Jer.23:23-24 / Hch.17:27-28).
  • Dios es todopoderoso. Él puede hacer lo que quiera sin o con la ayuda de Su creación (Sal.115:3 / Jer.32:17,27 / Dan.2:20-22 / Dan.3:16-17 / Gn.18:14 / Mt.3:9 / Ef.1:19-22 / Apoc.4:11 / Lc.1:37)

 4. ¿Cuáles son algunos de los nombres de Dios y su significado?


En la Biblia encontramos que Dios usa para sí mismo diferentes nombres. Esto no es para confundir a los hombres. Los nombres más bien revelan los diferentes aspectos de la naturaleza divina (Ex.6:3).

Elohim (DIOS). Este nombre aparece más de 2.500 veces en el Antiguo Testamento y significa antes que todo: “El Poderoso”. Este nombre se usa cuando el poder creativo de Dios está actuando. Este nombre, además, es “uni-plural” e insinúa la Trinidad de la deidad (Gn.1:1).

Jehovah (SEÑOR). Este nombre se deriva del verbo “ser” e incluye los tiempos pasado, presente y futuro. En otras palabras Él es el que fue, el que es y el que será, el Eterno. En relación con el nombre de Jehovah (SEÑOR) existen diferentes combinaciones que nos revelan Sus nombres redentores:

  • Jehovah – Rapha: El SEÑOR que sana (Ex.15:26).
  • Jevovah – Jireh: El SEÑOR que provee (Gn.22:13-14).
  • Jehovah – Nissi: El SEÑOR nuestro estandarte (Ex.17:8-15).
  • Jehovah – Shalom: El SEÑOR nuestra paz (Juec.6:24).
  • Jehovah – Raah: El SEÑOR mi pastor (Sal.23).
  • Jehovah – Tsidkenu: El SEÑOR nuestra justicia (Jer.23:6).
  • Jehovah – Shammah: El SEÑOR está presente (Ez.48:35).

 Adonai (Maestro o Señor). El significado de este nombre transmite Su señorío sobre Su creación  (Ex.23:17 / Is.10:16.33). Este nombre se le da en el Nuevo Testamento a Jesús.(Hechos 2:34 / Hechos 10:36).

Padre. Este nombre se usa tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento y enfatiza la verdad de que Él es la fuente de toda vida (Hch.17:28 / Jn.1:12-13). Este nombre también revela la relación íntima que un ser humano puede tener con su Creador (Sal.103:13 / Mal.3:17/ Lc.15:20-24 / Lc.11:11-13 / Mt.7:8-11).

Nuestra relación con Dios Padre puede y debe ser una relación íntima (Rom.8:15 / Hebr.10:19-23). Cuando nos acercamos a Dios en oración y le decimos Padre, esto da testimonio de confianza, amor y aprecio. Podemos acercarnos al Padre por medio de Jesucristo (Ef.2:18). No tenemos que trabajar por esta entrada o ganarla en la lotería. En Cristo y a través de Su Espíritu podemos tener comunión con Dios.
Con Jesús hay entrada al Padre: ¡Jesús es el camino! (Jn.14:6 / Rom.5:2 / Ef.3:12 / Ef.1:5) Solo hijos o hijos adoptivos pueden decir: padre.

El corazón de Dios Padre es además tocado por las acciones de los hombres. En el Antiguo Testamento lo leemos y en la vida de Jesús (quien nos mostró al Padre – Jn.1:18 / Jn.14:9) lo vemos, el corazón del Padre se conmueve al ver la respuesta de los seres humanos a Su amor de Padre. Por eso El siente: indignación (Ez.22:30-31), preocupación (Jer.8:18 / Is.53:3), dolor y pesar (Gn.6:6 / Lc.19:41), tristeza (Jer.8:21), compasión (Mt.9:36), gozo (Lc.15:22-24), júbilo (Sof.3:17).


 5. ¿Cuáles son algunas de las teorías erróneas acerca de Dios?


La enseñanza de la Biblia sobre Dios es que Él es omnipotente, omnisciente, creador de todas las cosas, quien es justo y santo y al mismo tiempo amoroso y misericordioso; Él es trascendente (sobre la creación y distinto a ella) mientras que al mismo tiempo Él es inmanente (quien se involucra y reside con Su creación).Él es un Dios personal que busca comunión con Su pueblo redimido; Él castiga la rebelión absoluta con muerte eterna; Él recompensa la fe y obediencia con vida eterna a través de Su Hijo y Mediador Jesucristo. Él es el Ser Supremo quien es a la vez el Padre celestial. Él llamó a la existencia al inmensurable universo y aun así está al tanto del vuelo de la golondrina, y está atento al llanto solitario. Él hizo las galaxias, pero se rebajó al pesebre de Belén. Temblamos ante Su Majestad, pero buscamos consuelo en Su amor incondicional. Él habita más  allá de la más remota galaxia, pero no está más lejos de nosotros que el alcance de nuestra fe. Este es el Dios de los cristianos. Existen, sin embargo, diferentes puntos de vista sostenidos por aquellos que ignoran la doctrina espiritual de Dios. A continuación un resumen de algunas doctrinas erradas en cuanto a Dios de acuerdo con Guy P. Duffiel y Nathaniel M. Van Cleave:

Ateísmo.
El ateo niega la existencia de toda deidad. El cree que el universo ocurrió por casualidad, o que ha existido siempre, sujeto por leyes residentes e impersonales. Hay dos tipos de ateos: (1) el ateo filosófico que niega que Dios existe, y (2) el ateo práctico que vive como si Dios no existiera.

Agnosticismo.
El agnóstico no niega la existencia de Dios; él niega la posibilidad del conocimiento de Dios.

Materialismo. 
El materialista niega la existencia del espíritu, o de seres espirituales. Para él toda realidad es meramente materia en movimiento. La mente y el alma humana son sólo funciones del cerebro físico desarrollado a través de billones de años de evolución gradual. No existe la vida después de la muerte; el "cielo" o el " infierno " son sólo estados terrenales de placer o dolor, de éxito o derrota. Si el materialista es constante, no tiene ninguna base real para la moralidad; hacer el bien es sólo hacer lo que trae el más grande placer al mayor número de personas, pero no hay ninguna otra razón por la que él sienta profunda obligación a ser moral aparte de la pérdida de su propia estima. De acuerdo con el materialista, no hay juicio superior al del nivel humano, el pecado es sólo imperfección.

Panteísmo.
Esta es la religión del hinduismo. Dios es simplemente naturaleza, la suma total del sistema universal. El término viene de “theos” que quiere  decir "dios," y “pan” que significa "todo."

Politeísmo.
Esta palabra viene de las dos palabras griegas,  “polus” que significa "muchos" y  “theos” que significa "dios"; es la creencia en muchos dioses. La Biblia condena fuertemente este paganismo con su idolatría (Is.44:9-20).
                       
Deísmo.
Deísmo viene del latín “deus” que significa "dios”. El deísta cree en un dios trascendente pero "ausente". Su dios hizo el universo y al hombre, pero dejó a su creación sostenerse a sí misma por leyes naturales. El deísmo niega la naturaleza pecaminosa del hombre y por ende su necesidad de una expiación o un redentor. El Deísmo rechaza todo milagro, al igual que la inspiración Divina de la Escritura. Esta percepción de Dios es irracional ya que ¿por qué crearía un Dios personal al mundo y al hombre sin tener un propósito revelado para el hombre?

Dualismo.
El dualismo es la doctrina de la existencia de dos reinos opuestos el uno al otro: uno del espíritu y uno de la materia; o el gobierno del mundo por dos dioses: uno de maldad y oscuridad, y uno de bondad y luz. La Biblia nos enseña lo bueno y lo malo, Dios y Satanás. Pero Dios y Su Reino triunfará sobre Satanás al fin de la era (Lc.10:17-19 /1Cor.3:21-23 / 1Tim.6:17 /1Jn.4:4). No se trata de llegar a un equilibrio entre el bien y el mal, como lo enseña el dualismo.

Conclusión


Muchas teorías se han tejido respecto a Dios y su naturaleza. También existen muchas teorías en cuanto a la existencia de Dios. La siguiente ilustración muestra que nosotros podemos ser muy cortos de vista y frecuentemente solo especulamos de cosas que no conocemos a fondo o porque no entendemos el panorama completo. Al no conocer la verdad hacemos conclusiones erradas que nos llevan finalmente a hacer decisiones incorrectas que pueden llevar a resultados desastrosos.

Reflexione sobre la próxima ilustración: Imagínese a  una familia de ratones viviendo toda su vida en un piano. A ellos, en su mundo llamado piano, les llegaba la música que llenaba su mundo oscuro con sonido y armonía. Al comienzo los ratones estaban impresionados por ello. Ellos se confortaban y se maravillaban pensando en que alguien estaba haciendo la música, aunque para ellos era invisible, pero que de todas maneras estaba cerca de ellos. Ellos amaban pensar en el Gran Artista que no podían ver. Un día un ratoncito se atrevió a subir  a los niveles más altos del piano y regreso muy pensativo. Él había descubierto cómo es que se producía la música. El secreto eran las cuerdas que estaban bien templadas y las cuales temblaban y vibraban. Ellos tenían que revisar ahora sus viejas creencias y fuera de unos pocos que se aferraban a las viejas creencias, dejaron de creer en el Artista Invisible. Otro explorador expandió la explicación y ahora el secreto eran los martillos que en gran cantidad danzaban sobre las cuerdas. Esta teoría era un poco más complicada, pero todo eso llevó a una conclusión: ellos vivían en un mundo meramente mecánico y matemático. La creencia de un Gran Artista solo vino a ser calificada como un mero mito. Pero el pianista seguía tocando el piano.

Si nosotros queremos conocer a Dios debemos estudiar aquel libro que habla del Dios creador del cielo y de la tierra. No lo vamos a poder conocer de otra manera sino por revelación y Dios se ha revelado a nosotros.
 

ASIMILANDO (2Timoteo 3:16-17)

(Escriba sus respuestas a continuación y úselas para el diálogo en un grupo pequeño de estudio bíblico)

¿Qué lecciones aprendió durante este estudio?

¿Qué pasos debe tomar para ser obediente a los mandatos de Cristo? Sea específico.

¿Cuáles desafíos cree usted que va a enfrentar en la aplicación de esta lección en su vida y ministerio?


Anote a continuación una petición de oración. Permita que otros cristianos oren con usted.


CAPACITAR Y PREPARAR (2Timoteo 3:16-17)

Comparta con una persona lo aprendido en esta lección.
¿A quién le compartirá? ¿Cuándo le compartirá?

REPORTE en la siguiente reunión: ¿Cómo le fue? ¿Qué preguntas surgieron? ¿Cuál fue la reacción / respuesta de la gente?
.
.

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…