Ir al contenido principal

El SEÑOR es mi pastor

Salmo 23
Presento mis notas que tomé después de visitar una iglesia el primer domingo de 2014. Este mensaje de principio de año me animó mucho y por eso quiero compartirlo con usted. Este mensaje nos anima a poner la mirada en Dios y nos ayuda a vivir enfocados en lo que transciende.
Recomiendo leer primero el Salmo 23. Igual recomiendo después de leer las notas, leer cada una de las citas adicionales anotadas en esta 'post'.

  • "El SEÑOR es mi pastor; tengo todo lo que necesito": Siempre puedo contar con Dios, el gran Proveedor. El es el Dios, quien de Su riqueza reparte y nos hace vivir en abundancia (cualitativa). Por siempre es el mismo. Dios reparte generosamente. Su amor no tiene fin. En EL tengo:
    • Descanso, tiempo de refrigerio
    • El renueva las fuerzas
    • El guía por sendas correctas y de vida
    • En momentos difíciles tengo la seguridad de su presencia que me protege y me anima
    • Aunque otros desean mi derrota, Dios me provee un banquete. El me honra dándome Su total apoyo y unción.
    • Bendiciones por doquier y para cada uno de los días de mi vida
Citas adicionales: Sal.34:9-10 / Sal.84:11 / Mt.6:33 / Lc.12:30-32 / Rom.8:32 / Filp.4:19 / Hebr.13:5-6

  • "... cuando yo pase por el valle más oscuro...  tu estás a mi lado...": La vida tiene momentos lindos y momentos oscuros. No todo es lindo, pero tampoco todo es feo. La clave en cualquiera de los momentos es la presencia de Dios. Dios es Dios con nosotros. Su presencia hace la diferencia. En la oscuridad no siempre vemos al pastor. Pero si podemos escuchar y sentir su vara y su cayado. La vara y el cayado son señales de su presencia. 
Citas adicionales: Sal.27:1-4 / Sal.46:1-3 / Sal.138:7 / Is.41:10 / Is.43:1-2 / Mt.28:20 / 2Tim.4:22 / Rom.8:31-39
 
  • "... en la casa del SEÑOR viviré por siempre": Nuestra meta final es estar con EL por siempre (V6). Lo mejor está por venir. Las experiencias en esta tierra no son el final. Preparémonos para ese futuro glorioso. 
Citas adicionales: Sal.16:11 / Sal.73:24-26 / 2Cor.5.1 / Filp.1:23


ASIMILANDO (2Tim.3:16-17)
(Escriba sus respuestas a continuación y úselas para el diálogo en un grupo pequeño de estudio bíblico)
 
¿Qué lecciones aprendió durante este estudio?
 
¿Qué pasos debe tomar para corregir un comportamiento equivocado o un mal hábito? Sea específico.

 ¿Cuáles retos cree usted que va a encontrar en la aplicación de esta lección en su vida y ministerio?

 Anote a continuación una petición de oración.

 

CAPACITAR Y PREPARAR (2Tim.3:16-17)

Comparta con una persona lo aprendido en esta lección.
¿A quién le compartirá? ¿Cuándo le compartirá?


.
.

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES en Mt.28:18-20 - haciendo discípulos de Cristo

1. El llamado a HACER DISCÍPULOS en todas las naciones es posible porque a Cristo se le ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Además tenemos la promesa de SU presencia constante -  EL anda con nosotros dándonos poder para cumplir con este mandamiento (Hch.1:8). El mandato tiene que ver con alcanzar a todas las naciones HACIENDO DISCÍPULOS DE CRISTO. La visión de Dios es tener en el cielo una multitud de gente adorando al REY de reyes, una multitud de todas las naciones (Apoc.7:9-10 / Apoc.5:7-14). Tenemos el gran privilegio de ser colaboradores en el cumplimiento de la visión de Dios. 2. BAUTIZÁNDOLOS - un buen y claro comienzo es clave en todo el proceso de discipulado. Esto incluye un verdadero arrepentimiento, una verdadera entrega a Dios, y la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. El bautismo en agua es la expresión externa de nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo como base de nuestra salvación eterna.
3. ENSEÑÁNDOLES - Un discípu…

Aprender a sanar a los enfermos

“Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre. Le tocó la mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le servía. Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: El mismo tomó nuestras flaquezas y llevó nuestras enfermedades” (Mt.8:14-17) (La Biblia de las Américas)

Mr.1:39-42 / Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20 / Jn.14:12-14 / Hebr.13:8
Los Evangelios mencionan un gran número de episodios en los que Jesús sanó a los enfermos (Mt.8:14-17 / Mt.9:22 / Lc.6:10 / Mt.15:28 / Hch.2:22). Jesús no solamente sanó a los enfermos sino que también entrenó a sus discípulos a sanar a los enfermos. Jesús envía a sus servidores a predicar el Evangelio y a sanar a los enfermos (Mt.10:1.8 / Mr.16:15-20). Los apóstoles siguieren este ministerio una vez que Jesús había ascendido al cielo (Hch.3:6 / Hch.9:36). Ad…